FIRMAS

Nos dominan las tecnologías. Por Efraín Medina

Mi reflexión de hoy. Queridos amigos y amigas.

Definitivamente me encantan las nuevas tecnologías. Yo reconozco que siempre he sido un poco ”renuente” a ellas, pero, una vez que te acostumbras, es un mundo apasionante que debes dominar tú y que no te dominen las tecnologías a ti.

¿Y cuando te dominan las tecnologías?:

Creo que, por ejemplo, cuando vas conduciendo y miras el whashap o, incluso, lees los Correos. Yo tengo algunos amigos que “me ponen negro” porque son capaces de conducir, atender el iPhone 5 y contestar los mensajes.

Es increíble pero les puedo asegurar que así es.

Si en la mañana te levantas y antes de ir a soltar el primer ”pipí” miras primero el whatsapp por sí durante tus horas de sueño alguien te ha mandado mensajes a horas intempestivas, estás en peligro. Te domina la tecnología.

Si antes de cepillarte los dientes tienes que mirar irremediablemente el iPad para ver el Twitter y contestar, peligro, te domina la tecnología.

Si miras más de diez veces al día si tienes nuevos seguidores en Twitter, facebook u otra red social o le preguntas a algún amigo/a cuantos seguidores tiene y, en caso de tener más que tú te entra una ”cierta envidia”, peligro. Te domina la tecnología.

Si cuando vas al baño a hacer tus necesidades en vez de llevarte el periódico o la revistas del corazón te llevas el iPad o el iPhone y te puedes estar unos 22 minutos más después de haber ”evacuado”, peligro. Te domina la tecnología.

Si vas a un restaurante con varios amigos y llega el camarero a tomar el pedido y ninguno atiende porque estamos todos absortos contestando los mensajes, peligro. Te domina la tecnología.

Si has olvidado el teléfono móvil en tu casa y te has regresado después de haber circulado cinco o más kilómetros, peligro. Te domina la tecnología.

Si estás jugando un partido al pádel y cada diez/ doce minutos vas a mirar tu teléfono, peligro. Te domina la tecnología.

Si vas caminando por Candelaria y puedes estar andando y mandando whashap a la vez, peligro, te domina la tecnología y te puedes dar un ”taponazo” contra la farola.

Si estás encerrado en el Vaticano para elegir al nuevo Pontífice y te entra de repente ”un ataque de ansiedad” porque no tienes tu iPhone 6, peligro. Te domina la tecnología.

Si antes de aterrizar en un vuelo donde nos dicen que tenemos que tener los teléfonos móviles apagados hasta llegar al edificio terminal, y ya lo tienes encendido y le has mandado un mensaje a tu hermano diciendo que ya llegaste, peligro. Te domina la tecnología.

Si puedes tener más de seis ventanas abiertas a la vez en tu iPad y estar pendientes de todas ellas, peligro. Te domina la tecnología.

Si todos los días miras el App Store para actualizarlo. Peligro porque te domina la tecnología.

Si tienes en tu IPhone más de cincuenta ventanitas y cada vez que te dicen que un programa es gratis tú te lo bajas, no importa de lo que sea, peligro. Te domina la tecnología.

Si te cabreas por dentro y por fuera y te pones de ”mala leche” cuando llegas a algún sitio y no hay Wifi ni cobertura, peligro. Te domina la tecnología.

Tengo amigos que son expertos en saber en qué sitios hay Wifi en Santa Cruz y dónde no existe.

Pues yo debo reconocer que en algunas cosas, soy un esclavo de la tecnología. Bueno, realmente esclavo no, porque disfruto de ellas. Disfruto investigando, navegando cuando tengo tiempo, averiguando en Twitter, colgando mis reflexiones, analizando y enterándome de lo que pasa en el mundo a tiempo real.

Muchos a veces también espiamos (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra) je, je, je. Y yo creo que es bueno. Si no quieres ser espiado pues no escribas nada. Al final, todos somos un poquitito ”ciber-cotillas” ¿A qué sí?

Y muchas veces, los que nos espían piensan que lo que escribimos, (si es alguna indirecta o frase rebuscada) se lo dedicamos a ellos.

Un amigo mío informático me enseñó un programa donde me dice quiénes visitan mi Facebook y cuántas veces entran al día, cuánto tiempo están en mi página, etc.

Pues el otro día pude comprobar (casi nunca miro ese programa) que una señora había entrado en mi Facebook en menos de seis horas, 18 veces. Yo pensé !qué raro!, nunca me ha puesto un ”me gusta”.

Pues tenemos que vivir con estos avances tecnológicos, saberlos utilizar, tener tiempo para nosotros, no despreciar nunca una buena conversación aunque la del whashap sea más interesante y disfrutar.

Todo ha cambiado, lo que no sabías de alguien alguna red social te lo cuenta.

Tenemos que disfrutar las nuevas tecnologías. Saberlas disfrutar.

Yo, en algunas cosas reconozco que me dominan aunque todavía no es grave.

Saludos a la señora.

Buenos días amigos y amigas.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario