FIRMAS Juan Velarde

Alfredo Landa, un genio en los cielos. Por Juan Velarde

El cine español está de luto. Ha fallecido uno de los más grandes de la gran pantalla, Alfredo Landa, uno de los imprescindibles en la historia de nuestro séptimo arte, un actor que, seguramente, nunca hizo méritos ni películas para ser ‘exportado’ a la meca del cine mundial, Hollywood, pero también es verdad que gracias a ello no acabó convertido en un tipo del estilo de Danny de Vitto, un intérprete sumamente encasillado, con papeles muy poco originales.

Nuestro Landa ha protagonizado toda clase de personajes y de géneros, desde el drama más profundo hasta la comedia más hilarante. Los premios adornaron su acreditada y extensa carrera, un actor que nunca se casó con nada ni con nadie. Su ideología política, al contrario que la legión de pancarteros-zejateros que han pululado en los últimos años, nunca fue puerta o impedimento para actuar. Con Franco, con Suárez, con González, Aznar o Zapatero, Landa siempre fue actor de referencia en muchas películas. Su calidad interpretativa le daba un plus a cualquier producción.

Los Santos Inocentes, la saga de El Crack, No desearás al vecino del quinto, El Vaquilla, Cateto a Babor o Luz de domingo son sólo algunas de las películas que han dado fama a este actor navarro, así como series tan premiadas como Lleno por favor o Don Quijote de la Mancha, donde hizo un tándem perfecto con el también malogrado Fernando Rey, éste como Don Quijote y Landa en un inigualable e insuperable Sancho Panza. Normal que la serie de Gutiérrez Aragón fuese comprada por otros países para poder disfrutar de unos actores como la copa de un pino.

Los homenajes no han tardado en llegar. De hecho, anoche, en TVE, se ofreció un amplio documental sobre la trayectoria de Alfredo Landa y, anticipándome a los acontecimientos, el próximo sábado es casi seguro que Cine de Barrio emitirá una de esas tantas películas que nos han hecho partirnos de risa o emocionarnos hasta el mismísimo tuétano. Descanse en paz y larga vida a ese genio allá en las alturas, donde los mismísimos ángeles se deleitarán con uno de nuestros más insignes actores.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario