Sin categorizar

La Cámara pide unidad de acción política para que miles de canarios en paro no acaben en la miseria

Elblogoferoz.-La hemorragia del mercado laboral de las Islas sigue sin poder taponarse. En el último año, 15.534 canarios han perdido su trabajo como consecuencia de una crisis, que lejos de remitir, sigue ensañada con las Islas que siguen arrojando la tasa de paro más alta de todo el territorio nacional. Según datos del Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, ya son casi 290.000 personas las que se encuentran inscritas como demandantes de empleo en las oficinas de Empleo Público y más de 120.000 canarios los que no perciben ingreso alguno.

Para la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife está situación es “insostenible y alarmante”, no sólo por la gravedad del drama que están viviendo miles de hogares en Canarias, sino porque “el desempleo es un síntoma evidente de la anemia que tiene el sistema productivo, acosado por una caída brutal del consumo, acorralado por la falta de crédito, y ahogado por una fiscalidad que no le deja margen de maniobra”.

En este sentido, la Cámara de Comercio vuelve a reiterar la necesidad de buscar una “unidad de acción” no sólo entre las distintas formaciones políticas, sino también con las organizaciones empresariales y sindicales que permitan “defender” desde el consenso y “con criterios homogéneos” una realidad que de no corregirse “desembocará, más tarde o más temprano, en una escalada de conflictividad social”.

Ante un escenario tan preocupante, la Cámara considera que “si la clase política en su conjunto no reacciona con acciones concretas estará cometiendo una irresponsabilidad y condenando a millares de canarios al exilio o a la miseria”. Apela, además, al Gobierno estatal y al canario a que trabajen conjuntamente para erradicar la economía sumergida, que llega a casi un 30% del PIB de las Islas, para que fluya de una vez por todas el crédito y creen instrumentos reales que faciliten la creación de empresas en las Islas, entre otros aspectos”.

Retroceso en enero
Como cada año, enero arranca con malos resultados para el comportamiento del paro registrado por la finalización de muchas contrataciones temporales que se habían realizado unos meses antes para reforzar la campaña navideña. Así, con 4.602 nuevas personas inscritas como demandantes de empleo durante el pasado mes de enero, se pierde la totalidad del descenso de parados que se había producido en el mes de diciembre (-4.117 parados).

Unos resultados esperados por la estacionalidad de muchas actividades económicas, sobre todo la comercial, que contribuyeron a que el paro en los servicios creciera en el mes de enero en 4.976 personas, un 2,5% más que en diciembre y un 8,3% por encima de las cifras de enero de 2012. Avances que también se acusaron, pero de forma mucho más moderada en la agricultura y en la industria, con la salvedad de la construcción que vio reducir sus cifras en 210 parados en el último mes y 2.909 si comparamos las cifras con las de hace un año. Los parados inscritos dentro del grupo sin empleo anterior, también redujeron sus cifras un 2,1% durante el mes de enero a pesar de lo cual esté grupo no dejó de ser el de mayor crecimiento anual con una tasa de variación de 14,5%.

Aumentos que siguen castigando el mercado laboral de las islas con un balance anual de 15.534 parados más en un año pero que, atendiendo a su evolución histórica, comienzan a mostrar una desaceleración en el ritmo de crecimiento de estos. En este sentido cabría apuntar que hace justo un año los parados crecían en el mes de enero a una tasa mensual del 3,2% y una anual del 6,1% mientras que en enero de este año el ritmo de crecimiento mensual se ha reducido a la mitad (1,6%), el anual en cuatro décimas (5,7%) y, en ambos casos, por debajo de los crecimientos medios nacionales (2,7% y 8,3%, respectivamente).

Sin embargo las cifras, aunque pierdan fuerza en su ritmo de crecimiento, siguen siendo un “suma y sigue” y ya son casi 290.000 personas las que se encuentran inscritas como demandantes de empleo, posicionándonos nuevamente en los peores registros que llegamos a alcanzar en el mes de julio del pasado año.

Para la Cámara de Comercio “éste es, sin lugar a dudas, nuestro principal reto” y, por eso, desde el sector empresarial “seguimos insistiendo en la necesidad de adoptar políticas de estímulo que favorezcan el desarrollo de la actividad productiva en el Archipiélago y la generación de empleo en el corto plazo”.

Políticas y estímulos que, en muchos casos, no requieren de recursos económicos, sino de consenso y de voluntad política que redistribuya eficiente y eficazmente los escasos recursos económicos que existen. Un nuevo escenario económico que se ha de asumir y que exige más inteligencia y compromiso por parte de todos.

La Cámara confía, además, en que más pronto que tarde, porque los tiempos también son una variable estratégica en la capacidad de recuperación de una región, se concreten actuaciones viables que cuenten con el respaldo de todas las fuerzas políticas y de los agentes sociales en beneficio de la recuperación de nuestras empresas y de la consolidación de una cultura más empresarial a través del apoyo al emprendiendo.

Por otra parte, también destaca que “una de las lecciones que nos está dejando esta crisis es la puesta en valor de nuestras empresas y empresarios como agentes capaces de contribuir a generar riqueza y empleo. La labor ahora es verlos como una oportunidad para la recuperación, favoreciendo su crecimiento y desarrollo, evitando desincentivarlos como viene sucediendo hasta ahora”.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario