FIRMAS

Dinero. Por Joaquín Hernández

Mi compadre, Félix Caballero (D.E.P.) hablando conmigo me comentó en más de una ocasión que: «El poder radica en el dinero, no te olvides nunca que todo el  mundo, todos lo humanos tenemos un precio, lo  difícil es calcular la cantidad en cada caso.” Y continuaba apostillando “y no te olvides nunca que un hombre sin dinero es un bulto sospechoso”, yo me cabreaba y apostillaba aquello de “la felicidad no se compra con dinero” a lo que él, acojonado por el ataque de risa, deciame: “chaval, ¿no tienes felicidad cuando pasas por la BMW ves el nuevo modelo, entras en el distribuidor, sacas tarjeta de kriptonita y sales con el coche por la puerta? Pues esa felicidad se compra con dinero”  Pasado los años y vivida alguna experiencia, tengo que darle toda la razón. Dinero, Money. Diners, Argent, Geld, деньги, en todos los idiomas del mundo; Don Dinero es el poderoso caballero.

El dinero es el culpable de la corrupción generalizada y la excusa para provocar guerras, holocaustos, genocidios y toda la maldad que se nos pueda ocurrir. El Sr. Rajoy, nuestro presidente y su gobierno de éste país nos lo recuerda todos los días y especialmente cada viernes de cada semana, de cada año, y así con la excusa del dinero, del “déficit” nos putea una y otra vez, con  la excusa del puto y asqueroso dinero es capaz de inducir al suicidio a miles de personas, a la muerte por enfermedades sin asistencia médica u hospitalaria, a la indigencia y marginación social y en el mejor de los supuestos a la depresión psíquica y física.

El dinero… pero es muy posible que ese dinero que tanto preocupa al Sr. Rajoy, que dice es el llamado por el todopoderoso para salvar a la Patria y a todos los españoles del desastre cósmico, y que lo necesita para acabar con  la “deuda pública” no esté en creando más desempleados, alargando en más kilómetros la colas del paro, acortando la universalidad de nuestra Sanidad, ni recortando medicamentos o creando un “impuesto” a los pensionistas al comprar sus medicinas para sus tratamientos crónicos, que la mayoría de las veces abandonan esa medicación por falta de medios para adquirirlas y acaban muriendo en cualquier asilo.

No, Don Mariano, el dinero que tanto le preocupa al inepto que tenemos como primer ministro está en los 60 mil millones de euros (unos 10 billones de las antiguas pesetas) que ha pedido de préstamo a los usureros de la troika para solucionar los problemas de sus amigos del Don Dinero, la banca fraudulenta y que, sin lugar a dudas, pagaremos todos los españolitos queramos o no.

La bestia parda del mundo no es el dinero, las bestias pardas son los que manejan ese dinero sin escrúpulos y ganándolo a costa de la esclavitud de miles de millones de seres humanos del planeta Tierra, a costa y de la forma que sea, da igual una guerra en el Congo o en Madagascar, en Vietnam o en Corea, en el Golfo Pérsico o en Irán, da igual los muertos civiles o no, para justificar los genocidios ya ha buscado la palabra clave “daños colaterales”.

A Don Mariano no le tiembla la mano firmando decretos que mucho tienen que ver con la vida y milagros de 45 millones de españoles, con las pensiones del futuro, con la edad de la jubilación y sobre todo hay que ser frio, sin  piedad y pensar que la mayoría de la sociedad no tiene por qué sobrepasar los 75 años de edad máxima, que para que no exista “déficit” los españoles no tenemos que seguir viviendo a partir de esa edad, a menos que  los que viene detrás para cobrar su pensión cobren menos o se retiren del trabajo a los 70 años, con lo cual la “horquilla” de cobro de pensiones se reducirá a 5 años como mucho.

Es una forma moderna y disimulada de genocidio a medio y largo plazo. En el fondo se trata de la muerte de muchos para que otros pocos vivan más y mejor.

Ahora se está barajando, como si fuera una partida de mus, como si el Consejo de Ministros se convirtiera en una timba llena de tahúres y gente de mal vivir, el reparto de cartas a cada uno de los “truhanes” para que hagan su jugada. La jugada la veremos cada viernes y nos relatará la partida la veterana jugadora Sra. Sáenz de Santamaría.

Ya lo decía mi compadre Félix: “no hagas caso, el diablo y Satanás es el puto dinero, no te quepa la menor duda y recuerda que un hombre sin dinero es un bulto sospechoso”.

 Si llega a vivir para ver a Rajoy seguramente lo asociaría con el puto Lucifer.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario