Religión SOCIEDAD

Benedicto XVI renuncia «por el bien de la Iglesia» y el 28 de febrero a las 20 horas dejará de ser Papa

AGENCIAS.-El Papa Benedicto XVI ha explicado en audiencia pública y ante miles de fieles de todas partes del mundo que su decisión de renunciar la ha tomado después de haber examinado su conciencia ante Dios, en «plena libertad» y «por el bien de la Iglesia». Durante su intervención ha sido interrumpido por aplausos del público ante los que Benedicto XVI ha respondido: «Gracias por vuestra simpatía».

«Después de haber rezado largo tiempo y haber examinado ante Dios mi conciencia, bien consciente de la gravedad de tal acto, pero también consciente de no estar más en grado de desenvolver el ministerio petrino con las fuerzas que requiere», ha precisado.

Así lo ha indicado en la que es su primera aparición pública después del anuncio de su renuncia, tras la tradicional lectura del Evangelio y antes de comenzar su catequesis semanal. Los fieles reunidos en el Aula Pablo VI del Vaticano lo han recibido con aplausos y vítores.

Benedicto XVI partirá en helicóptero hacia Castengandolfo el próximo 28 de febrero a las 17.00 horas y a las 20.00 horas se hará efectiva su renuncia al Pontificado, según ha explicado el jefe de la Sala de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

En este sentido, ha reiterado que en ese día no se prevé ninguna celebración especial, aunque el Papa saludará a las personas que le esperen en Castengandolfo y el resto de la jornada la vivirá con sencillez. Así, Lombardi ha explicado que es posible que el Pontífice rece en la capilla.

Benedicto XVI ha apuntado en italiano que ha decidido renunciar al ministerio petrino al ser consciente de que no tiene las fuerzas para seguir adelante en el cargo y ha asegurado que la Iglesia está sostenida por el Espíritu Santo. «Me sostiene e ilumina la certeza que la Iglesia es de Cristo, que no le hará nunca faltar su guía y su cuidado», ha añadido.

El Papa ha agradecido a los fieles «el amor y las oraciones» que le han ofrecido y les ha pedido que «continúen rezando por él, por la Iglesia y por el futuro Papa». «He sentido físicamente en estos días, para mí no fáciles, la fuerza de la oración que me da el amor de la Iglesia», ha remarcado. Además, al finalizar su catequesis semanal, los fieles han irrumpido de nuevo en aplausos y han gritado «¡Viva el Papa».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario