Sin categorizar

La experiencia musical y enogastronómica ‘Sonidos Líquidos’ se fusiona en El Lomo

Elblogoferoz.- La Bodega El Lomo, ubicada en el municipio de Tegueste, acogió ayer sábado el evento gastronómico y cultural ‘Sonidos Líquidos’, una iniciativa que es una fusión de gastronomía, vino y música en un mismo evento, que une Lanzarote y Tenerife, donde el objetivo es despertar los cinco sentidos de los asistentes mediante la cata de vino y la gastronomía en un entorno ideal ambientado por la música en directo el grupo lanzaroteño de Ciempiés ni cabeza.

“Sonidos Líquidos” supone aunar en un mismo evento la música en directo con una cata de vinos y todo maridado con delicias gastronómicas. Disfrutar de una experiencia en la que intervienen prácticamente los cinco sentidos, los cuales se encuentran en comunión gracias al vino, la buena comida, la música, la bodega y el buen ambiente.

El coste de la entrada para este evento es de 15 euros y podrán adquirirse en Bodegas El Lomo, Vinoteca La Reserva (La Laguna), Museo Insular de la Vid y el Vino La Baranda y vinoteca El Gusto por el Vino. Más información en www.sonidosliquidos.com. Asimismo, entre los asistentes al evento en Tenerife se sorteará un viaje a Lanzarote para dos personas con todos los gastos pagados.

El conjunto Ciempiés ni cabeza será el encargado de poner el toque musical a esta ineludible cita con el vino, la gastronomía y la música. El grupo lanzaroteño nace a mediados del 2010 cuando Jacobo y Ayoze empiezan a compartir ideas. Algunas canciones vivían en Jacobo desde hace algún tiempo, mientras que las melodías y arreglos vinieron con la trompeta de Ayoze. A la llamada acude Karina al ritmo de los tambores. Necesitaban que el viento trajera una cálida voz y de repente Ruth, entra en escena. Sin más intención que celebrar la vida, deciden compartirlo con amigos, algo sucedió aquel día y la música trajo magia. Se suman al proyecto Marta con el clarinete, quien aportaría un sonido que nos invita a soñar; Judith a la percusión, poniendo no solamente ritmo, sino también el corazón. Al tiempo, el bajo se hace sentir de la mano de Samuel, que aportaría nuevas cadencias.

Así, sin darse cuenta, comenzaron a andar el camino, tocando en diferentes sitios de la Isla de Lanzarote y La Graciosa; participando en eventos, festivales, fiestas del pueblo. La gente acude al encuentro, las ganas de crecer y crear los motiva a seguir cada vez más. El ciempiés va tomando forma, se mezcla entre la gente, les tararea las canciones y los pone a bailar. Músicas nuevas, posibles, divertidas. Un viaje imaginario hacia un mundo sonoro donde la música se transforma en alegría.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario