Canarias Comunicación Internet Moda SOCIEDAD

MODA. José Luis Díez, un periodista con smoking. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Afirma que el color negro no le gusta y que el smoking no es su prenda favorita, pero en cambio ha sido su blog, ‘Esmoquin Room’, el que le ha abierto las puertas del éxito en el mundo de la moda. Con más de 30.000 visitas cada mes, su bitácora personal -inserta en la revista ‘GQ’ perteneciente al grupo editorial Condé Nast, que tiene entre sus cabeceras a importantes magazines como ‘AD’, ‘Glamour’, ‘SposaBella’, ‘Vanity Fair’ o ‘Vogue’, entre otras- es una de las más seguidas de la blogosfera en cuanto a tendencias y estilos.

José Luis Díez es un hombre joven, alegre y defensor a ultranza de los principios que sustentan al periodismo: informar con rigor y seriedad. Pese a que se ha especializado en el mundo de la moda como editor de la revista GQ y se codea con importantes firmas y diseñadores nacionales e internacionales, en cambio asegura que no es un fashion victim, aunque tenga un peculiar estilo a la hora de vestir en el que combina lo clásico con ese toque chic que le da el color y los complementos que luce. Es, como el mismo se define, “un periodista al que le gusta la moda”.

“Soy de los que considera que en la moda masculina todavía hay mucho que decir. Me encanta investigar y descubrir nuevos talentos, recuperar otros olvidados y poder aportar mi punto de vista más personal sobre el estilo masculino”, afirma el periodista en su blog. Un rincón online por el que navega entre sus dos pasiones: el periodismo y la moda.

Recientemente, Díez acudió como invitado de lujo a las Jornadas de la Moda de Tenerife que organizó el Cabildo Insular y, entre desfile y desfile, nos concedió una entrevista en exclusiva en la que pudimos descubrir un poco más sobre el secreto de un éxito envuelto entre letras, estilo y glamour.

El periodista de moda, José Luis Díez, durante su reciente visita a Tenerife. / Foto: David Domínguez.

José Luis Díez se ha especializado en moda masculina. Su blog ‘Esmoquin Room’, inserto en la revista ‘GQ’, es de los más seguidos de España

-Tu blog es uno de los pioneros en España especializado en moda masculina. ¿Por qué te decantas por el hombre?

-Comencé a trabajar en ediciones Condé Nast en el año 2007. En ese tiempo estaba terminando un máster en gestión de moda, ya que siempre me ha atraído este sector. Cuando empecé en esta revista no había casi nadie en España dedicado a analizar la moda masculina, aunque ahora ya hay muchos más. En cambio, sobre moda mujer había muchísima gente que escribía y por eso opté por especializarme en moda masculina. Es un mundo donde hay maravillas y si analizas los datos económicos de las grandes firmas, el futuro de la moda está en el hombre. Hasta hace poco tiempo era un cliente casi olvidado por las marcas, pero ha ido creciendo en los últimos años y es un campo que no está tan agotado como el de la mujer. Por ello, la idea de hacer un blog de moda hombre surgió como una manera de dar a conocer mi punto de vista más personal al respecto. Creo que estamos viviendo un momento muy importante en la moda, porque el hombre esta empezando a tomar un papel cada vez mas destacado en cuanto a tendencias. Poder participar como periodista de este resurgir es algo apasionante.

 -Te formaste en la Universidad de Navarra, aunque al terminar tus estudios das el salto a Madrid ¿La moda tuvo algo que ver?

-Estudié Periodismo en Navarra, aunque me especialicé en Comunicación Audiovisual porque me atraía mucho el mundo de la televisión y de la radio. En la facultad tuve la suerte de poder enfocar mi vocación hacia este camino, más que al cine, aunque en un principio lo que quería era hacer periodismo cultural. Me interesaba la moda, pero empecé a especializarme en arte y tendencias e incluso cuando realicé las prácticas, tanto en Radio Universidad de Navarra, en Telecinco o en RNE donde trabajé con Pilar Socorro y Manolo Ferrera, siempre estuve en programas culturales. Pero, pese a ello la moda siempre la tenía presente y me interesaba mucho este mundo. Creo que el destino me fue llevando hacia este sector y cuando comencé a trabajar en el portal de GQ lo hice ya en moda. Estoy convencido de que fue el destino el que me mandó ahí. Como decía Picasso cuando llegue la inspiración que me pille trabajando.

-¿Cuál es el secreto del éxito de ‘Esmoquin Room’?

-No sé si he hecho algo especial para que mi blog tenga tanto éxito, pero siempre he creído que las tendencias en moda son una parte muy interesante de nuestra sociedad y hay que hablar de ellas. No obstante, reconozco que lo que verdaderamente me atrae es la parte histórica de la moda. Ponerme delante de libros a investigar sobre el origen de prendas o estilos me apasiona.

-¿Es tan importante la moda para llegar a escribir sobre ella?

-Considero que no es tan importante como pensamos, pero a la vez tiene un peso vital sobre la sociedad y la economía de un país, pues es un sector que mueve y da de comer a muchísima gente. No hay que olvidar que una de las personas más ricas de Europa es un empresario de moda y que entre los hombres más influyentes de España hay varios empresarios del sector. Aparte la moda es una de las necesidades básicas del ser humano, pues entre comer y dormir bajo un techo está el vestirse. Las tendencias son más triviales, pero el hecho de cubrir tu cuerpo con ropa es algo innato en el ADN del ser humano. Además, la moda es un lenguaje, la primera imagen que das de ti a otra persona y la que te hace diferenciarte del resto. Por tanto su factor psicológico también hay que tenerlo en cuenta.

-¿Crees que el hombre se atreverá algún día a dejar de ser tan clásico a la hora de vestir?

-El hombre seguirá siendo clásico, pero ese clasicismo se puede reinterpretar y actualmente hay muchas marcas que lo están haciendo en sus propuestas. Se puede ser moderno sin tener que llegar a ser hortera y hoy en día las firmas son conscientes de que está renaciendo un gran interés por la moda entre los hombres. El varón ha pasado de esperar sentado en el salón de su casa a que llegue la mujer con las compras hechas. Ahora es el que sale de tiendas y a comprarse, incluso, su ropa interior, lo cual es un gran paso (risas). Cada vez se interesa más por la moda y ya no predica con me pongo lo que quieras sino lo que yo quiero, un cambio que además está cobrando mucha fuerza entre los adolescentes.

-En cambio, la moda mujer es la que continúa moviendo el motor de las firmas, quizás por ser más consumista…

-Bueno, no hay que olvidar que el hombre fue el primer cliente de la moda y hasta el siglo XIX era el que marcaba las tendencias a seguir. El rey Luis XIV era un icono y la nobleza se vestía según lo que el usaba, no por lo que se ponía la reina. Es cierto que con el paso de los años la moda fue centrándose más en la mujer, pero como escaparate económico del hombre, que comenzó a tener un papel de negociante y a volverse más serio a la hora de vestir, dando lugar al dandismo entre otras tendencias. Ya en el siglo XX surgen nuevos ídolos de moda masculina, como Gary Cooper o Clark Gable, ídolos de la elegancia clásica que después quedó relegada. Afortunadamente, en pleno siglo XXI, el hombre está volviendo a ocupar ese papel protagonista en moda que había dejado de lado.

-¿Las marcas están viendo un nuevo nicho de mercado en el hombre?

-Cada vez hay más firmas que quieren vestir al hombre. Lo hemos visto con marcas low cost, más centradas en la moda streetwear como Blanco o Mango, e incluso con diseñadores reconocidos españoles como Victorio y Lucchino, García Madrid o Roberto Etxeberria. Igualmente, a nivel más internacional Brioni cerró su división de mujer para centrarse en el hombre y Berluti se ha especializado en ser la firma por excelencia de zapatos de lujo para el hombre. También, Balenciaga ha incorporado la moda hombre en su tienda de París, entre otras más firmas.

-Imagino que al escribir sobre moda en una de las revistas más reconocidas del sector las firmas te tendrán algo mimado…

-La verdad es que mi armario está repleto de todo, cosas que me gustan y cosas que no. Pero creo que toda empresa dedicada a la moda tiene que necesitar de un experto en comunicación que identifique bien sus target. En mi caso soy de los que valoro mucho el trabajo de la gente y aunque me regalen algo que me pueda gustar más o menos pues siempre intento informar con rigor. Pero si quiero dejar claro que yo no escribo para que me regalen nada. Antes que nada soy periodista y lo que me gusta es escribir.

Cree que las firmas deben aprender a gestionar la información, pues aunque hay bloggers celebrities no pueden olvidarse de que también hay periodistas

-¿Qué opinión tienes sobre el boom de blogs de moda en España?

– Cualquier persona tiene derecho a la libertad de expresión y para eso están los blogs, pero no creo que deba ser sinónimo de que todo el mundo tenga derecho a informar. Una firma o marca no tiene porque suministrar información a cualquiera y en este caso un blogger no puede utilizar un medio para hacer una crítica sin más, pues siempre debe sostenerlo sobre un argumento. En mi caso soy periodista y mi deber es informar. Porque me caigas mejor o peor no tengo porque traducir mi simpatía o empatía en la información que elaboro y esto es algo que ahora estoy viendo mucho, tanto en blogger como en periodistas. En el momento bloguero que estamos ahora viviendo hay gente que lo está haciendo muy bien y comunicando con rigor, pero en cambio hay otros que utilizan su blog para criticar, hacer daño a la moda o convertirse en protagonistas de la noticia.

-¿Quieres decir que hay mucho blogger jugando a ser periodista?

-Cualquiera lo que se busca es sobrevivir y si puedes acceder a una fiesta o a un desfile determinado aprovechándote de ser blogger pues es ley de vida. No obstante, no veo tanto el problema en los blogs como en las marcas, que en definitiva son las que tienen que saber gestionar la información que dan y a quién se la dan.

José Luis Díez, en la portada de su blog ‘Esmoquin Room’.

-Pero desde hace cierto tiempo vemos como bloggers y periodistas de moda comparten espacio en desfiles e incluso, en algunos casos, hasta se les da más importancia que a la prensa…

-Es cierto que hay muchos blogueros celebrities y las firmas los tienen muy en cuenta a la hora de utilizarlos como canales de información. Pero también hay periodistas y de eso no pueden olvidarse. Es a lo que me refiero sobre las marcas, que deben aprender a gestionar sus medios. Un blogger puede dar un mensaje, pero si no llega a nadie no sirve de nada.

-¿Cuál es la clave entonces del buen periodista de moda?

-La clave del periodismo, sea en la especialidad que sea, es la misma. No hay que casarse con nadie y lo que vale es tu agenda y el saber informar con rigor. La prensa ha sido y debe seguir siendo el cuarto poder y, en mi caso, la posibilidad que tengo de ayudar a publicitar a nuevos talentos en moda que no tienen otra forma de hacerlo es algo que me encanta. En este sentido, creo que el compromiso con esta gente nueva es un deber que tenemos los periodistas especializados en moda.

-¿De tantas entrevistas que has realizado a diseñadores famosos, con cuál te quedarías?

-Mi pasión es Christopher Bailey, director creativo de la firma Burberry. Recuerdo que un día me enteré de que venía a inaugurar una tienda en Madrid y pedí una entrevista a través de su agencia, pero me dijeron que estaba muy ocupado y que intentara ir a la inauguración a ver si tenía suerte. Cuando iba de camino me crucé con el en un paso de peatones de la calle Serrano y como buen periodista lo asalté y quedamos para la entrevista, aunque solo pude hacerle tres preguntas. Al año siguiente me invitaron a una fiesta en Londres y de repente apareció. Le saludé y me reconoció al instante, diciendo que era su amigo español. Fue muy gratificante.

-¿Estás inmerso en algún proyecto futuro?

-Ahora mismo no. El futuro, tal y como está el panorama, es intentar seguir en la misma senda, que hoy en día ya es mucho. Pero, sobre todo quiero continuar informando y ayudando a promocionar a los nuevos diseñadores que están surgiendo. En el caso de España, la cantera es impresionante y el nivel altísimo, con colecciones que sin dejar de tener ese punto comercial están llenas de frescor, algo que no se había visto antes y que habla del futuro de la moda para el hombre.

El editor de moda afirma que la moda hombre es el futuro de las firmas. / Foto: David Domínguez.

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario