FIRMAS Salvador García

Educación en huelga. Por Salvador García Llanos

Jornada de huelga en la educación. Desde infantil a la universitaria, todas las escalas. Rechazo a la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOMCE) que mañana verá luz verde en el Consejo de Ministros para luego iniciar la tramitación parlamentaria. Ya se verá si el impacto del paro de hoy ablanda el absolutismo de la mayoría popular en las Cortes y son admitidas algunas enmiendas.

La huelga, en cierto modo, es una censura al ministro del ramo. La convoca la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, en la que se integran sindicatos confederación de padres y madres de alumnos, estudiantes y movimientos de renovación pedagógica.

Entienden que la nueva Ley es segregadora, selectiva y que es poco operativa para resolver los problemas más apremiantes de la educación. Por supuesto, en la protesta y en el rechazo va implícita la disconformidad con todos los recortes que han afectado al ámbito educativo.

Algunos expertos hablan del giro ideológico que representa la Ley. Giro hacia las tesis más conservadoras del partido gubernamental. Es como si se quisiera imponer un modelo educativo con el pretexto de los reajustes económicos y teóricas medidas de racionalización y eficacia derivadas de la crisis. Los mismos expertos convergen en que la LOMCE no trae causa de un riguroso diagnóstico previo pues la comunidad educativa, salvo excepciones, no ha sido consultada.

Veremos el impacto, como siempre, con cifras dispares, con la bandera del éxito unos y los titulares del fracaso, otros. El Gobierno, a lo suyo. Que ideologizamos las medidas: a nosotros, plim. Tenemos la mayoría. Pero que sepan cómo se respiura en determinados ámbitos y así, al menos, no construyen irrealidades en la tribuna de oradores. Salvo que la mentira sistemática siga otorgando dividendos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes