FIRMAS Juan Velarde

Rahola, ¡vaya trola! Por Juan Velarde

Pilar Rahola, ¡vaya trola! La que iba de ex política, de tertuliana catalanista, pero desmontando en sus intervenciones toda la mamandurria del sistema establecido, la que estaba en contra de la casta política (debía hablar por su propio conocimiento de causa) se nos ha caído con todo el equipo al meterse de lleno en el Ejecutivo de Artur Mas para que sea una especie de consejera aúlica para ir diseñando el sendero que haga de Cataluña una nación fuera de España.

Artur Mas y ERC, que piensan que tienen todos sus problemas solucionados, es decir que en su región no hay paro, no hay cierres de hospitales y la educación va maravillosamente bien, se centran en su objetivo primordial, la secesión. Y por ello se han fijado en la peculiar Rahola a la que le han dado una nueva y trascendental ocupación. La Generalitat de Cataluña la acaba de incluir en el recién creado Consejo Asesor para la Transición Nacional, un organismo que asesorará al propio ‘president‘ sobre cómo llevar a cabo el referéndum independentista.

20130413124618-raholaarturmas.jpg

Tampoco sorprende este enésimo giro de la señora Rahola. Al fin y al cabo su estancia en ERC debe deja marca, como aquellas personas que desgraciadamente caen en otro tipo de adicciones, que es muy complicado desengancharse. Pues bien, a Pilarín le han podido las ganas de lanzarse cual Agustina de Barcelona a proclamar a los cuatro vientos que Catalonia is not Spain. Al Friki gobierno de Mas y Junqueras les hacía falta un banderín de enganche y lo han encontrado en un personaje que ha hecho carrera en tertulias y en columnas periodísticas.

Ahora bien, sólo espero (deseo que seguro que no se verá cumplido) que a esta señora no la citen más allá de los límites de Tarragona o Lérida. Que venda su rancio catalanismo de puertas adentro, que ahogue sus penas antiespañolistas en el Bajo Ebro o en el Alto Ampurdán, pero nada de venirse a Madrid a soltar sus soflamas cuatribarradas con estrella independentista.

A partir de ahora, en el aeropuerto de Barajas o a la entrada de Aragón o de la Comunidad Valenciana habría que poner un puesto fronterizo. Si ellos no quieren pertenecer a España, me parece muy bien, pero que tampoco crean que España es un país donde se pueda entrar como Pedro por su casa. Así que nada, Rahola, quédate con tus butifarras, tu Sagrada Familia y el Parque Güell, que los demás disfrutaremos del resto de maravillas de un país integrador que, por supuesto, no tiene tiempo alguno que perder con los rancios separatistas como tu presidente Arturo Menos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario