Cultura SANTA CRUZ SOCIEDAD

ESCULTURAS EN LA CALLE. Máquina para la mar y Móvil (IV) Por José Manuel Ledesma.

Elblogoferoz /José Manuel Ledesma.- Santa Cruz de Tenerife conmemora el 40 aniversario de la I Exposición de Escultura en la Calle, una gran muestra al aire libre del arte abstracto. Obras de gran formato de más de 40 escultores de prestigio internacional acompañan, desde entonces, el paseo diario de los viandantes.

Máquina para la mar
Obra del artista lanzaroteño Cesar Manrique Cabrera (1919-1992), realizada, en 1966, para decorar la cafetería de la Escuela Técnica Superior de Náutica, Máquinas y Radioelectrónica Naval de Santa Cruz de Tenerife. Mide 6,5 m. de largo x 2 m. de alto y 0,65 m, de profundidad.

Para realizarla, utilizó distintas piezas pertenecientes a los motores de Pailebotes de la flota artesanal canaria que habían faenado en los caladeros saharianos o mauritanos y que, viejos y cansados, esperaban el desguace en los varaderos de Hamilton, e Industrias Marítimas del muelle de Ribera del puerto de Santa Cruz de Tenerife.

maquina
Escultura Máquina para la mar. /Foto: David Domínguez.
movil
Escultura Móvil. /Foto: David Domínguez.

La obra Máquina para la Mar nos demuestra que los barcos tienen alma de acero pues sus piezas metálicas logran un misterioso ritmo que produce extrañas armonías: tres eslabones intentan escapar por los escobenes antes de que la cadena de ancla muerda el fondo marino. Un cabestrante de madera tiene las barras de hierro cruzadas. Un molinete desgastado de subir y bajar las anclas. Correas, árboles de transmisión, engranajes, cojinetes, rodamientos, bancadas y bastidores se entremezclan con puntales de carga y motones de madera, con sus ganchos y poleas.

Móvil
Esta escultura de acero inoxidable, cuyas dimensiones son 2,99 x 3,40 x 2,20 metros, instalada en el paseo de la avenida Francisco Larroche, a la altura del monumento al Ángel Caído, fue realizada por el pintor, escultor y grabador, Eusebio Sempere (Oníl-Alicante, 1923-1985), formó parte de la I Exposición Internacional de Esculturas en la Calle, organizada en 1973 por el Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias, en colaboración con el Cabildo Insular, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y Caja Canarias.

Esta exposición le dio a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife una fisonomía nueva, diferente a la de cualquier otra ciudad española, pues el arte de la escultura llenó la calle donde quedó expuesta a la espontánea mirada del transeúnte.

La obra está formada por una serie de repeticiones geométricas, lineales y abstractas donde se observa el efecto de vibración y movimiento.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario