FIRMAS Salvador García

Cuando la radio puso el «no hay billetes». Por Salvador García Llanos

“La radio logró que el sábado por la noche, en el “estudio” del hotel “Botánico”, se viviera un programa distinto: con ‘charmé’ y con los ‘monstruos sagrados’ de sus cadenas. Fue bueno que ninguno quisiera imponer su figura. Por eso, aplaudía el respetable…”.
Es un fragmento de la crónica que publicó Diario de Avisos en marzo de 1983, a propósito del homenaje tributado al medio en el marco de las “Cenas del Botánico”, promovidas por la que entonces era la responsable de relaciones públicas del establecimiento, Carmen García de Vinuesa, aún en activo en distintas cadenas de televisión. “Que viva la radio”, tituló el rotativo en primera página con una foto en la que podía verse a Eduardo Sotillos, entonces portavoz del primer gobierno de Felipe González, y al alcalde del Puerto de la Cruz, Francisco Afonso.
Carmen García de Vinuesa había logrado reunir a Alejo García y a Luis del Olmo; a Fernando G. Delgado, que ejercía como director de Radio Nacional de España; a Basilio Rogado y a José María de Juana, que presentó y moderó el coloquio. “La radio puso el “no hay billetes”, era el titular de la citada crónica. Su primer párrafo era revelador:
“Había que ver la cara de Carmen García intentando convencer a todos cuantos querían estar cerca de la mesa que iba a ser ocupada por las voces de los ‘monstruos’. La cosa se desbordó, en serio, de manera que el aperitivo hubo que servirlo en uno de los espaciosos salones de la primera planta del hotel”.
No se había cumplido un mes de la expropiación de “Rumasa”, de ahí que en la información se aludiera al hecho: “A alguien se le ocurrió plantearse qué sensación se tenía cenando en un  hotel cuya empresa había expropiada por el Gobierno. Y es que por allí andaba Eduardo Sotillos, portavoz del gabinete González, preocupado –junto a Paco Afonso- por el pronunciamiento del TrIbunal Constitucional sobre las elecciones locales. Sotillos quiso ser uno más y se sentó junto a Daniel González, uno de los hombres fuertes de “Hotasa”.
Hubo también nutrida presencia de medios tinerfeños: “La radio tenía que hacer honor a la convocatoria y las emisoras tinerfeña cumplieron con creces. Radio Popular y RadioCadena transmitieron en directo. Radio Nacional y Radio Club Tenerife grabaron para emitir el coloquio con posterioridad. Había micrófonos por todos lados y los camareros, los gentiles camareros del “Botánico”, hicieron esfuerzos y equilibrios para no enredarse con el entramado de cables. Consolas y equipos de transmisión sustituyeron a los habituales utensilios en la barra del ‘grill’ del hotel”.
Fue, por lo que se relata, una noche netamente radiofónica: “La radio demostró que apasiona y que el gran público se siente cada vez más atraído por quienes a diario informan, divierten y entretienen”.
Una noche de confesiones: en el coloquio, se reveló que Alejo García y Luis del Olmo se llaman por teléfono a diario y sus relaciones, por tanto, eran cordialísimas: “Aunque discrepan, como hicieron, por el carácter más o menos “parado” del sustituto del conductor de “Protagonistas”. Con Basilio Rogado, autor de “La prensa del silencio” y posterior director de la revista Interviú, “la gente se divirtió de lo lindo. Con sus ocurrencias y sus diplomáticos “cortes”. Alejo García, dice la crónica, exclamó muy convencido: “¡Yo soy de derechas!”.
Fue el coloquio más largo de cuantos habían seguido a las “Cenas del Botánico” que cumplían entonces su primer aniversario, “de lo que deben sentirse orgullosos sus promotores -recogía la información-, aunque pasen malos tragos, sobre todo cuando temen que el asunto se politice y no llueva a gusto de todos”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario