Sin categorizar

¿Aerocanarias?

Juan Carlos Díaz Lorenzo/Foto: preferente.com.- Hemos leído la exclusiva que publica preferente.com que, con todo el respeto que nos pueda merecer una iniciativa privada en el transporte aéreo, la vemos inviable. ¿Por qué? Por lo ambicioso de sus pretensiones: capital canario, una inversión de 40 millones de euros y una flota compuesta por aviones Embraer ERJ-170, Airbus A-320 y Airbus A-330, con la finalidad de crear un “hub” en Canarias para el corto, medio y largo radio.

Lo curioso del caso es que “la presentación de la aerolínea está programada para dentro de pocas fechas, aún a la espera de obtener el AOC y los permisos europeos”. La iniciativa pretende llenar el hueco de la desaparecida Spanair e Islas Airways. Con los aviones ERJ-170 pretenden volar entre islas e incluso a la Península en líneas que no sean de alta densidad; con la flota A-320, a destinos medios y con la flota A-330, cruce del Atlántico y mercado nórdico.

No se trata de una “low cost”, agrega la información. Sinceramente, no lo creemos. Cada cierto tiempo aparecen noticias de este corte que luego se disuelven en el éter. Tal y como están las cosas, ¿una inversión de 40 millones de euros?, ¿capital canario?, ¿volar entre islas con aviones reactores?, ¿y las obligaciones de servicio público? … Hace tiempo que nos hemos vuelto aquinianos para estas cuestiones. Y si nos equivocamos, no tendremos inconveniente en reconocerlo.

Algunas iniciativas para el transporte aéreo interinsular, con una inversión factible, están latentes pero no consiguen remontar el vuelo. Hay monopolio de facto de la marca comercial Binter para rato. Porque, ya sabemos, Naysa y Canair son dos compañías “low cost” salariales al servicio de la primera. Mientras tanto, un vuelo La Palma-Gran Canaria-La Palma está disponible a la módica cantidad de algo más de 120 euros para el próximo fin de semana. Es decir, más caro que viajar a Madrid.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario