FIRMAS

Un guante rojo por Miguel Ángel Díaz Palarea. Por Belén de Vil

Los adioses son odiosos. Y en cualquier medio de comunicación, aunque sea un simple blog, las loas a los difuntos suenan huecas, vacías, como mero trámite. Les prometo que no es el caso. Se ha muerto un amigo. La incineración será mañana en el cementerio de Santa Lastenia, y el funeral poco después, a eso de las dos de la tarde. Es lo más informativo que les puedo dar.

Los que hemos pasado por un cáncer sabemos que no hay nada más asqueroso que eso de “una larga enfermedad”. A Díaz Palarea le diagnosticaron un cáncer de pulmón que terminó venciéndole, pero pudo arrancarle todavía a la vida unos años y se volcó en la pintura y la literatura y en la gente de su entorno más íntimo. Lo último que leí de él fue La Patera Verde, solidario con la inmigración y 2056. Canarias Marroquí, una ficción en la que las Islas están a punto de ser entregadas a donde Mohamed VI, con la resistencia de los independentistas (que no es el independentismo de Don Pepito, por matizar). Muy en su estilo y señalando que para evitar peligros hay que resolver ¡ya!

Clonación. Miguel Ángel Díaz Palarea

Pero escribió mucho más y presentó en la Sala San Borondón su última novela, Clonación, hace apenas dos semanas. Les dejo un enlace sobre ese asunto en el El Digital de Canarias. Ahí tienen una breve reseña sobre su obra escrita reciente.

Leerán sobre Díaz Paralea mucho y todo bueno, pero hubo quien se volcó en hacerle la vida imposible, doy fe. Leerán que fue un luchador de los derechos sociales, y entre ellos, sobre todo y su especilidad, los sindicales, y fue al tiempo maestro y psicólogo. Sobre derechos laborales, mi Bic lo aprendió todo de él. Pero como van a ser muchos los recuerdos personales que van a aflorar estos días, y es humano y bueno que así sea, el equipo de Belén de Vil no quiere cansar con los suyos.

Solo voy a decir de Miguel Ángel Díaz Palarea que fue coherente consigo mismo, para bien y para mal. Es el legado más grande que pudo dejarnos.

Un beso. ¡¡¡Y buen viaje!!!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario