Sin categorizar

Detienen a seis presuntos miembros de ETA en Francia y la AN da el primer permiso al etarra que mató a Ordóñez y Múgica

AGENCIAS.- Las autoridades francesas, en colaboración con la Guardia Civil, han detenido a seis presuntos miembros de la banda terrorista ETA, en una triple operación simultánea realizada en distintos puntos de territorio galo, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Los seis detenidos en Francia son Raúl Aduna, Antonio Goikoechea, Igor Uriarte, Julen Mendizábal, Ekhiñe Eizaguirre y Kepa Artauz, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Han sido detenidos en una triple operación simultánea en tres domicilios situados en el suroeste de París, en el sur de Limoges y en Montpellier. En cada casa había dos terroristas y tras los arrestos, las autoridades galas y la Guardia Civil han procedido a registrar los lugares.

Uno de ellos, Raúl Aduna Vallinas, fue uno de los 14 huidos de la macroperación desplegada a finales de 2009 por la Policía y la Guardia Civil en el País Vasco y Navarra y que se saldó con una treintena de detenciones. Ya había sido detenido en el año 2001 por integrar un ‘talde’ de apoyo a ETA, según los datos recogidos por Europa Press.

Las fuerzas de Seguridad sospechan que Aduna decidió incorporarse a las estructuras de ETA tras escapar de aquella operación contra Segi, si bien su relación con la banda se remonta a varios años antes. A mediados de 2007 se encontró en una manifestación con un posible colaborador de la banda Igor García, detenido en abril de 2009. Juntos viajaron a Francia.

Así constaba en el auto del entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, sobre el operativo que se saldó en abril de 2009 con la detención del exjefe de comandos de ETA, Jurdan Martitegi, y de otros dos presuntos etarras, Alex Uriarte y Gorka Azpitarte, en Perpiñan, en el sudeste de Francia.

Raúl Vallinas Aduna, nacido en Vitoria el 21 de noviembre de 1981, ya había sido detenido en su domicilio de la calle Portal de Foronda, número 22 de Vitoria, Álava, el 4 de septiembre de 2001 y tres días después fue decretada su libertad bajo fianza, como presunto colaborador de ETA a raíz de la desarticulación del ‘comando Gorbea’ en Barcelona. Fue detenido junto a otras cinco personas Sendoa Domíguez Moreno, Iván Ortigosa Ruiz de Jáuregui, Juan Carlos Subijana, Aitor Durán Ruiz de Equino y José Manuel Burgos Mendo.

Estas detenciones se produjeron a raíz de las declaraciones de José Ramón Acedo Espina, detenido días antes en Fuentes de Nava (Palencia) en el marco de la desarticulación del ‘comando Barcelona’ de ETA.

Según las investigaciones de la Guardia Civil Aduna integraba entonces un grupo de ‘legales’ –no fichados por la Policía– que servía de apoyo al ‘comando Urstargui’ de ETA al que pertenecía el ‘liberado’ –a sueldo de la banda– Unai López de Ocariz, detenido en Barcelona el 24 de agosto de 2001 en el transcurso de la operación que supuso la caída del ‘comando Gorbea’ de ETA, en concreto Vallinas formaba un talde con Aitor Duran Ruiz de Equino.

Permiso a Lasarte

  Por otra parte, la Audiencia Nacional ha concedido por primera vez un permiso penitenciario de tres días al etarra arrepentido Valentín Lasarte, asesino entre otros de Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica, al considerar que cumple «todos y cada uno de los requisitos establecidos en la ley».

   Así consta en un auto dictado por la Sección Primera Sala de lo Penal en el que se acuerda la concesión del permiso al etarra, que se encuentra en segundo grado desde 2009, tras valorar que ha cumplido más de la mitad de su condena, lleva 17 años en prisión sin disfrutar de un solo permiso, ha reconocido el daño causado y pertenece a la denominada ‘vía Nanclares’ de reinserción de presos.

La resolución judicial, de la que ha sido ponente el presidente de la Sala de lo Penal, Fernando Grande-Marlaska, destaca que Lasarte, que fue expulsado de la banda terrorista ETA, ha pedido perdón a las víctimas después de reunirse con ellas en la cárcel y paga pequeñas cantidades de dinero para  afrontar las responsabilidades civiles que se derivan de las sentencias en las que fue condenado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario