Gastronomía SOCIEDAD Televisión

TELEVISIÓN. La Brigada de Infantería Mecanizada XI participó en el estreno del programa MasterChef en TVE

Agencias.-La edición española de MasterChef, el programa televisivo en el que se busca al cocinero no profesional con más talento del panorama nacional, quiso abrir boca contando con la colaboración de la Brigada de Infantería Mecanizada (BRIMZ) y grabó su primera prueba por equipos en el campo de maniobras de la base ‘General Menacho’ de Bótoa (Badajoz), los días 7 y 8 de marzo.

El reto que se les planteó a los concursantes fue el de preparar para un grupo de 151 militares «la mejor comida» que hubiesen tomado nunca en unas maniobras, según les explicó uno de los jueces del programa, el chef Pepe Rodríguez. «Son nuestros soldados y tenéis la obligación de cocinar para ellos como se merecen», les dijo.

Los comensales fueron seleccionados del personal que formaba parte de un Subgrupo Táctico Mecanizado integrado por unos 200 efectivos -compuesto por una compañía mecanizada del Regimiento ‘Saboya’ nº 6, dos secciones de carros de combate del Regimiento ‘Castilla’ nº 16, una sección de Zapadores del Batallón de Zapadores XI y una capitán – que se encontraban realizando una jornada de instrucción continuada.

Los aspirantes a chef fueron trasladados hasta la base militar con los ojos tapados y sin saber a dónde iban. Por eso su sorpresa fue mayúscula cuando, al descubrirse, se encontraron en medio del auténtico barrizal en que se había convertido el campo de maniobras debido a las intensas lluvias que habían caído sobre la capital pacense durante los días precedentes y que también les recibió a su llegada.

Pero el plato fuerte del menú fue la aparición de los vehículos de combate ‘Pizarro’ y carros de combate ‘Leopardo’ desplegando ante ellos, aproximándose a través de la brecha abierta por los zapadores, y el desembarco del personal que iba a bordo hasta llegar a rodearles casi por completo. En ese momento de mayor confusión, la presentadora del programa, Eva González (foto), acompañada por los tres jueces, descendieron del vehículo del oficial al mando, capitán Rubén Alonso, y explicaron a los concursantes en qué consistiría la primera prueba por equipos en la que iban a participar.

Los concursantes, divididos en dos equipos, el azul y el rojo, debían elaborar dos menús para recargar las fuerzas de los militares después de una dura jornada de instrucción y adiestramiento que incluyó, además del despliegue del Subgrupo Táctico, el paso por cinco estaciones: limpieza de un artefacto explosivo improvisado, avance por calles y limpieza de edificios, la extracción del motor de un ‘Leopardo’ 2E, la entrada en posición de una batería autopropulsada y la limpieza del interior de un edificio en la zona de combate en zonas urbanizadas del campo de maniobras.

Pero el protagonismo de los militares fue más allá de ser simples comensales, porque tras probar los dos menús, tuvieron que elegir cuál de ellos les había gustado más, desplazándose de la fila única que habían formado a izquierda o derecha, según su preferencia por el del equipo rojo o el del azul.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario