FIRMAS Salvador García

El porvenír de Punta Brava. Por Salvador García Llanos

Quieren hacer algo en Punta Brava. ¿Algo? Un estudio para la reordenación y la transformación del frente marítimo de este núcleo portuense, basado en una perspectiva sostenible y que englobe aspectos urbanos, paisajísticos y arquitectónicos.
Punta Brava no es cualquier barrio. Durante unos cuantos años fue avanzadilla de la lucha obrera y anticipo de la participación ciudadana que sustanció el reivindicativo movimiento vecinal de los setenta. Antes, fue desarrollándose casi de forma anárquica (la leyenda es que Isidoro Luz, siendo alcalde, regalaba los terrenos para que el necesitado afrontara la autoconstrucción de su vivienda) y allí donde había un lazareto (en realidad no se tiene constancia de un establecimiento sanitario para aislar a personas infectadas o sospechosas de enfermedades contagiosas) y un vertedero de residuos, donde a diario se quemaban toneladas, fue surgiendo un barrio con personalidad propia que se abrió al turismo después de haber visto satisfecha, con la primera corporación democrática (1979-83), la principal reivindicación durante décadas: una vía de acceso en condiciones, con seguridad para la circulación vial y peatonal. Cuando se consolidó Loro Parque, una atracción turística indiscutible, Punta Brava, que también se llamó María Jiménez y Washington en lenguaje popular, fortaleció su tejido social, incorporó espacios públicos, dotacionales, pequeños y medianos comercios.
Décadas después de que las primeras casas desafiaran la furia atlántica, el Colegio de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife y el Consorcio Urbanístico de Rehabilitación Turística se proponen ver cuál es el tratamiento más adecuado para este núcleo costero. Se supone que mediante la nueva Ley de Costas (no sabemos si favorecerá el alcance de la iniciativa) y con una solución definitiva en cualquier planeamiento de ordenación que se haga con vistas al futuro. Punta Brava es un núcleo urbano consolidado. Pero no es menos cierto que ciertas edificaciones están (estaban) afectadas al estar incluidas en lo que se denominaba demarcación pública marítimo-terrestre. Ello condicionó transacciones y hasta proyectos de reconstrucción o simplemente de reformas.
Un barrio netamente costero imprime personalidad y distingue a un municipio. Para lo bueno y para lo malo. De ahí que este estudio deba ser examinado con detenimiento por vecinos y agentes sociales. Entre los primeros, hay generaciones jóvenes, muy bien preparadas, herederas del mejor espíritu combativo de los habitantes del barrio y que ahora tienen la oportunidad de prolongarlo desde una óptica diferente, claro. Se propone un desarrollo sostenible en el que prime la clave paisajística, se lee en un sumario de una información periodística. Habrá que mirar muy bien esa vertiente sostenible. Si se quiere que el barrio resulte modélico, tendrán que esmerarse y poner mucho empeño. Hacer suyo, identificarse con el proyecto integral.
Que no ocurra como con tantas otras cosas en el municipio, donde el dejar hacer, dejar pasar resultó un sinónimo de pasotismo que sólo condujo a frustración, desencanto y descontento.

Es el barrio. Quien hacer algo. Es el futuro. No dejen que se esfume la oportunidad de poder participar para hacer algo propio. Sin la anarquía y sin las carencias de aquellos años.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario