Sin categorizar

Investigadores de la ULL diseñan un programa de telesalud para tratar la agorafobia a través de Internet

Elblogoferoz.-Investigadores de la Universidad de La Laguna, dependientes del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos, han diseñado un programa de telesalud que a través de Internet trata a los pacientes con agorafobia. El programa, liderado por el catedrático Wenceslao Peñate, se inició en 2009 con un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Consiste en poner en práctica y comprobar la eficacia de un programa para el tratamiento de la agorafobia vía Internet (doctoragora.com/demo), apoyado en estímulos virtuales.

Estos programas se conocen como telemedicina, telepsicología o, más genéricamente, telesalud. Doctoragora.com/demo, que consta de once sesiones, tiene una orientación cognitivo-conductual y está basado en las guías clínicas que se ha derivado de los tratamientos eficaces.

La aplicación de los programas de telemedicina a la agorafobia están especialmente indicados por la propia naturaleza y sintomatología del trastorno. En los casos más graves, las personas con agorafobia crónica terminan recluidos en sus casas, relatan los investigadores de la ULL. De esta forma, la propia sintomatología del trastorno evita que la persona acuda a una consulta externa, por lo que un programa de telesalud puede ser una alternativa interesante. Si a estos datos se unen circunstancias como la lejanía geográfica, la no disponibilidad de tiempo para consultas externas o el propio estigma de los problemas mentales, un programa vía web puede ser una buena solución, añaden.

La agorafobia es un trastorno mal conocido, realmente es «miedo al miedo». Las personas con agorafobia no soportan que les pueda ocurrir algo en una circunstancia que no puedan controlar, relata Wenceslao Peñate, por lo que automáticamente empiezan a sentir síntomas relacionados con el ataque de pánico, como taquicardias, mareos, tensión muscular o hiperventilación. Se trata además de una de las fobias que producen mayor gasto sanitario.

En el caso de la agorafobia crónica (dos años o más de evolución del trastorno),  la terapia cara a cara suele generar un importante número de abandonos (o de rechazo directamente), prosiguen los investigadores, ya que una de las partes más importantes de la terapia que es la exposición a los estímulos fóbicos (el elemento central de sus problemas) suele ser foco de una gran evitación, llegando las personas a recluirse, en los casos más graves, en sus hogares.

El aplicativo de teleasistencia diseñado por investigadores de la Universidad de La Laguna está fundamentado en técnicas de exposición aproximativa, es decir, se enseña al paciente a perder sus miedos de una manera progresiva, de forma  que el proceso se adapte a sus características personales, contando en todo momento con la ayuda y consejo del terapeuta de manera telefónica o por correo.

Para conseguir todo esto, el programa cuenta con varios recursos: primero se le enseñará a la persona a entender qué es la agorafobia, el origen y cómo se ha desarrollado. Más tarde se ponen a disposición varias técnicas de relajación para que la persona elija aquella que le resulte más cómoda y que se adapte mejor a sus necesidades. A continuación la persona se descargará una serie de escenarios virtuales, con los que de manera progresiva irán exponiéndose a las situaciones que les causan miedo sin necesidad de salir de casa.
El uso de la realidad virtual para la evaluación y, sobre todo, el tratamiento de varios trastornos psicológicos está hoy día bastante extendido, apuntan los expertos. La idea de utilizar tecnologías de realidad virtual para el tratamiento de los trastornos psicopatológicos fue concebida por primera vez en el Human-Computer Interaction Group de la Universidad Clark de Atlanta, quienes acuñaron el término Terapia de Exposición a Realidad Virtual (TERV), tratando con esta técnica la fobia a volar en un diseño de caso único y con resultados clínicamente significativos.
Si bien en sus comienzos los tratamientos de los trastornos fóbicos con TERV se realizaban en diseños de caso único, los buenos resultados favorecieron que investigaciones posteriores incrementaran el tamaño de las muestras experimentales y de los estímulos fóbicos a tratar, hasta alcanzar hoy día todo a prácticamente todo el espectro de fobias (fobia social, claustrofobia, a las serpientes, al transporte aéreo, agorafobia…).
En acceso al programa Doctoragora es realmente sencillo y puede hacerse desde cualquier ordenador con conexión a Internet. Su acceso es gratuito y su manejo es por medio de menús interactivos, lo que hace que navegar por el programa sea algo realmente cómodo.
Las personas interesadas pueden contactar con el centro de investigación de la Universidad de La Laguna y, si cumplen los requisitos, se les facilitará el acceso al programa y contará con el asesoramiento de un terapeuta especializado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario