FIRMAS

Excmo. Sr. Dº Felipe González. Por Joaquín Hernández

Aquella tarde de setiembre de 1975, unos meses antes de la muerte del dictador Francisco Franco, Carmen María de Armas Trujillo, militante socialista de convicción profunda, comprometida con el aparato político y clandestino del Partido Socialista Obrero Canario, vigilada de cerca por la BIS (Brigada de Investigación Social franquista y una especie de Gestapo del régimen) me dijo al oído y al subirse en mi flamante BMW 2002 ti, “será mejor no ir a la reunión con Isidoro con tu coche, si acaso subimos hasta Los Rodeos y dejas este coche en el aparcamiento y seguimos con la gente en un taxi hasta Guamasa a la cena con él”. No entendí muy bien el motivo, yo fardaba de mi esplendido 2002 ti como si fuera mi mejor y mayor tesoro, de hecho lo era.

Camari, que así le llamábamos los amigos, era una mujer maravillosa en todos los conceptos, mujer guapa y muy parecida a una actriz mexicana de belleza exótica, tenía un gran carácter y no se callaba nada. Aquella tarde llegó Isidoro con su traje de pana marrón, un suéter de de cuello cisne y con un ademán cordial nos saludo a todos los que desde las ventanas del viejo aeropuerto de los Rodeos recibíamos al hombre que años después llevo gobernando el destino de España y de los españoles durante 17 años, Felipe Gonzalez Márquez.

El discurso de Isidoro fue rotundo y contundente, a la muerte de Franco España volvería a ser una Republica Democrática, Socialista, marxista y leninista, gobernada por el partido de Pablo Iglesias el Psoe,

Han pasado los años, casi 38 años, que es media vida e Isidoro murió y nació Felipe y Felipe ha cambiado tanto que, como en las películas, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Ayer, Don Felipe ex presidente del Gobierno de España, “consejero independiente” de Gas Natural Fenosa, experto conferenciante y según dicen las malas lenguas todo un empresario del sector turístico en Venezuela y México, nos dijo que “la Monarquía era lo mejor para España porque la corona servía al país y lo representaba a nivel mundial mejor que nadie” y aseveró que la «persona, personalidad o personaje» del Rey es el «más conocido, respetado y bien relacionado que sigue existiendo a nivel internacional». Es curioso que estás manifestaciones las haya realizado justo 24 horas antes del dictamen de la Audiencia de Palma de Mallorca sobre la imputación de la infanta Cristina en el famoso caso Nóos. El Sr. Gonzalez Márquez llego a decir, en clara alusión  al tema de la hija del Rey, que “con la comida no se juega”.

Flaco favor le hizo al Socialismo español el que fue su secretario general durante décadas, aquel que levantaba el puño y cantaba la internacional socialista y todos seguíamos. Profunda desilusión cuando sigue insistiendo en la figura del Rey de España como salvador de la patria.

“Con la comida no se juega” es lo que  debía de haber pensado el juguete consorte de la infanta, el atleta Urdargarin, el duque “empalmado”, que presuntamente estafó, saqueó y defraudó las arcas de algunas instituciones públicas españolas, con el dinero de los españoles, pensando aquello de  “la Monarquía era lo mejor para España porque la corona servía al país y lo representaba a nivel mundial mejor que nadie” que también predica el ex presidente Gonzalez. La Infanta de España, Cristina de Borbón se ha escapado, por la decisión del alto tribunal balear, de la imputación al Caso Nóos, pero la verdadera justicia, la justicia popular no la absuelve de su implicación en los presuntos actos de corrupción de su marido y consorte el Duque Empalmado.

Es cínico decir que la “justicia en nuestro país es igual para todos” sobre todo si lo dice una persona que según nuestra Constitución está libre de todo mal, o sea es tan poderoso que puede robar, asesinar, estafar, mentir, traicionar, etc. sin que nada ni nadie le puede juzgar.

Esta clase de privilegios, unido a los de la secta política de aforados, tiene que acabar de una vez para siempre. Un Estado de Derecho no debe ni puede tener diferencias, en cuanto a la equidad de su Justicia  entre los seres humanos que componen esa sociedad. En estos momentos se resquebraja el sistema democrático por muchos lugares, la nave se hunde y la gente pide justicia para todos cuantos  delinquen  sea cual sea su estatus social, su cuna de nacimiento o su “nobleza” histórica.

Posiblemente para la Infanta Dª Cristina todo quedará en un susto, un pequeño problema que le quitó un par de noches el sueño y todo se saldará con una pequeña multa por “elusión de impuestos” y aquí paz y en el cielo gloria.

Para Urdargarin le espera el mismo resultado que al Consejero del Banco de Santander recientemente dimitido, D. Alfredo Sáenz, el indulto y unos años en el extranjero para que se vaya quitando el olor a podredumbre de las calles españolas  y amén.

Spain is different…hasta que se nos hinchen los… y acabemos en la bastilla.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes