Gastronomía SANTA CRUZ SOCIEDAD

Aromas con sabor. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- La bodega Dehesa de los Canónigos, una de las de más prestigio de España por su exquisita gama de tintos gran reserva, acaba de realizar en Tenerife una cata especial de sus caldos, concretamente dos crianzas de 2008 y 2009, un reserva de 2004 y un gran reserva de 2001.

El lugar elegido para disfrutar de la textura, el aroma y el sabor de estos tintos, con la etiqueta de la Ribera del Duero como Denominación de Origen, fue La Vinoteca de la capital tinerfeña, donde la enóloga de la citada bodega vallisoletana, Belén Sanz, fue la encargada de mezclar la tradición y el aroma que enorgullecen a una marca avalada por su más de 150 años de historia.

La bodega Dehesa de los Canónigos realizó una cata de sus grandes reservas en La Vinoteca de la capital tinerfeña. /Foto: David Domínguez.
La bodega Dehesa de los Canónigos realizó una cata de sus grandes reservas en La Vinoteca de la capital tinerfeña. /Foto: David Domínguez.

Los vinos que se dieron a probar a los privilegiados asistentes de la cata se caracterizan por la complejidad de sabores, la explosión de frutas y texturas, en el caso de los crianzas de 2008 y 2009, así como por los aromas más maduros que les proporciona su tiempo en barrica, y que marcan el paladar de quien saborea los reservas de 2001 y 2004.

Belén Sanz es una de las pocas mujeres enólogas de España y una de las pioneras de la Ribera del Duero. Creció entre viñedos y desde pequeña estuvo rodeada de grandes profesionales del sector que trabajaban para la bodega familiar, por lo que grandes maestros como Mariano García (durante muchos años enólogo de Vega Sicilia y actualmente dueño de Bodegas Mauro) y Antonio Sanz (antiguo propietario de Bodega Palacio de Bornos) la acogieron como pupila.

Mujer enóloga

Por tanto, las uvas y los caldos marcaron en Belén una senda que hoy ya forma parte de su actividad profesional. “Me siento afortunada porque a las mujeres enólogas nos cuesta mucho más hacernos un hueco en este mundo tradicionalmente marcado por los hombres. Pero en mi caso he tenido a grandes profesionales hombres que me han apoyado y enseñado y, en cierta manera, que me han llevado de la mano. Más que rechazada creo que me he sentido mimada y esto es algo de agradecer. Pese a ello, la enología hoy en día sigue siendo de hombres, pero he de resaltar que hay también grandes mujeres”, destacó la experta.

Cuestionada sobre cuál es el secreto de un buen enólogo, afirma que “lo primero es conocer muy bien sus uvas, saber sacar el mayor partido de ellas y, sobre todo, trabajar aquellas que no son tan buenas para lograr lo mejor”. No obstante, la enóloga ha querido ir más allá de su labor y también le ha hecho un guiño al arte, creando Ánfora, su primer diseño de botella para la producción del gran reserva especial 2001. Un vino que junto con el aporte riguroso y seleccionado de una posterior crianza en barricas de roble americano ha motivado que su resultado haya sido reconocido y premiado con la medalla de oro Mundus Vine der Grosse Internationale Weinpreis y medalla de oro Muvina 2005, otorgada por International Wine Competition Presov/Slovakia.

La enóloga y pionera de la Ribera del Duero, Belén Sanz, en su visita a Tenerife. /Foto: David Domínguez.
La enóloga y pionera de la Ribera del Duero, Belén Sanz, en su visita a Tenerife. /Foto: David Domínguez.

La enóloga de la bodega Dehesa de los Canónigos, Belén Sanz, fue la encargada de dirigir una cata especial de estos caldos celebrada en la capital tinerfeña

“Ánfora nació en 1998, el año en que encontré una gran añada y quise sacar de ella un gran reserva. Lo conseguí pero se vendió antes de lo esperado, por lo cual busqué hacer algo diferente para que nadie se adelantara y de ahí surgió el diseño de la botella”, comenta la enóloga. “Me da mucha rabia que el vino muera en las casas, pues nunca encontramos ese momento para saborearlo. Los caldos se elaboran para beberlos, pues como todo ser vivo, un vino también acaba muriendo. Por eso pensé en esta botella, para que aparte de beberlo también pudiera servir ya vacía de decoración, pues el envase también representa la calidad de ese vino”, subraya.

Un momento de la cata de los grandes reserva de la bodega celebrada en La Vinoteca. /Foto: David Domínguez.
Un momento de la cata de los grandes reserva de la bodega celebrada en La Vinoteca. /Foto: David Domínguez.

Respecto a si la actual crisis económica ha perjudicado mucho el mercado de los grandes vinos, debido a su alto precio, la enóloga afirma que se ha visto afectado, pero “estoy convencida de que un gran producto superará todo estos malos tiempos. La suerte de los vinos es que perduran y, por tanto, seguirán ahí para disfrutarlo cuando, ojalá, la situación para todos vaya a mejor”.

Sobre la opinión que esta experta tiene de los vinos canarios, asegura que “le sorprenden mucho los tintos y blancos, pues aunque las formas de elaboración son muy similares a los nuestros, tienen el mérito añadido de la climatología, que no permite el descanso de la cepa. Pese a ello salen unos vinos complejos y muy estructurados y, en el caso de los más jóvenes, afrutados, con un sabor exquisito”, subrayó.

Vinos de gran calidad conforman la particular selección de La Vinoteca.
Vinos de gran calidad conforman la particular selección de La Vinoteca.

En cuanto a una recomendación para los paladares más sibaritas, la enóloga apuesta por el reserva 2005, considerado el mejor vino de España 2012 por la Guía de Vinos Gourmets. «Es un vino de nuestra bodega que va a sorprender por su gran calidad», concluyó.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario