FIRMAS

Don Santiago Pérez y su amnesia. Por Joaquín Hernández

Empiezo  por decir que no conozco personalmente a Santiago Pérez, quiero decir que aparte de coincidir en algún restaurante o avión hacia la capital del reino y corte, no he tenido la oportunidad de intercambiar con  el susodicho la menor palabra.

Dicho esto y como personaje público que es, si está sujeto a las críticas que, desde el punto de vista político, tienen sus variadas y múltiples opiniones sobre  temas que nos atañan a todos los canarios y demás fauna isleña.

No es nuevo el asunto. Los políticos siempre acaban perdiendo la memoria de una manera drástica y que a veces produce hilaridad. El Sr. Pérez, que inicia su andadura política festivalera allá por los años de los “corredores ante los grises” (versión anticuada de los corredores ante los toros de los San Fermín)  así a bote pronto debe de estar “ejerciendo” de benefactor de los ciudadanos, o sea como político, la friolera de unos 30 y pico de años, cerca de los 40 añitos que se dice muy pronto.

Desde luego no se le puede negar hiperactividad en eso de la dedicación a la magna y honorable tarea de defender al pueblo que parece ser por sus manifestaciones que si le voto no fue un voto real, debido a los fallos de la ley electoral de Canarias, o por lo menos así he entendido después de leer su artículo “Abajo las barreras electorales”.

En el citado artículo se queja D. Santiago del sistema electoral canario que considera lo peor de lo peor en todo el mundo por injusto y poco democrático. Se queja, con toda lógica, del bodrio que hicieron en su momento los políticos de turno y los partidos del mismo corte. El cabreo del Sr. Concejal del Ayuntamiento de La Laguna ante tamaña cabronada del sistema corrupto electorero, es de tamaño gigante por no llamarlo de  mil pares de…  eso, cuando dice  que “El sistema electoral es proporcional, dice el Estatuto. Pero no es verdad. El pequeño número de escaños de casi todas las circunscripciones lo escora hacia el sistema mayoritario. Las barreras hacen el resto.”

Lo gracioso del asunto es lo siguiente:

Si tenemos en cuenta que Don Santiago Pérez lleva ejerciendo la política activa durante más de 30 y pico de años y que  ha sido director general en el Gobierno de Canarias, vicepresidente del Cabildo de Tenerife, diputado del Parlamento de Canarias, y senador por Tenerife llegando a ser Secretario General del Grupo Socialista del Senado.

Fue concejal del Ayuntamiento de La Laguna desde 1999, hasta las elecciones municipales del 27 de mayo de 2007 fecha en la que resultó elegido consejero del Cabildo de Tenerife. Entre los años 2001 a 2004 fue Secretario General de los Socialistas Tinerfeños. Años más tarde, entre 2007 y 2009 fue portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Canarias.

Y sigue como el Johnny Walker tan campante de nuevo y desde el año  2011 tras una serie de desencuentros con el grupo socialista canario se da de baja del PSOE y se presenta en las listas del partido denominado Socialistas por Tenerife, junto con otros antiguos militantes del PSC-PSOE, con el que concurrió en coalición con Izquierda Unida y Los Verdes a las elecciones municipales de 2011 siendo elegido como concejal para el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna.

Pues uno, yo, queridos todos, al leer el estupendo y documentado escrito del profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de la Laguna se queda como con cara de imberbe, de estúpido,  como diciendo;

“Santiago, quien te ha visto y quién te  ve, ¡¡ campeón ¡!”

Y no es para menos teniendo en cuenta que el que firma  “abajo las barreras electorales”, “oxease” D. Santiago Pérez García, ejerció el suficiente  poder y tiempo para intentar cambiar las cosas cuando estaba de alto “ejecutivo” en el bando del Partido Socialista Obrero Español. Lo que no cuenta el susodicho es que a ninguno de los tres partidos, CC, PSOE y PP, les interesó jamás de los jamases la reforma de la Ley Electoral Canaria, ya que el sistema beneficiaba el propio “interfecto”.

Es de suponer que en el momento de escribirlo,  Don Santiago no cayó en la cuenta de su curricular político o bien se olvidó de su etapa de alto militante Socialista, lo cual es disculpable habida cuenta del momento actual del partido y su desguace.

De otra forma debería empezar a tomar diariamente rabos de pasas o bien aceite de hígado de ballena, que dicen los y las curanderas, son muy buenos para recuperar la memoria.

¿De manera que lleva usted la friolera de casi 40 años ejerciendo cargos en la política insular y ahora nos viene a contar lo que todos sabemos, sabíamos, sabía y sabe y se queda tan “pancho”? ¡¡ Vamos Don Santiago, que ya somos mayorcitos y algunos no peinamos pelo ¡!

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario