Sin categorizar

España detecta ADN de caballo en el 4% de las muestras realizadas

AGENCIAS.-España ha detectado ADN de equino no etiquetado en el 4% de las 189 muestras realizadas en productos etiquetados como vacuno, según informaron el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en un comunicado.

En el caso de los análisis efectuados para detectar el medicamento fenilbutazona, prohibido para animales destinados a consumo humano, se han analizado 108 muestras y no se ha detectado ningún positivo, lo que descarta un problema de seguridad alimentaria.

El Gobierno español ha trasladado este lunes a la Comisión Europea los resultados de los análisis efectuados para determinar el alcance del fraude el ADN de caballo en productos etiquetados con vacuno.

Como consecuencia de los casos detectados desde mediados de enero de este año en Europa relacionados con practicas fraudulentas por presencia de ADN equino en productos cárnicos de vacuno, la Comisión Europea publicó la recomendación el pasado 19 de febrero sobre un plan coordinado de control para establecer la prevalencia de estas

prácticas en la comercialización de determinados alimentos. Este plan se ha llevado a cabo durante el mes de marzo en los Estados miembros.

La Comisión Europea publicará mañana los resultados de las 2.250 pruebas de ADN realizadas en alimentos procesados de toda la Unión Europea para determinar el alcance del fraude de la carne de caballo vendida como vacuno en productos transformados como lasañas y albóndigas.

En España, se han llevado a cabo actuaciones coordinadas por parte de las Autoridades de Seguridad Alimentaria, Consumo y Fraudes tanto desde los dos ministerios, como de las comunidades autónomas, para dar cumplimiento al programa de control coordinado establecido en la recomendación.

Así, en España se han analizado un total de 189 muestras para detectar ADN de caballo en productos no etiquetado. Esta cifra es un 26% superior a la determinada por Europa (150). Las muestras han sido analizadas en el Centro de Investigación de Control de la Calidad del Instituto Nacional de Consumo del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales

e Igualdad y en el Laboratorio Arbitral Agroalimentario, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En los casos de las muestras no conformes (4%), se han adoptado las medidas oportunas por parte de las autoridades competentes para evitar que estos productos, con identificación incorrecta, continúen en el mercado.

Por otra parte se están realizando las actuaciones de seguimiento correspondientes para la identificación del origen del presunto fraude.

Asimismo, se han realizado en el marco de la recomendación europea análisis para determinar la posible presencia de fenilbutazona, un antiinflamatorio veterinario utilizado en caballos destinados a deporte y silla, espectáculos, etc., pero no a consumo humano.

Se han efectuado análisis en un total de 108 muestras, superándose ampliamente el número mínimo de muestras a realizar en el marco de este programa coordinado. Las analíticas se han realizado en el Centro Nacional de Alimentación, y se han obtenido resultados negativos a la presencia de este medicamento en el 100% de las muestras analizadas, lo que descarta la existencia de un problema en materia de seguridad alimentaria.

Comunidades

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha precisado este lunes que los resultados positivos en equino en los análisis realizados en muestras de carne de ternera han tenido lugar en la Región de Murcia, el Principado de Asturias, Castilla y León y Castilla-La Mancha, y ha avanzado que el Gobierno revisará el cuadro de infracciones y sanciones en la Ley de Calidad Alimentaria.

En declaraciones a los medios en el Congreso, Arias Cañete ha explicado que España ha realizado 189 análisis, más de los 150 requeridos por la Comisión Europea, en las industrias y puntos de consumo de carne, con la vista puesta en detectar posibles restos de equino en carne etiquetada como de otra procedencia, así como restos de fenilbutazona, una sustancia «prohibida en los productos destinados al consumo humano».

«De los 189 análisis que se han realizado hasta la fecha, el Ministerio de Agricultura ha hecho 116. En total, ha habido ocho casos en los que ha aparecido ADN de caballo, lo que representa el 4% del total. Las comunidades autónomas en que se han producido esos casos son Murcia (uno), Asturias (uno), Castilla y León (uno) y Castilla-La Mancha (tres)», ha apuntado.

Los restantes 73 análisis los ha realizado el Ministerio de Sanidad, si bien Arias Cañete no ha precisado dónde se han producido los dos positivos detectados en este trámite. No obstante, sí ha resaltado la «muy estrecha colaboración» que mantiene su departamento con el que dirige Ana Mato y ha justificado el reparto del trabajo en que así se han podido tomar las muestras «a mayor velocidad y con la mayor eficacia posible».

En este punto, Cañete ha subrayado que un 4% de positivos es un porcentaje bajo que demuestra que los mecanismos de detección «funcionan bien» y ha puesto en valor que ninguno de los positivos ha sido por fenilbutazona. «La trazabilidad que tenemos en España es muy sofisticada y, una vez que se testa una muestra, la cadena se sigue con gran velocidad y las comunidades autónomas pueden tomar las decisiones pertinentes», ha añadido.

Retirar

Decisiones que pasan por inmovilizar los productos, fijar su trazabilidad y, en su caso, destruirlos. Para ello, el Gobierno remite la información obtenida en los análisis tanto a los gobiernos autonómicos como a la Comisión Europea, que «en los próximos días tomará decisiones», según ha dicho Arias Cañete.

En concreto, ha avanzado que se analizarán posibles medidas de ámbito comunitario para «garantizar a los consumidores que no hay fraudes alimentarios de esta naturaleza» así como para fijar «cómo reaccionar» cuando se producen y determinar «qué red de alerta rápida poner en marcha para ser mucho más eficientes en detectarlos».

Asimismo, el ministro ha indicado que en la Ley de Calidad Alimentaria que está preparando su departamento se revisará el cuadro de infracciones y sanciones «para ver si está actualizado y si son suficientemente disuasorias».

«En el marco de esa reflexión que estamos haciendo sobre la Ley de Calidad Alimentaria incluiremos una nueva regulación de infracciones y sanciones en el sector y sacaremos las consecuencias de temas como éste, que han puesto de manifiesto que pese a que tenemos un sistema de control muy sofisticado hay veces que se cometen fraudes al consumidor», ha insistido.

No obstante, el titular de Agricultura ha recordado que las competencias sancionadoras en un fraude al consumidor como es éste recaen en las comunidades autónomas, que serán las que determinen la sanción «en función de la cuantía económica» del fraude.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario