FIRMAS

Vive Santa Cruz, vive el Carnaval. Por José Manuel Bermúdez Esparza

Santa Cruz de Tenerife acrecienta sus cualidades de ciudad cosmopolita, alegre y luminosa con la llegada del Carnaval. Durante más de una semana, las calles y plazas de esta capital del Atlántico adquieren un colorido singular, en medio del bullicio propio de la celebración, donde se mezcla el talento y la espontaneidad del pueblo chicharrero. Esta amalgama surge de la fusión del espectáculo que nos brindan los protagonistas de galas, certámenes, actuaciones y desfiles con el jolgorio propio del festejo abierto y desenfadado. Todo ello es Carnaval.

Sin que ello suponga límite alguno a la creatividad y la improvisación, consustanciales con esta celebración popular, el tema que introduce el Carnaval de este año es Bollywood, por la célebre industria cinematográfica, y por extensión la India. La elección surgió de los propios ciudadanos que decidieron intervenir en la convocatoria realizada por el Ayuntamiento, en una nueva apuesta por la participación en la toma de decisiones. Seguramente atraídos por el amplio y alegre cromatismo que caracteriza aquellas producciones, igual que por la histórica ligazón de Santa Cruz con la comunidad hindú, los promotores de la idea obtuvieron el respaldo de la mayoría.

Con la introducción de esta novedad, la celebración se adapta a los tiempos aunque mantiene viva toda su esencia. Sucede lo mismo con el Carnaval de Día, que en pocos años ha pasado a convertirse en otro de los platos fuertes de las fiestas, con un eminente carácter familiar, abierto al público de todas las edades. De esta manera, el dinamismo de la ciudad también se proyecta durante más espacio de tiempo, con lo que ello supone para la economía del municipio, que halla en el Carnaval una fuente de ingresos extraordinaria.

El Carnaval es alegría, diversión, luz, ritmo, color. Una celebración que nos es propia y querida, que disfrutamos la inmensa mayoría de una u otra manera, y donde no me quiero olvidar de las miles –sí, miles: no es una exageración- de personas que participan directamente en algún tipo de agrupación: mugas, comparsas, rondallas, agrupaciones musicales o coreográficas, y cuya actividad y ensayos no se limita a las fechas carnavaleras, sino que se prolongan durante buena parte del año, constituyendo así en el movimiento asociativo más importante y numeroso de toda Canarias.

Pero el Carnaval, siento todo eso, es también movimiento económico y oportunidad de creación de empleo y riqueza. Los cálculos más moderados hablan de multiplicar por 26 cada euro invertido en la fiesta como retorno para la Ciudad. Comercios, bares y restaurantes, transportistas, costureras, artistas, técnicos, hoteles y un sinfín de empleos asociados a estas y otras actividades también se benefician. Además de ser la mejor carta de presentación exterior no sólo de la Ciudad, sino de toda una Isla cuyo principal motor económico es precisamente el turismo, por lo que esta promoción  exterior tiene un valor incalculable en este sentido.

Y combinando ambos aspectos –tanto el de la celebración y participación, como el de la promoción y el movimiento económico- hemos redoblado esfuerzos para fortalecer la promoción exterior de la Fiesta y de la Ciudad, mediante acuerdos con operadores audiovisuales capaces de ofrecer la más amplia cobertura televisiva que jamás se ha tenido, con la trasmisión en directo para todo el Archipiélago de más actos y concursos que nunca, y para toda España de la Gala de Elección de la Reina a través del Canal Nueve, así como cobertura informativa y promocional de todo el Grupo Mediaset (Tele5, Cuatro, Divinity, etc.)

Un Carnaval para vivir, para soñar, para disfrutar. Un Carnaval seguro, en el que nos hemos esmerado en disponer los dispositivos y medidas para garantizar en todo lo posible el normal desarrollo de la Fiesta para todos, sin que lo estropeen unos pocos. Un Carnaval alegre y participativo, al que nos enfrentamos con menos dinero y más austeridad en los recursos empleados, pero también con más imaginación, ganas y creatividad que nunca, porque también así le hacemos frente a la crisis que nos ha tocado vivir. Se acerca la gran fiesta: ¡vive Santa Cruz, vive el Carnaval!

 

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario