FIRMAS Salvador García

Apocalipsis popular. Por Salvador García Llanos

Las redes sociales son un hervidero desde que despunta el alba. La información del diario ‘El País’, con reproducción de anotaciones contables manuscritas del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, es demoledora. Hoy no se hablará de otra cosa -bueno, hablarán algunos, todos, menos el presidente del Gobierno- mientras aumenta el desasosiego -que ya no es tal sino asco- del personal. Simpatizantes y militantes de esa formación política aparecen también en las redes expresando su contrariedad. Les resulta muy difícil, por no decir imposible, mantener el tipo. Han llegado demasiado lejos. Algunos ya han declinado. A los corifeos mediáticos, por cierto, les está saliendo muy caro todo esto. Y no todos los días hay ‘mulas’ que ayuden a salir del trance.

Aquí hablamos de guerra sorda y sin cuartel. Las batallas se siguen librando. Ni en las peores pesadillas de los dirigentes del Partido Popular aparecía este apocalipsis. Parece de película todo esto pero es la realidad, ahora que se van conociendo manuscritos. Y lo que rondará morena, según se perfila, según se atisba. A la espera de auditorías que no aportarán nada, y de casos que se destapen en otras formaciones políticas, las pesadillas, deformes y agigantadas, se van sucediendo en un país azotado por los males del desempleo y de las economías estancadas en tanto la mayoría absolutista va despachando a conveniencia las reformas olvidándose de que la fiscalización, si no llega por una vía, aparecerá por la mediática.

Mientras todo eso sucede, la política sigue imparable su curso de desprestigio y rechazo. Esa política, tan necesaria, para la convivencia humana y para los avances sociales.

Desde la sede Génova, desde La Moncloa, desde las instituciones públicas con gobiernos del PP, hay un inevitable mensaje de desespero:

-May day, may day! Tenemos un problema.

El problema es que no hay solución.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario