FIRMAS Marisol Ayala

No tienen vergüenza. Por Marisol Ayala

Hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana; hoy te enterarás de una corrupción que superará a la de mañana. Mira que bien ha quedado la frasecilla y cuanta verdad acabo de escribir sin proponérmelo. Reconozco que me avergüenza como española lo que está pasando en mi país. Casi al mismo tiempo que escucho recortes, cierre de plazas en Cáritas, despidos, más despidos, el duque em-pal-mado, el “no me consta” de Miss Cospedal, el “la investigación está en marcha”, deudas millonarios a la industrias farmacéuticas de Canarias, eternas listas de espera, vecinos anónimos que se dirigen a este blog relatando verdaderas tragedias domésticas, sin tener ni para pagar la luz, un bono de guagua; niños a los que se ha reducido su menú, etc., etc., amanecemos el día con los papeles secretos de Bárcenas, sus insultantes cambalaches administrativos.

pp desconfiar

Un todopoderoso en la contabilidad del PP que presuntamente amparado por las primeras espadas del partido del orden y respeto -¡Jo!-, ese que tanto se quejaba de ZP, la Virgen del Rocío o el gofio escaldado, ése que pasea a sus muchachos con traje y chaqueta oscuro para darle más elegancia a su impostura, está hasta las cejas. El diario El País, pedazo de exclusiva, sí señor, difunde hoy la contabilidad; una contabilidad chusquera más propia de una tienda de aceite y vinagre que de un partido que pretende –y prometió- acabar con la corrupción. Y mucho ojo porque justo mientras Mariano hacia esa promesa los Álvarez Cascos, Rato, Cospedal, Acebes y otros se lo llevaban calentito mes a mes. Tiraban de la caja porque las pelas no les permitía llegar a fin de mes. No tienen vergüenza, no la tienen. Si a eso le añadimos que en la “ejemplar” contabilidad se menciona a tres constructores –todos ellos vinculados al caso Gurtel- que en pago por favores prestados recibidos por Ayuntamientos, autonomías, etc., llenaban las arcas del PP, el círculo se cierra con una indignación que la ciudadanía no creo que esté por tolerar mucho tiempo más. Esto estallará por algún sitio.

Es verdad que generalizar es injusto pero esperando estoy que hagan público el listado de quienes en las entrañas del PP no comieron de la mano de Bárcenas. Eso sería noticia e incluso para los honrados y supongo estupefactos militantes del PP que deben estar noqueados. Menos mal que aún queda prensa que nos abra los ojos porque primero El Mundo y luego El País en ambos casos con informaciones del mejor periodismo, han puesto al gobierno del PP a los pies de los caballos. Recuerden una y mil veces lo que les comento porque una sociedad sin prensa, sin periodistas, es una sociedad secuestrada, atada de pies y manos. Por eso debemos apoyar y sentirnos orgullosos de la prensa que con mil errores, es verdad, todavía es capaz de jugarse el bigote y sacar la verdad documentada. No hablo, no, de opinadores; de charlatanes que de todo saben, no. Hablo del auténtico periodismo; el que está levantando las alfombras del partido de las gaviotas. De eso hablo.

Total que la noticia hoy es ( léanla completa pinchando AQUÍ ) que Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, tesoreros del PP entre 1990 y 2009, llevaron durante ese periodo en varios cuadernos manuscritos un registro de entradas de dinero (donativos de empresarios) y salidas (pagos periódicos a miembros de la cúpula del partido y otros gastos de funcionamiento). Esta contabilidad secreta, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, se estructura en tres apartados: uno con las aportaciones realizadas al PP con fecha, origen y cantidad; otro que muestra pagos con el nombre del destinatario, fecha y cantidad recibida, y un último con el saldo final de los movimientos de dinero.

Cada año, según las anotaciones que manejaba Bárcenas, se reservaban cantidades de las donaciones recibidas para ingresarlas en un banco (Banco de Vitoria, absorbido por Banesto en 2003). El hecho de que solo una parte de todo lo recaudado acabase transferido a una cuenta en dicha entidad como “donativos” sugiere una posible financiación irregular del PP, en el caso de que no se declarara todo lo que se había recibido.

Share and Enjoy

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario