Sin categorizar

Comienza la XXV Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife y algunas recomendaciones literarias. Por Eduardo García Rojas

INTRO

Esta tarde, a las 17.30 horas, se inaugura la XXV Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife en la avenida Domingo Pérez Minik del parque municipal García Sanabria. Un total de veintiséis casetas, todas ellas de librerías, ninguna representando a editoriales, pone de manifiesto la estrechez económica con la que se celebra esta nueva cita que hasta el domingo 5 de mayo hará salir el libro a la calle y que coincide este año con la XXXVII Exposición Regional de Flores, Plantas y Artesanía Tradicional Canaria.

Si han seguido las reflexiones que hemos ofrecido en El Escobillón, quizá entienda lo difícil que ha sido poner en pie las dos Ferias –la de Las Palmas de Gran Canaria se retrasa a final de mes, aunque se ubicará finalmente en el parque San Telmo– ante la amenaza que durante días se estudió (¿?) para que se metieran en espacios cerrados.

La cita que comienza hoy, martes, 30 de abril, en el García Sanabria, me sabe así a un milagrito. A un milagrito porque pese a su tamañito se sitúa en el que, a mi juicio, es su lugar natural, una zona ajardinada que invita a pasear si el tiempo, claro está, juega a  su favor.

Imagino así que nos veremos las caras en el García Sanabria hasta el 5 de mayo.

Los reconoceré porque ustedes serán todos aquellos lectores y curiosos que se acercarán al  Parque con el objetivo de olvidar la grisácea realidad que nos rodea adquiriendo un libro.

O varios libros.

La mejor medicina para despistar las miserias y frustraciones actuales.

Así que la Feria del Libro, pese a menguar escandalosamente, pese a que su programa de actos sufra de raquitismo, pese a que su presupuesto de 26.000 euros no dé para mucho y pese a los absurdos que han puesto en riesgo su veinticinco aniversario, se celebra. Y eso, con todos sus peros, es una buena noticia en unos tiempos donde se nos ha acostumbrado solo a recibir malas noticias.

A continuación reproducimos partes de un artículo publicado en el suplemento cultural El Perseguidor, que se edita los domingos junto al Diario de Avisos, en el que se repasan algunos de los títulos escritos por autores de las islas o bien que tratan sobre el archipiélago que, espero, oriente al interesado cuando se sumerja en una Feria cuyo futuro solo conocen los dioses.

EN CANARIAS SE ESCRIBE

“En este 2013 coinciden en el mercado títulos de dos autores que han desarrollado su carrera fuera de las islas sin olvidar nunca sus raíces. Nos referimos a Viaje a las Islas Canarias (colección El Autor Viajero, El País Aguilar), y En la patria perdida (Huerga y Fierro Editores), del doctor en Filología Románica y catedrático de Literatura, Jorge Rodríguez Padrón.

Juan Cruz propone en Viaje a las Islas Canarias un “recorrido sentimental” por la tierra que le vio nacer, aunque también es un “poema de amor y un elogio templado de su belleza”, destacó el mismo Cruz en una entrevista concedida a Europa Press.

Por el contrario, Jorge Rodríguez Padrón plantea una nueva lectura del Romanticismo español, al cuestionarse si hubo o no verdadero Romanticismo en este país.

En los territorios de la novela de género, y concretamente en la negro criminal,  coinciden en el mercados dos títulos de Alexis Ravelo, Morir despacio (Mercurio editorial) y La estrategia del pequinés (Alrevés); así como Blue Christmas (Alba editorial) de José Luis Correa.

Ravelo recupera a su personaje Eladio Monroy, marinero retirado e investigador ocasional, en Morir despacio, cuarta entrega de una serie que no dejará indiferente a nadie, aunque donde se revela como un escritor con olfato y oficio para retratar el submundo de una capital de provincias como es Las Palmas de Gran Canaria es en la que, a mi juicio, es su mejor título hasta la fecha, La estrategia del pequinés.

En Blue Christmas, José Luis Correa continúa con las aventuras de su investigador privado Ricardo Blanco, protagonista que en su sexto volumen se nos presenta mucho más maduro que en sus primeras historias y en las que siempre la capital grancanaria continúa siendo un personaje más en sus alambicadas y complejas tramas policiales.

Por otro lado, Víctor Conde, pseudónimo tras el que se encuentra Alfredo Moreno Santana, presenta dentro del género de la ciencia ficción, donde su nombre se ha convertido en ya todo un referente, La ópera de la mente (Scyla eBooks) y el veterano Alberto Vázquez Figueroa explora en las claves del thriller en Bimini (Martínez Roca). Mismo género en el que bucea Mariano Gambín, quien cierra la trilogía Ira Dei con su tercera y última entrega: Ira Dei. La casa Lercaro (Roca Editorial).

Moviéndose también en el thriller está Juan R. Tramunt, quien reflexiona sobre el conflicto del Sahara en La piel de la Leffa (Ediciones Aguere/Idea) y como novela histórica encontramos la interesante y poética Andamana. La reina mala, de Marcos Alonso Hernández; Búscame donde nacen los dragos (Plaza y Janés), de la escritora y periodista Emma Lira y 1797, piratas del Atlántico (Centro de la Cultura Popular Canaria) en la que Luis Medina Enciso recrea el ataque de Nelson a Tenerife con protagonistas, reales e imaginarios.

El 2013 está resultando también un buen año para ediciones Aguere/Idea, probablemente una de las pocas editoriales canarias que no deja de editar pese a la que está cayendo.

En su ambiciosa colección G21: Narrativa Canaria Actual cerraron el año pasado con los títulos Merodeadores de orilla, de María Teresa de Vega; El sueño de Goslar, de Javier Hernández Velázquez, No es la noche, de Carlos Cruz y Noa y los dioses del tiempo, de Ana Joyanes Romo. En lo que vamos de 2013, ya han aparecido Julia y la guillotina, de Jonathan Allen y El centro del gran desconocido, de Eduardo Delgado Montelongo, autor además de una historia de piratas que presentará el próximo 3 de mayo en el espacio El Generador, de Santa Cruz de Tenerife, denominada Johanna (colección Sitio de fuego, Editorial Baile del Sol). G21. Narrativa Canaria Actual anuncia para próximas fechas la publicación de novelas de Cecilia Domínguez Luis (Si hubieras estado ahí) y Juan Andrés Herrera (Cinco mujeres que no subirán al cielo).

Tras Azul cobalto y La ciudad de las miradas, Pablo Martín Carbajal regresa a los territorios de la novela intimista con La felicidad amarga (Ediciones Irreverentes), mientras que Francisco Estupiñán se hace con el premio Benito Pérez Armas a la mejor novela 2012 con El corsario de Lanzarote (La Caja Literaria) y Daniel María recibe accésit de publicación con El hombre que ama a Gene Tierney (colección, SýnoroS, Narrativa, Ediciones La Página).

El veterano escritor y periodistas Luis León Barreto regresa también al panorama editorial con Carnaval de Indianos, una novela coral con la que rinde homenaje a la popular fiesta palmera y que presentará el 24 de mayo en la Librería La Isla, en Santa Cruz de Tenerife, junto a su mujer, la también escritora Rosario Valcárcel.

Relatos, no novela, es lo que propone la lectura de Ahora. Cuentos para ser leídos antes de dormir (Ediciones Idea), que firma Jesús Villanueva Jiménez y María Jesús Alvarado presenta Sorimba (Editorial Puentepalo), una historia con la que reivindica el mundo rural en una isla de El Hierro mágica. Sumamos a esta lista la existencialista Junio (Ediciones Idea), de la prometedora escritora Esther Terrón Montero; La cárcel del paraíso (Editorial Sepha), de Raquel Hernández y Los cuadernos de Marta (Ediciones Idea), de la escritora Isabel Medina, novela publicada en dos tomos en que desarrolla una interesante reflexión sobre la Transición vista desde Canarias.

Otros títulos recomendables para tener una visión al menos amplia de la narrativa que se está escribiendo hoy por hoy en y desde las islas son …En el aire queda, de Damián H. Estévez; La gaviota y el buitre, de Diego J. Ramírez González y La fortaleza al borde del tiempo, de Edward T. Riker, una deliciosa aventura fantástica, títulos los tres últimos publicados por Aguere/Idea.

A la hora de redactar esta lista somos concientes que olvidamos muchos títulos, pero esperamos que basten los que están para que sea una brújula al probable lector en su navegación por el puñado de títulos que reproducimos en este artículo. La idea es que se tome conciencia de una realidad que ya comienza a ser aplastante en el panorama de la república de las letras escritas en y desde el archipiélago.

En todo caso, concluimos, se está escribiendo y publicando pese a las penurias y dificultades que conllevan estos tiempos. Así que, efectivamente, en Canarias se escribe.”

Saludos, take my hand, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario