FIRMAS

La insoportable imbecilidad del ser humano. Por Joaquín Hernández

No es nuevo en mi, siempre lo he dicho; lo peor del ser humano nos es que sea listo o todo lo contrario, inteligente o torpe, sabio o charlatán. Lo peor es ser un miserable, mediocre e imbécil.

Si eres miserable, mediocre e imbécil y eres de los que forma parte del ejercito de los ídem de ciudadanos de a pie, pues no pasará mucho más que el coñazo que sufrirán tus familiares y amigos aguantándote sus estupideces, imbecilidades y mediocridad.

Pero si estos individuos se sitúan dentro de un partido político  con mentiras, engaños y fraude electoral acceden al Gobierno del Estado de cualquier país, el efecto de estos individuos se verá reflejado en la sociedad, y en todos los ámbitos de la misma: sanidad, educación, cultura, trabajo, economía, etc.

Los 15 meses del gobierno del mediocre Sr. Rajoy y pandilla de ineptos solo ha servido para hundir al pueblo Español en la miseria jamás conocida después de la guerra civil española.

La reforma del estatuto de los trabajadores sólo ha servido para abaratar el despido y ha sido el cebo empresarial para el despido masivo de personal laboral. El Sr. Rajoy es el culpable directo de la destrucción de más de 1.236.000 puestos de trabajos y la subida histórica del paro obrero en España que asciende a 6.202.700 desempleados situándose la tasa en un 27,16% y colocándonos en el último lugar de la UE y de las últimas en el triste record del desempleo mundial.

La subida de impuestos incluido el del valor añadido (IVA) ha supuesto el encarecimiento de la totalidad de los productos de primera necesidad en más de un 11% de media, lo que significa una inflación que nada tiene que ver con la estupidez que nos anuncian los índices económicos del INE. La inflación en España es galopante, otra cosa es que se modere porque asuman los empresarios, como perdida, parte de estos impuestos que no repercuten en sus productos en venta, pero la subida de precios es notoria.

La petición de 100 mil millones de euros a la UE para el rescate a la banca, ha sido uno de los peores fracasos de la política absurda de los mediocres de Rajoy. Solicitar al pueblo sacrificios para salvar Bankia y compañía es una de las mayores estafas que se ha podido cometer desde el poder a un pueblo, por muchas milongas sentimentales, al estilo de la Sra. Soraya, que nos quiera decir: Eso es un robo a mano armada al pueblo que votó confiado a un programa del Partido Popular falso y fraudulento.

La frase de este impresentable, mediocre y patético presidente del gobierno de los españoles es “No he cambiado los criterios, cambian las circunstancias” y el muy imbécil se queda tan pancho, tan orondo y tan estúpido como siempre, pensando “¡¡ les he vuelto a engañar ¡!

Y es para echarse a llorar si le escuchas decir, al muy ceporro, “hemos evitado el desastre”. ¿Pero este “elemento” que se cree? ¿Qué vivimos en el siglo XV? ¿Qué los imbéciles somos nosotros?

La insoportable ineptitud de este gobierno es tan grande que es la soberbia del estúpido la que impera en sus decretos y leyes absurdas, la gente no entiende el por qué de tantos sacrificios, el por qué de tanta ruina y miseria. No lo entienden ni siquiera los entendidos. Y ahora nos dicen que la “crisis” que según tenían previsto acabaría en el 2014, se alarga hasta 2016, aumentando los “recortes” y al mismo tiempo las colas del paro.

Todos los indicadores macro económicos dicen que España seguirá en crisis permanente de seguir con  una política dirigida a mantener entidades financieras de dudosa moralidad y fraudulentas, soportando el coste financiero de mantenerlas pese a quien pese y caiga quien caiga. Con éste panorama no se ve posibilidad alguna de salir a flote y todo se irá degradando hasta tal punto que la insurrección está servida, el pueblo no aguanta más y se solicitan firmas para que dimita Rajoy y convoque elecciones anticipadas. Es lo único que podemos hacer antes de la debacle total, lo único pacifico que podemos hacer para imponer el deseo del pueblo soberano, que decidamos entre todos si queremos ser parte de un mecanismo autoritario que desprecia los más elementales y solidarios derechos humanos o bien nos levantamos de nuestros asientos y empezamos a caminar cantando el himno a la libertad. Todos unidos podremos conseguirlo, no esperes más.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario