FIRMAS

Auditoria. Por Joaquín Hernández

Revisión de libros y cuentas de una empresa o de una institución realizada por especialistas ajenos a ella, esta es la definición de una auditoria. Generalmente la auditoria se solicita anualmente y antes de rendir cuentas a sus asociados por parte del Consejo de Administración de cualquier empresa importante. Ni que decir tiene que lo auditores, pagados por el mismo “auditado”, no encontraran ninguna “anomalía” digna de mencionar en la contabilidad “A” y de acuerdo con el Plan General Contable legal.

La inspección de contabilidades, cuando se efectúa a requerimiento de la parte contratante, por muy externa que  se quiera nunca es fiable entre otras cuestiones porque se limita a inspeccionar sólo una parte de la contabilidad de la empresa o institución, jamás la totalidad, o sea la contabilidad “B” cuenta contable fantasma y que todos niegan existir pero existe.

El caso Bárcenas ha llenado multitud de comentarios en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales, el daño provocado por el presunto fraude fiscal, la presunta corrupción y financiación ilegal del Partido Popular y de, nada más y nada menos, un Presidente de Gobierno de un país en la zona euro, ha colmado el vaso de la paciencia de propios y extraños. Por otro lado la falta de una respuesta contundente por parte del Partido Popular, las contradicciones y descoordinación de los porta voceros han contribuido a aumentar las sospechas, sobre todo cuando miembros de la cúpula de PP han admitido haber recibido el dinero anotado en las famosas libretas, con lo que se evidencia la fiabilidad de los documentos aportados por el periódico El País.

Si la Señora Cospedal cree que una auditoría externa, pagada con el dinero del partido, dinero de todos los españoles,  nos va a servir para quedarnos convencidos de que es falsa la acusación y que los nombres que aparecen beneficiados del “mamoneo y chupeteo” de tanto mamón y chorizo popular, se equivoca. La Señora Cospedal nos tiene acostumbrado a soltar chorrada tras chorrada, con la seguridad de tener patentada la verdad en sus palabras. Siento vergüenza ajena cuando oigo, veo o leo las manifestaciones con voz desgarrada y temblorosa de la Secretaria General del PP, y digo vergüenza ajena porque quien la oye, la ve o la lee sentirá como insulta su inteligencia por muy obtusa que se precie.

Para más cabreo del personal aparece la Sra. Soraya y nos viene a decir que ella no dice nada sobre el asunto pringoso del Bárcenas porque no es “asunto del Gobierno de España” ¿pero esta mujer es tonta o es más tonta? Y se queda tan “pancha” en la rueda de prensa como diciendo “éste marrón no nos afecta”. ¡¡Por Dios!! Ahora nos quiere hacer ver que el Partido Popular no ganó las elecciones y quien Gobierna no es Mariano Rajoy, a la sazón Presidente del Gobierno de España y Presidente del partido presunto corrupto,  que el que no se ha escondido tiempo a tenido y que colorín colorado éste cuento se ha acabado. ¿Es o no es para mandarla a tomar por… eh?

La auditoría real es la que ejecuta la Policía Técnica Judicial, con premeditación, alevosía y nocturnidad, con mandamiento judicial para entrar por las puertas de la sede de Génova en Madrid y precintar ordenadores, discos duros, documentos contables, etc. Pero con la justicia hemos topado, señores y señoras, de aquí a que llegue el momento de la requisa de documentación que pueda aclarar todo el “tinglado choricero” habrán pasado años, lustros, quizás decenios y como el caso del magnicidio del Presidente Kennedy jamás sabremos toda la verdad. Razón tiene mi amigo Paco cuando dice “hubiera preferido tener un cólico nefrítico el 20N antes de votar al Partido Popular”… ya es tarde querido amigo, ya es muy tarde, ahora a llorar al Valle de los Desamparados hijos de Rajoy. La “marca España” tiene un buen representante en el mundo y el ridículo está asegurado. Mirando el asunto de manera positiva, tenemos que tener en cuenta que hemos pasado de estar en la cola del desempleo en la UE a estar en el primer puesto de los países más corruptos de la misma.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario