Canarias Sanidad SANTA CRUZ SOCIEDAD

Empeora la salud de Rosy Cubas, la tinerfeña que lleva 22 días en huelga de hambre para exigir una sanidad «digna»

Elblogoferoz.- Rosi Cubas es una tinerfeña de 65 años, discapacitada, que lleva desde el pasado 28 de febrero en huelga de hambre para exigir un compromiso por escrito de los responsables políticos por una Sanidad pública digna, gratuita y de calidad. Más de 20 días en huelga se cumplen ya y Rosi se siente bastante débil, con vómitos y otros síntomas propios de los muchos días que lleva sin comer nada, temiendo todos que pronto pueda entrar en shock si sigue sin comer.

Desde la Confederación General del Trabajo (CGT) advierten del empeoramiento del estado de salud de la activista. «Esta luchadora reclama una sanidad digna en las Islas, ya que las listas de espera y los continuos recortes en esta materia, han provocado serias dificultades a la población para acceder a una atención sanitaria de calidad. Una experiencia personal en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria fue la que le empujó a Rosy Cubas a iniciar esta lucha. Esta compañera comprobó en sus carnes el estado del área de Urgencias de este centro hospitalario tras ser atendida de forma negligente, a su juicio», explica el sindicato.

Entre sus reivindicaciones, indica la CGT, también destaca la solicitud ala Consejería de Sanidad de dotar convenientemente el servicio de Urgencia de La Candelaria, dado que pudo ser testigo directo de la masificación del área y la falta de recursos materiales para atender a los pacientes. Otras de las demandas de Rosy son las de “terminar con las larguísimas y dolorosas listas de espera sanitarias, que acaban por cronificar a los enfermos, cuando no con su fallecimiento; que se de prioridad a los centros públicos y que ningún paciente sea trasladado a un centro privado sin su previo consentimiento; y que se lleve un control periódico de los centros sanitarios públicos, al objeto de comprobar que funcionan y son utilizados con todas sus capacidades”, entre otras reclamaciones.

La CGT vuelve a insistir al Gobierno de Canarias que «atienda las demandas de esta activista y se preocupe por su estado de salud. Esta organización teme que la patología que padece, agravada por la falta de alimentación, traiga consigo un desenlace fatal del que será único responsable el Ejecutivo de Paulino Rivero».

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario