Sin categorizar

El Gobierno pedirá al Congreso autorización para el envío de militares españoles a Malí

AGENCIAS.- Los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, y de Defensa, Pedro Morenés, acudirán mañana miércoles al Congreso para pedir la autorización parlamentaria a la participación de España a la misión en Malí, cuyo primer paso fue el envió el pasado sábado de un avión de transporte militar ‘Hercules’ C-130.

Los ministros explicarán ante el Pleno las razones que han llevado al Gobierno a sumarse a los esfuerzos internacionales para frenar el avance de los islamistas en el norte de Malí y pedirán el visto bueno de los diputados a esta implicación, que también contempla la participación de hasta 50 militares en la misión de entrenamiento que prepara la Unión Europea.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 18 de enero esta misión, que deberá contar con la autorización del Congreso, tal y como prevé la Ley de Defensa Nacional. En su artículo 17.3, prevé que, cuando existan razones de»máxima urgencia» que impidan realizar una «consulta previa», el Gobierno deberá acudir «lo antes posible» a la Cámara Baja «para la ratificación» de la decisión adoptada.

En concreto, el acuerdo que será sometido mañana a la votación del pleno incluye la puesta a disposición de la operación de un avión de transporte militar ‘Hércules’, para «contribuir al transporte estratégico de las capacidades regionales».

El avión se encuentra desde le pasado sábado en Dakar, donde tendrá su base durante su despliegue, que en un principio se prevé de al menos tres meses. Su misión será la de trasladar hasta Malí tropas de países africanos que apoyarán al Ejército maliense a controlar su territorio. En ningún caso hará vuelos ‘intrateatro’, es deir, dentro del propio Malí.

Con este avión viajaron desde Zaragoza 30 militares, a los que esta semana se iban a sumar otros 20 efectivos. El destacamenteo está compuesto por personal del Ala 31 del Ejército del Aire, del escuadrón de apoyo al despliegue, personal sanitario de Zaragoza y de Madrid y personal del grupo de Mando y Control de Sevilla.

Además, el acuerdo contempla que España facilitará el tránsito por su espacio aéreo de soberanía y zona contigua al mar territorial español, así como el uso de «determinadas bases aéreas», a los aviones militares y de Estados de países miembros de la UE y la OTAN que participen en las misiones y operaciones establecidas de acuerdo a las resoluciones de la ONU sobre Malí.

La contribución española se completa con la participación en la misión EUTM MAlí, de entrenamiento al Ejército de este país, a la que España se sumará con «hasta 50 efectivos para labores de adiestramiento» de las Fuerzas Armadas malienses y las unidades de apoyo necesarias.

Esta misión lleva meses organizándose, pero los acontecimientos de mediados de enero han llevado a los Veintisiete a acelerar el planeamiento, con la intención de que pueda comenzar a desplegarse a mediados de febrero.

Al margen de este acuerdo, el ministro de Asuntos Exteriores comprometió la pasada semana el envió hacia la costa frente a Senegal del buque hospital ‘Esperanza del Mar’, para que pueda atender a los heridos en los combates que se vayan a producir en Malí.

Apoyo a Francia

En el acuerdo presentado al Congreso, el Gobierno recalca que España ha»apoyado políticamente desde el principio la actuación decidida de Francia», que el pasado 11 de enero inició la ‘operación Serval’ para impedir el movimiento de los yihadistas hacia la capital maliense.

El Ejecutivo comprometió desde el principio su apoyo «político y diplomático» a esta intervención, pero ha descartado implicarse con tropas de combate. Tras aprobar la participación española en la misión, Morenés aseguró en rueda de prensa que los militares españoles no intervendrán en acciones de combate en Malí.

El ministro de Defensa insistió en que el Gobierno tenía la «obligación de participar» en esta misión, porque la ofensiva contra los islamistas radicales es «muy importante para los intereses generales de España».

UE

Por su parte,el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, ha confirmado este martes que durante la conferencia internacional de donantes de Addis Abeba la Unión Europea aportará 50 millones de euros para apoyar a la Misión Internacional de Apoyo a Malí (MISMA) liderada por los países africanos para apoyar a Bamako a recuperar el control del país.

«Estoy contento de anunciar que la Unión Europea va a conceder 50 millones de euros a favor de la MISMA a través del Depósito de Fondos para la Paz en África», ha confirmado Piebalgs durante la conferencia de donantes que acoge la capital etíope, tras recordar el acuerdo de los Veintisiete para acelerar el apoyo logístico y financiero de la UE para dicha fuerza.

«Dando un apoyo financiero sustancial para apoyar a MISMA, la Unión Europea está enviando un mensaje fuerte de que vamos en serio sobre apoyar activamente a Malí a mantener su unidad e integridad territorial y volver a traer la paz y la estabilidad en la región», ha explicado el comisario.

El comisario, que ya avanzó los 50 millones para MISMA tras la reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores de la UE el pasado 17 de enero, ha explicado que la ayuda europea para la misión a través del Depósitos de Fondos africanos «podrá cubrir gastos no militares como gastos médicos, dietas diarias y costes de transporte para las tropas desplegadas sobre el terreno».

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario