FIRMAS

España se hunde, Portugal se ahoga. Por Joaquín Hernández

Los españoles y los portugueses tenemos más cosas en común que diferencias. Pese a los que siempre nos han querido separar,  de ambos pueblos, la gente ha reaccionado en sentido solidario, no sólo dándonos la máxima puntuación en el festival de Eurovisión que era el momento de exponente máximo del sentir Ibérico patriótico festivalero, también en el aspecto deportivo nos hemos alegrado del triunfo de los seleccionados de Portugal y España. Digo que tenemos muchas cosas en común que nos unen en la historia, por ejemplo la revolución de los claveles en el año 75 ejemplo de civismo y madurez de un pueblo machacado por la dictadura y el despotismo de políticos corruptos, que incluso nos sirvió de referencia para nuestra mal llamada “transición política española” hacia la democracia.

La entrada en conjunto en la Unión Europea fue otro de los hitos históricos más importantes de los dos países vecinos. Vivimos juntos días de vino y rosas, de sueños que se estaban realizando día a día. Los primeros países en Europa con libertad de tránsito, bastaba el D.N.I. para pasar de una a otra orilla, de una a otra calle. El portugués, al igual que el fado es melancólico y dulce, pero también sufrido y apasionado, por su tierra es capaz de enfrentarse contra los vientos y mareas de sus mares y montañas. España se hunde y Portugal se ahoga entre la miseria de una Unión Europea que nos desprecia y pisotea cada vez con más dureza.

Al igual que el Presidente Mariano Rajoy, el conservador portugués Pedro Passos Coelho se ha arrodillado ante Ángela Merkel, el FMI y el Banco Central Europeo. La política de lo absurdo aplicada en España es la misma que se aplica, incluso con más dureza en Portugal. Los portugueses con un salario mínimo de 485 € mensuales, una inflación galopante por culpa de una subida del IVA de más de un 300%, la caída de miles de pequeñas empresas ha ocasionado la perdida de cientos de miles de puestos de trabajo creando una situación de alarma social incontenible. La presión fiscal sobre el rendimiento en el trabajo de las personas ha subido más de un 40%, por otro lado el consumo se ha reducido a lo imprescindible para vivir. Al igual que en España la sanidad ha reducido sus prestaciones hasta niveles insospechados, la educación igual. En la piel de toro parece que se ha instaurado el hambre y la indigencia.

Aun así la tasa de paro obrero en el país vecino sigue estando por  debajo de la española, un 17,50%, pero el porcentaje dramático también está en la juventud con un 41% de jóvenes menores de 25 años en busca de futuro. ¿De qué futuro podemos hablar? Dominados por el poder financiero corrupto y el afán depredador e invasivo de Alemania y sus secuaces no nos quedará otra alternativa a portugueses y españoles que salir a las calles y declararnos en rebeldía, luchar juntos como lo hemos hecho en multitud de ocasiones, desde el Imperio Romano, pasando por el Reino Visigodo o la Guerra de la Independencia y por supuesto jamás nos hemos sentido enemigos y siempre hermanos. España se hunde y Portugal se ahoga, es hora de empezar a decir ¡No podemos consentirlo!

No debemos consentirlo nos obliga nuestra propia esencia como pueblo, nos obligan nuestros hijos, nos obliga nuestra tierra ganada a través de los siglos con esfuerzo titánico, demostremos que podemos parar la invasión que nos llega camuflada en forma de “guerra económica” para destruir el escaso estado de bienestar que, a fuerza de sudor y lagrimas, habíamos logrado conseguir.

España se hunde y Portugal se ahoga no es una frase hecha ni demagógica es la puta, cruda y sincera realidad, la piel de toro se desmorona. Soluciones tenemos, si queremos venceremos pase lo que pase y caiga quien caiga. No podemos mirar nuestro ombligo, estamos ante momentos decisivos y cruciales, propiciemos movimientos ciudadanos, plataformas cívicas, asambleas en pueblos y barrios, saquemos  de nuevo el espíritu de la revolución pacífica, volvamos de nuevo a tomar las calles, nuestras calles, defendamos lo nuestro, cambiemos el sistema de una Dictacracia europea a una Democracia real. Acabemos con la invasión depredadora de terroristas financieros y abandonemos cuanto antes la Unión Europea y volvamos a empezar de 0 pero olvidándonos de deudas ilegales e intereses usureros, empecemos de nuevo y esta vez más unidos que nunca.

3 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • España ha pasado del Franquismo a la Mafiocracia de la noche a la mañana, una mafiocracia en cual la base de la economia es el estilo Las Vegas, España convertida en un casino. Portugal hace muy bien en ser independiente de España porque de lo contrario lo que le espera es la mafia y la destrucción de su patrimonio nacional.

  • España y Portugal son parecidas, como lo somos de los franceses, de los alemanes y despues de los italianos, y algo mas lejos de los rusos y lituanos, pero si los tratas mas de cerca podran parecerte del pueblo de al lado.
    Fuera del euro la nada, fuera de Europa la muerte. En los 80 eramos mucho más que ahora, que no nos engañen, los que quieren separarnos de los demas europeos persiguen sus propios fines y nuestra perdición,. Los paises anglos y su patio trasero latinoamericano, economicamente no son amigos, ni neutrales, tampoco lo olvidemos . No olvidemos que en la idea de pueblo se ha trabajado en España durante 40 años para destruirla, cualquier concepto que se maneje a hoy en día esta tan manipulado, como tergiversado

  • por cierto soy godo retornado de canarias, y como dicen en canarias, «si los godos aqui estan bien es que algo va mal», Canarias la venezolana, canarias la bolivarista, guardo lo que alli he apendido como advertencia a iberos y demas europeos, que no debe de olvidarse