Sin categorizar

Última singladura del diputado Ramón Power a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

Juan Carlos Díaz Lorenzo/Fotos: Armada Española.-El buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” arribó el pasado sábado, seis de abril, a San Juan de Puerto Rico, primera escala del continente americano de su LXXXIV Crucero de Instrucción, tras su salida el 10 de marzo de Las Palmas de Gran Canaria. Como ya conocen nuestros lectores, a bordo embarcaron en Cádiz los restos mortales del que fue diputado por Puerto Rico durante las Cortes de Cádiz de 1812, Ramón Power y Giralt, que murió en la ciudad gaditana en 1813.

Al entrar en la bahía de San Juan, el buque escuela español realizó el tradicional saludo a la plaza, con 21 cañonazos frente al castillo del Morro. Después de atracar, los restos del diputado Ramón Power desembarcaron con honores fúnebres en una solemne ceremonia en la que estuvo presente el gobernador de Puerto Rico. La dotación del buque escuela se encargó de su entrega a las autoridades puertorriqueñas en la capilla de La Puntilla.

Honores a bordo antes del desembarco de los restos del diputado Power
 Una comisión de la dotación del buque se encargó del traslado de los restos
 Últimos honores militares antes de la inhumación de los restos

Durante la navegación transoceánica el buque ha recorrido casi 3.600 millas náuticas desde Las Palmas a San Juan en 28 singladuras. Esta travesía ha sido una de las más veleras de las últimas décadas, ya que ha navegado casi un 90 por ciento del tiempo exclusivamente a vela, alcanzándose en algunos momentos velocidades de más de 11 nudos, informa la Armada española, siguiendo la línea de viento de los alisios que le ha llevado a descender en latitud hasta las cercanías de Cabo Verde. Desde allí, con vientos portantes de levante, se inició el cruce del Atlántico hasta arribar a aguas del Caribe. Antes de arribar a Puerto Rico recaló en las proximidades de las islas Vírgenes.

Como viene siendo tradición en el buque, en el primer tránsito hacia el continente se otorga el premio Rodrigo de Triana al primer tripulante que aviste tierra americana a la voz de “tierra a la vista”. Este premio se concede en honor del marino español conocido como Rodrigo de Triana que fue el primero en avistar el Nuevo Mundo en la primera expedición de Cristóbal Colón. El premio lo ha recibido en esta ocasión el marinero Jesús Cabañas. Con las primeras luces del alba del 4 de abril, avistó tierra por la amura de babor, distinguiendo la isla Anguilla.


Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario