Sin categorizar

Thomson fleta varios aviones para los pasajeros del crucero ‘Majesty’ que aún sigue en La Palma

AGENCIAS.-La compañía Thomson va a fletar varios aviones para que los pasajeros del crucero ‘Majesty’, que aún permanece atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma, puedan regresar a sus casas, según han informado a Europa Press fuentes de la Autoridad Portuaria.

En el barco, que debía haber zarpado ayer lunes con destino Funchal, viajan un total de 1.498 cruceristas, la mayoría británicos, y 594 tripulantes, tal y como han indicado las fuentes.

Desde la Autoridad Portuaria han señalado que el crucero continuará en el puerto de la capital palmera a la espera de que culmine la investigación de la caída de un bote salvavidas que se saldó con cinco muertos y tres personas heridas, que ya han sido dadas de alta.

La investigación se inició el pasado domingo, día del accidente, por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil, a los que hoy se han sumado investigadores del Ministerio de Fomento y del Gobierno de Malta, país en el que el buque está abanderado, tras haber llegado anoche a la isla.

Según las fuentes consultadas, los investigadores están trabajando en los sistemas de poleas de los botes salvavidas, pues la rotura del cabo de proa del bote accidentado fue lo que hizo que cayera al mar desde unos 20 metros de altura, quedando la embarcación boca abajo con los cinco fallecidos en su interior.

El Congreso  pide revisar la seguridad

Por su parte, la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes una proposición no de ley (PNL) en la que se insta al Gobierno a revisar, en el marco de la Unión Europea (UE), las medidas de seguridad exigibles a los cruceros de pasajeros, después del accidente del ‘Costa Concordia’ frente a las costas italianas de Giglio en enero de 2012, en el que perdieron la vida 32 personas.

La PNL contempla también la exigencia de mantenimiento de todos los medios materiales en los buques, tras la muerte de cinco tripulantes durante un simulacro en un crucero británico el pasado fin de semana en Santa Cruz de La Palma.

En la PNL, aprobada por unanimidad y que incluye una enmienda transaccional del grupo socialista, se insta al Ejecutivo a plantear, en el marco de las políticas comunitarias a las que hace referencia la Comisión Europea, la necesidad de «abordar una mejor regulación de los dispositivos de separación de tráfico dentro de la agua calificada de aguas territoriales».

De igual forma, se subraya la conveniencia de la exigencia de doble casco en la estructura de los buques, con el objeto de «incrementar la seguridad de las personas transportadas u otras medidas de naturaleza laboral y de formación para los tripulantes».

Asimismo, los grupos parlamentarios han incluido en la enmienda transaccional promover, además de la revisión permanente de la seguridad operacional de los cruceros tanto del factor humano como de los aspectos operativos de la seguridad marítima, «la exigencia de mantenimiento de todos los medios materiales relacionados con la seguridad del buque», tras la muerte de cinco tripulantes en un simulacro en Palma el pasado fin de semana.

Participación activa

La Cámara Baja emplaza de esta forma al Gobierno a llevar a cabo una «participación activa» de la administración marítima española en los comités técnicos del a UE e instituciones como la Organización Marítima Internacional (OMI) para la «revisión de las medidas impuestas a los cruceros de vacaciones».

La diputada del Grupo Popular, Macarena Montesinos, indicó que «España tiene una oferta turística de cruceros muy importante» por lo que «tiene que ofrecer la máxima seguridad» siendo «imprescindible» establecer medidas en materia de emergencia, salvamento y socorro, tanto de pasaje como de tripulación.

Durante el debate de la PNL, propuesta por el grupo popular, Montesinos consideró que el accidente del buque en la isla de Giglio «no se debería haber producido» y apuntó a «responsabilidades de una parte de la tripulación» como el factor determinante del accidente ya que navegaba una ruta «demasiado cercana a unos bajos rocosos» y se produjo un retraso en la adopción de las medidas de emergencia tras la colisión.

De su lado, el grupo socialista abogó por aumentar con doble casco la seguridad de las embarcaciones para impedir posibles escapes de combustible, una reivindicación que recordó que el Gobierno anterior apoyó la política de seguridad marítima integrada en la UE, solicitando mejoras en las condiciones laborales y profesionales de los trabajadores del sector.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario