FIRMAS

En huelga de hambre para que le devuelvan su puesto de trabajo. Por Belén de Vil

¿Les suena Miriam Pérez Mendoza? Vale, ¿Y si les digo que fue juzgada hace poco, junto con su hermana Conchi, por participar en una protesta contra la reorganización, ejem, de las guaguas de Santa Cruz de Tenerife y salió absuelta? Sí, es esa mujer que llevaron detenida por una presunta falta, que no un delito, lo que no es muy legal, y que se pasó, pese a que la acusaban de una falta, unas horitas en los calabozos.

Pues, Miriam se pone en huelga de hambre. Lo va a anunciar este martes en rueda de prensa y no por echarle un pulso a Dámaso Arteaga, nuestro flamante concejal en el Ayuntamiento que se ocupa de eso de los servicios públicos, que el pulso ya se lo echó hace meses, sino en defensa de su puesto de trabajo, el que tenía en UGT, y que considera que le ha sido injustamente arrebatado.

Miriam, activista en pro de derechos y creadora de ParadosUnidos, defensora de animales incluso los erguidos de dos patas, se mostró muy crítica con los despidos llevados a cabo en UGT-Canarias, cuando 14 trabajadores, 12 de ellos mujeres, fueron echadas de patitas a la calle. Ahora espera la resolución de un procedimiento contencioso que no acaba de tener fallo.

En un comunicado publicado en su muro de facebook (les facilito el enlace, por si se quieren solidarizar con ella. Pinchen –>aquí, plis), Miriam afirma lo siguiente. El guante les recomienda la lectura. Es contundente en frases como Jamás en mi vida he renunciado al derecho a mi dignidad y eso implica mucho más que sobrevivir”, o

“Ha llegado el momento. 

Alguna vez he explicado en esta red mis reflexiones personales sobre la situación dramática que tantas personas estamos viviendo. El paro, los desahucios, la precariedad, el hambre, la incompetencia, y corrupción de los gobernantes, la complicidad necesaria de algunos agentes sociales y, sobre todo, la impunidad de las grandes fortunas nos han llevado a un callejón oscuro y sin salida.

Como tantos y tantas, me siento atrapada por las circunstancias en que vivo, o, más bien, en que malvivimos.

Ya lo he dicho muchas veces y los que me conocen lo saben bien, no estoy dispuesta a perder, más aún, sin luchar hasta el final.

He tomado una decisión que no es casual, que no es fruto de un momento de locura, es la única forma que se me ocurre para continuar en el camino de la lucha, para no rendirme, para no claudicar ante un futuro de pobreza augurada.

Caminamos como zombies, como si ya estuviéramos muertos, como si ya nos hubieran dado el tiro de gracia o esperando a que nos lo den y acaben con nuestro sufrimiento. 

Pues bien, jamás en mi vida he renunciado al derecho a mi dignidad y eso implica mucho más que sobrevivir, mucho más que ir saliendo adelante con la ayuda de la familia, de los amigos y amigas, de las personas solidarias, de las posibles ayudas caritativas que nos ofrezcan.

El derecho a mi dignidad comprende tener empleo, una vivienda digna, el derecho a la salud, a la defensa y la protección social, a la educación y a tantos otros aspectos fundamentales en nuestra vida.

Conozco a demasiadas personas que ya se han rendido, que ya han cedido ante los ataques violentos de un sistema que es perverso y nos pervierte”.

En el mismo muro de facebook, Miriam añade el comunicado que ha remitido a los medios de comunicación y a diferentes movimientos sociales, organizaciones sindicales, políticas y personas a título individual. Esta vez es el Bic el que les pide que lo lean, porque se aclara el por qué de la decisión tan radical de esta mujer, que sabía que era molesta en su puesto de trabajo. ¿Quizás por que se negó a firmar algunos documentos? Es solo una pregunta, una duda existencial, como diría Don Pepito.

“El presente comunicado pretende explicar un caso muy concreto y personal de reivindicación por el empleo y la dignidad.

Por ello va dirigido a personas a título individual pero también a diferentes organizaciones, asociaciones y movimientos sociales que actúan en ámbitos variados y que trabajan por múltiples reivindicaciones que consideran justas.

La persona que lo suscribe les presupone y reconoce, de antemano, una implicación por la justicia social y por el derecho al empleo digno. Es por ello que les envía el documento con la esperanza de que, de la manera que puedan, si así lo desean y deciden, la apoyen en su lucha por recuperar su puesto de trabajo.

Miriam Pérez Mendoza, trabajadora que prestó servicios como administrativa en el despacho de abogados de UGT-CANARIAS en Santa Cruz de Tenerife, durante 15 años consecutivos, fue despedida en junio de 2010, mediante un ERE. 

La trabajadora sostiene que dicho ERE se gestó y llevó a cabo de forma irregular, dado que se fundamentó en motivos económicos por parte de la organización sindical pero que fue, en realidad, una “limpia” que conjugó dos aspectos:

1º.- La persecución y acoso hacia su persona, como sindicalista y activista social, en muchas ocasiones crítica y molesta para los líderes dirigentes del sindicato UGT en Canarias y en el resto del estado español.

2º.- La eliminación de trabajadores/as más débiles y/o resignados/as que se preveía que nunca reclamarían contra su despido. 

Amparados de forma sibilina y contraria a la ideología del sindicalismo de base que dicen defender, desde UGT usaron para su beneficio una legislación laboral que la propia organización sindical siempre criticó en todos los foros, entrevistas, debates y actos públicos en donde hicieron aparición.

Sin reparo alguno, llevaron a cabo un ERE de despido contra 14 trabajadores y trabajadoras, de los/as cuales doce son mujeres y dos son hombres. Este hecho siempre se definió y denunció públicamente por la trabajadora como un atentado contra los derechos fundamentales y la igualdad de las mujeres. 

Esta trabajadora, asesorada por sus abogados, ha llevado a cabo las acciones legales oportunas contra el mencionado ERE. Las mismas fueron presentadas ante las autoridades competentes en la materia. Aún así es de tener en cuenta que, al final, las mismas solo han derivado en un procedimiento contencioso que se eterniza sin respuesta, ni solución alguna por parte de la justicia.

Por tanto, son estos algunos de los motivos por los que Miriam Pérez Mendoza ha decidido iniciar una FUERTE PROTESTA, con carácter indefinido y con el objeto de exigir a UGT-CANARIAS y a UGT-ESPAÑA la inmediata readmisión a su puesto de trabajo. 

Dicha protesta consistirá en acampar delante de la puerta principal de la Casa Sindical y comenzar, ese mismo día, una huelga de hambre hasta conseguir el objetivo buscado”. 

El guante les seguirá informando. Mañana es un día fuerte para esta mujer. ¿Lo mejor de su mensaje? Que no se conforma.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario