FIRMAS Salvador García

Landa, arquetipo del personaje del español medio. Por Salvador García Llanos

Era su primera estancia en Tenerife. Noviembre de 1984: tercer Festival Internacional de Cine Ecológico y de la Naturaleza, dirigido por Alfonso Eduardo Pérez-Orozco. Entre los famosos y artistas invitados, Alfredo Landa, fallecido en Madrid a los 80 años. “Un actor a golpe de escenario”, le ha definido otro grande, José Sacristán.

Alfredo lo era, desde luego. Lo demostró en aquella oportunidad en la isla, en el Festival Verde, como se denominó en círculos periodísticos al certamen portuense, lastimosamente perdido. Landa emitió entonces un pronóstico que no se cumplió: “Puede llegar, con el tiempo, a cotas parecidas a las de Cannes”. Agregó que la cita del Puerto de la Cruz “ya posee un alto nivel de calidad”. Y remató, en una entrevista que concedió a Jornada, abogando por su potenciación en los dos aspectos, cinematográfico y científico.

Alfredo Landa se volcó en elogios a la tierra que estaba descubriendo: “No comprendo -declaraba en esa entrevista- cómo hay gente que se atreve a coger un avión y desplazarse a Bahamas sin antes haber visto Tenerife y Canarias”. Habló de la “hermosura del paisaje, de la tranquilidad y de la amabilidad de la gente. Es que superan la realidad”.

El actor, con un controvertido papel en Los santos inocentes, dirigida por Mario Camus ese mismo año, anticipó en esa ocasión que se preparaba para rodar una película más intelectual, bajo la dirección de Basilio Martín Patino. El rodaje comenzaría pocas semanas después, el 7 de enero del año siguiente.

Alfredo Landa, considerado como el arquetipo del personaje del español medio, fue entrevistado en los programas audiovisuales cuyos medios estaban acreditados. Participó también en el espacio Acércate más, de Televisión Española en Canarias, entonces presentado por Ángel Rodríguez Quiroga.

Landa habló también de las excelencias del cine español. “Es el mejor de Europa”, afirmó con rotundidad. En otra entrevista, planteaba que los españoles abandonaran sus complejos a la hora de referirse a la producción cinematográfica nacional. “No hay que pedir perdón por ganar en Cannes o Berlín”, apuntó.

Una foto suya junto a Alfonso Eduardo Pérez-Orozco aparece en la primera página de Diario de Avisos, edición del 23 de noviembre de 1984. En aquella tercera edición del festival portuense, fueron proyectadas veinticuatro películas.

Landa asistió a varias sesiones, firmó autógrafos, posó con quien se lo pidió en las propias salas, atendió varias invitaciones y visitó lugares emblemáticos de la isla.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario