Canarias Carnaval Moda SANTA CRUZ SOCIEDAD

MODA. Expedita Hernández, la reina de la fantasía. Por Mónica Ledesma

La inspiración africana con piezas recicladas dio a Expedita la primera dama del Carnaval tinerfeño. / Foto: William Rodríguez.

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Retales e hilos de colores se fundían sobre el blanco suelo de la casa de su tía, dedicada al noble oficio de modista. El viejo pedal de la máquina de coser marcaba el paso de las horas de aquellas tardes del frío invierno en Agua García, cuando siendo aún una niña jugaba a vestir a sus muñecas con los trozos de tela que iban cayendo a su alrededor. Eran los años 50, otros tiempos y otra forma de vida que discurría lentamente entre la pequeña huerta familiar y el enorme camión de su padre con el que transportaba materiales para la construcción. Era una niña feliz, pero aún sin saber que sus tardes de juego junto a su tía Adoración terminarían siendo la sabia de la que sería su futura profesión.

Expedita Hernández lleva casi toda la vida en el mundo de la moda, aunque su apogeo como diseñadora de fantasías para el Carnaval tinerfeño llegaría envuelto en sueños e ilusiones años más tarde. “Empecé con 18 años a coser, pues cuando salía de estudiar del instituto Cabrera Pinto de La Laguna me iba a clases de corte y confección. Una afición que creo me la inculcó mi tía y que realmente me hacía sentir bien, por lo que decidí dejar los estudios y dedicarme realmente a lo que me gustaba”, explica la diseñadora.

Cuando tenía 20 años realizó su primer vestido por encargo. “Mi padre me arregló una habitación en casa y allí tenía un espejo y una máquina de coser. Un día vino una chica y me encargó que le hiciera su traje de novia. Quedó precioso, era todo recto y con una cola inmensa, pero no le dejé abertura y casi no podía ni caminar cuando se casó”, recuerda entre risas.

“Siempre, desde que era pequeña, me encantaban los trajes grandes, voluminosos, con muchos adornos y espectaculares, al igual que vestía a mis muñecas. Por ello, cuando acabé mi formación como modista me centré en hacer vestidos de este estilo. Es más, creo que nunca he hecho un traje de chaqueta”, añade Expedita.

Expedita Hernández junto al diseñador y miembro de su equipo, Rodrigo Piñeiro. /Foto: Blog El mundo de mis palabras.

La diseñadora comenzó muy joven en la moda. Creó la primera academia especializada de Canarias y hace más de 20 años que se dedica al Carnaval

Poco a poco su pequeño taller en casa fue creciendo en  clientela gracias a la mejor publicidad, el boca a boca. Un encargo le llevaba a otro y llegó un momento en que decidió dar un nuevo paso en su profesión. Así, aprovechando su título como maestra en Corte y Confección, abrió la primera academia de moda homologada en Canarias, Maijo, en el municipio de Tacoronte, donde ya fijó su residencia. “Mi centro fue registrado por el antiguo Inem, hoy Servicio Canario de Empleo, con el 0001. Una academia en la que aún sigo dando clase a las futuras modistas”, comenta.

Asimismo, otro hecho que marcó la vida de Expedita como maestra del diseño se lo debe a su ya fallecido marido. “Era representante de las máquinas Singer en Canarias y tenía que viajar con mucha frecuencia a la Península para ir a ferias. Yo comencé a acompañarle y ahí me fui introduciendo aún más en todo este mundo de la moda, viendo de cerca y con otra perspectiva lo que se hacía fuera de las Islas. De esta manera iba cogiendo ideas, nuevas tendencias y además traía telas que aquí no se veían. Un todo que luego plasmaba en mis diseños para fiesta y novias, pues básicamente mis primeros años como profesional los centré en este estilo”, destaca Expedita.

Vestidos de fiesta confeccionados por Expedita Hernández para las fiestas de Tacoronte.

La posibilidad de poder viajar a ferias también la llevó a ser de las primeras que instaló maquinaria industrial textil en el Archipiélago. “Una suma de acciones que fueron ayudándome a posicionarme en el sector”, subraya. Fue así, como poco a poco, Expedita fue entrando por la puerta grande del diseño, llegando a pertenecer durante varios años al colectivo Tenerife Moda, con el cual acudía a desfiles y ferias con sus creaciones, hasta que un día decidió dejarlo para centrarse en su familia y en su academia. Además, sin pelos en la lengua, afirma que en Canarias no existe moda como tal, pues «no se puede llamar así a un diseño que luego se fabrica en otro país». Para ella la moda es un todo en el que ha de ir unido diseño, patronaje y confección.

Fantasías

Su salto de las pasarelas al mundo de fantasías para el Carnaval llegó hace 20 años. No obstante, comenta que su afición carnavalera empezó mucho antes, cuando tenía 14 años y por ese espíritu inquieto e innovador que la caracteriza. “En ese tiempo confeccioné algunos trajes para las llamadas fiestas de invierno, cuando aún estaban prohibidas. Como en esa época no había casi ni materia prima hacía los disfraces con tela de sacos de azúcar, que previamente ponía en lejía y luego teñía de colores y adornaba con piquillos. Siempre me las ingeniaba para hacer con poco un mucho. Algo que sigo conservando aún en mis creaciones”.

Sus primeras candidatas a Reina fueron para los carnavales de Tacoronte. En 1988 se presentó al de Santa Cruz, siendo la primera mujer que concurría

Otro de los diseños de fiesta de la modista tinerfeña.

Ya una vez casada, empezó a acudir con su marido a las galas de elección de la Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife cuando se hacían bajo la redonda carpa de la plaza de Toros. “Iba todos los años de espectadora, nunca como diseñadora, hasta que tuve la oportunidad de elaborar los trajes de las candidatas para los carnavales de Tacoronte. Recuerdo la primera de estas galas que hice, a la que se presentaron cinco niñas con fantasías mías. La que resultó elegida como Reina fue a base de un traje hecho con arpillera (tela de saco), hojas secas y una falda con pay pay. También, otro año entré a una ferretería, vi unos tubos de plástico donde van los cables de la luz y de ahí surgió otra Reina de las fiestas con ese material forrado en colores. Siempre he adaptado materiales originales y novedosos y ha sido mi constante cuando, en 1988, me decidí a dar el salto a la gala de la Reina de Santa Cruz”.

Otra de las creaciones de fiesta de la diseñadora en tonos malvas.

De este modo, Expedita Hernández se convirtió en la primera mujer diseñadora que presentaba una fantasía a los carnavales capitalinos. La candidata que desfiló con uno de sus diseños, “cuando aún no se podían usar ruedas en las estructuras de los trajes” –recuerda-, lo hizo con un traje a modo de lámpara sobre el escenario de la plaza de España. “Era muy original e iba patrocinado por mi academia de moda. A partir de ahí siguieron muchos más, superando la veintena en todo este tiempo”, destaca.

Una fábrica de plumas, lentejuelas y pedrería de la que recuerda con cariño creaciones como ‘Mágico mundo de Picasso’ -que elaboró hace seis años y que quedó cuarta dama- o ‘La andaluza’ que puso a toda la plaza de España en pie a ritmo de sevillanas y que resultó elegida también como dama.

“Durante los primeros años nunca me llevé premios, pero no me importaba. Disfrutaba tanto con los preparativos y la emoción de la gala que aunque un galardón te recompensa y da mucha satisfacción, para mí no era lo principal. Luego, si es cierto que los premios empezaron a llegar y aunque en toda mi trayectoria he cosechado nueve damas de honor, sumando a este total la primera dama de este año con la fantasía ‘Memorias de África’, en cambio nunca he logrado una Reina”, matiza la diseñadora.

Fiel a Barbacoa Tacoronte

No obstante, pese a que sus diseños no han obtenido hasta ahora el cetro del Carnaval chicharrero, en cambio el nombre de Expedita Hernández y el de su empresa patrocinadora desde hace años, Barbacoa Tacoronte, si han conseguido ir de la mano de las fiestas del colorido y de la diversión. “La verdad es que aunque me han salido otras empresas interesadas en que les diseñe las fantasías nunca he dado este paso, pues a Barbacoa le estoy agradecida y además nunca me han puesto límites ni me han exigido nada. Es cierto que no es un patrocinador de grandes presupuestos, pero yo siempre me las he arreglado para crear algo bonito aunque sea con poco dinero”, recalca.

Expedita ha presentado más de veinte candidatas a Reina del Carnaval chicharrero. Hasta ahora ha logrado nueve damas de honor

Fantasía ‘Mágico mundo de Picasso’ de Expedita Hernández para Barbacoa Tacoronte con el que obtuvo la 4º dama de honor en 2008.

Asimismo, Expedita señala que “mientras Barbacoa siga confiando en mí pues seguiré con esta empresa. Es más, al principio recuerdo que presentaba candidatas por mi academia de moda y por mi patrocinador, hasta que un año premiaron la de mi centro de enseñanza y entonces decidí que se acabó. A partir de entonces solo lo hago para ellos”.

Cuestionada sobre si un diseñador puede vivir sólo de los premios en el Carnaval es sincera. “No se puede, al menos yo no. Más bien vive el Carnaval de mí. Que te reconozcan tu trabajo es satisfactorio, pero en cuestión de dinero es muy poca la recompensa para el trabajo que lleva, ya que confeccionar una de estas fantasías supone unos tres meses de trabajo. Además, yo no soy de las que me enfado ni critico a otros compañeros por no haber sido galardonada. En este mundo hay muchos piques y envidias, pero la verdad que siempre ha existido mucho respeto hacia mí por parte de otros diseñadores”, puntualiza.

Gigantescas fantasías

Respecto a cómo es el proceso para la creación de estas colosales fantasías de elegancia, que en muchas ocasiones superan los cinco metros de altura y los 80 kilos de peso, Expedita explica que en su casa de Tacoronte cuenta con un gran salón para poder trabajar sobre estos gigantescos esqueletos de hierro forrados de colorido, aunque hasta hace pocos años lo hacía en un local que le cedieron en Playa Jardín. Además, se ha ido rodeando de un gran equipo que la ayuda en la minuciosa elaboración de cada traje. “Desde siempre he necesitado tener a mi lado una mano fuerte, pues hay muchas cosas que por sus dimensiones o peso no las puedo hacer sola. Cuando empecé me ayudaba mi yerno, Víctor Ayala, y también se incorporó Fredy Perera, que me echaban una mano para soldar las estructuras y engarzar piezas. Ahora Rodrigo Piñeiro, Manu o Ana forman parte de mi grupo, en el que cada uno aporta ideas y sugerencias. No es que salga todo de mí, sino que cuento con la colaboración de muchas personas”, enfatiza.

Una de las fantasías del Carnaval con la que Expedita logró la primera dama de honor en 2012.

Una inspiración que se transforma en majestuosidad tras nacer de un simple pensamiento o de contemplar un paisaje. “Recuerdo que un día me fije en el pico que remata el Auditorio y de ahí salió una primera dama de honor. Las ideas llegan por sí solas, lo único que luego se van perfeccionando con la aportación de todos los que me ayudan en esta labor”.

Expedita Hernández, en una foto de hace unos años.

Pese a reconocer que sus diseños han evolucionado con el paso de los años, Expedita afirma que cada Carnaval se siente con más energía y con más ganas de seguir dándolo todo. Este año, además, su pasión por el diseño fue recompensada con la primera dama de las fiestas chicharreras. Una fantasía que por la crisis tuvo que elaborar, confiesa, utilizando elementos reciclados. “Tenía en mi salón una estructura anterior y lo que hicimos fue darle la vuelta y a raíz de ahí, por las piezas de años anteriores que se podían reutilizar, decidí hacer una africana. Se lo comenté a Rodrigo Piñeiro y nos pusimos a buscar ideas por Internet . De ahí surgió el traje que lució Chloe, elaborado en colores dorados y rojos a base de plumas teñidas”.

La tragedia de Saida

Este año, la Gala de Elección de la Reina del Carnaval de Santa Cruz estuvo teñida por la tragedia, tras prenderse fuego el traje de Saida Prieto momentos antes de salir al escenario debido a la explosión del artefacto pirotécnico de la candidata anterior. Cuestionada sobre si debería haber un límite en el uso de ciertos elementos por parte de los diseñadores, Expedita es rotunda. “Los diseñadores creo que hasta ahora no habíamos pensado en el riesgo que podía llevar acarreado todo lo que poníamos a los trajes. Buscando la espectacularidad y la originalidad se han cometido, en algunos casos, errores. En mi caso nunca he usado fuego, pero en cambio si he empleado baterías para dar luz al vestido. Si lo piensas esto también podía haber creado un cortocircuito”, dice con tono de preocupación.

Expedita (primera a la izda) junto al resto de su equipo con la candidata de este año por Barbacoa Tacoronte, con la que logró la primera dama./ Foto. Blog Café con Clau.

«Willy Jorge se pasó al añadir fuego a la fantasía de Saida. Hasta ahora los diseñadores no hemos sido conscientes del riesgo de algunos elementos»

En el caso del diseñador de la fantasía de Saida, Willy Jorge, asegura que la desgracia no fue a conciencia, aunque «desde mi punto de vista se pasó al añadir fuego. Sé que fue a pedir permiso para poder usar este material y la organización le pidió más documentación pero el no la entregó. Arriesgó y pasó lo que vivimos, aunque dentro de lo malo pudo haber sido peor”, asegura.

Detrás del escenario

Sobre cómo se vivieron esos momentos en el backstage, indica que “me enteré a los veinte minutos de lo que había ocurrido con la chica. Detrás del escenario no corrió la voz. Yo estaba con mi candidata en el otro extremo y alguien de la organización se acercó y nos dijo que se había quemado un traje. Pensé que sería una pieza o algo sin importancia como había ocurrido en otras ocasiones. Pero más tarde vi como sacaban el vestido quemado y me quedé helada. Sé que hay muchos diseñadores que aseguran sus fantasías y en mi caso, a partir de ahora, así lo haré. Esta triste experiencia debe servirnos a todos los diseñadores para plantearnos muchas cosas de cara a futuras galas, al igual que a los responsables de la organización para que los mecanismos de control sean más efectivos”, concluye.

La primera dama del Carnaval tinerfeño 2013 luce la fantasía ‘Memorias de África’, diseño de Expedita.

Expedita Hernández es una mujer sincera, apreciada y querida. Su eterna sonrisa abre la puerta a un corazón transparente, que late con fuerza a ritmo de batucada. Saborea cada momento que le da la vida y por sus venas corre sangre teñida de plumas de colores y brillos de noches de Carnaval. Sigue enamorada de sus trajes de princesa, y lo que empezó siendo un juego de niña junto a su tía Adoración, la ha consagrado hoy en día como una de las diseñadoras de más prestigio de Tenerife dedicada con total maestría a vestir a futuras reinas.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario