FIRMAS Juan Velarde

Una salida digna para los habitantes de la ‘Celgán’

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife va a buscar una salida en serio a los ocupantes de la antigua y abandonada fábrica de Celgán. Esta instalación, que se está cayendo literalmente en pedazos, tiene sus días contados y se ha comunicado a los propietarios de lo que aún queda en pie que en el plazo de un mes tienen que proceder a su demolición.

Obviamente, era una medida necesaria, pero no se puede olvidar, por supuesto, el factor convivencia. Allí están residiendo alrededor de quince personas, quince historias particulares que no pueden obviarse ni ser dejadas en la calle como quien deja un coche abandonado. Hay que darles una salida digna a unos ciudadanos que, por avatares de la vida, se han visto desposeídos de lo que cualquiera de nosotros disfruta.

Por eso, durante esta semana, uno de los políticos con mayor actividad por los ciudadanos de Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Guigou y muy implicado también con iniciativas como las de Proyecto Hoy,  estuvo reunido con el alcalde capitalino, José Manuel Bermúdez para buscar una solución inmediata y digna para las familias sin hogar que habitan en la extinta fábrica de Celgán. Cierto es que hay que estudiar bien cada caso, puesto que las circunstancias personales son muy diferentes.

Asimismo, responsables de Proyecto Hoy también fueron llamados por la alcaldía para, en breve, mantener un encuentro donde se podrán dar unas soluciones concretas. Hay que reconocer que desde el Consistorio se ha hecho un esfuerzo evidente por atender las reclamaciones que se le venían haciendo en relación a que estas quince personas que aún habitan en infracondiciones en la vieja nave de Celgán no podían estar dejadas de la mano de Dios, sobre todo porque el edificio amenazaba un derrumbe mortal y sólo hace unos días ya hubo un hundimiento parcial del techo de la planta baja.

Tampoco, por supuesto, era de recibo acabar con el problema de un edificio en ruinas, demolerlo, pero dejar a estas personas al albur, al socaire de una calle que para ellos se hace más que dura. En unos días habrá una propuesta sobre la mesa, aunque todo apunta a buenas noticias para todos y que ello suponga ponerle un final feliz a este drama existencial. Y gracias, una vez más, a los esfuerzos de Proyecto Hoy y de un hacha como Guillermo Guigou (aún no entiendo como este político no es alcalde, de verdad).

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario