FIRMAS Juan Velarde

Bárcenas se la juega al 22. Por Juan Velarde

22 millones de euros y nadie sabe cómo ha sido. Sí, en el Partido Popular y en el Palacio de la Moncloa están, cual expediente X, tratando de ocultar todas las pruebas, estallando todos los puentes, nexos y lazos de unión con un tal Bárcenas que, fíjate tú qué cosas, resulta que fue el tesorero de la formación de Génova 13. Este sujeto, cuando estalla en su inmensidad el caso Gürtel, empieza a desplazarse con más asiduidad de la normal a Suiza. Demasiados viajes, demasiadas evidencias, demasiadas visitas a los bancos y, sobre todo, demasiados movimientos bancarios y eso, por supuesto, canta y mucho hasta para el detective menos avispado.

20130117213240-foto-barcenas-pirata.jpg

Lo cierto es que ‘nuestro’ hombre aseguraba por activa, por pasiva y hasta por perifrástica que él sólo iba hasta la neutral nación helvética con el propósito de practica el noble deporte del esquí….querría decir de esqui…lmar cuentas porque lo único que demostró a la perfección durante este tiempo es que supo deslizarse perfectamente por las complicadas pistas de las finanzas. Lo que pasa es que la ambición humana no tiene límites y cuanto más tienes, más quieres, hasta que, por supuesto, la avaricia acaba rompiendo el saco.

Lo que sucede es que el saco de Bárcenas es grande, demasiado voluminoso y desde que ha estallado se han encontrado hasta evidencia en Estados Unidos, concretamente la nada modesta cantidad de dos millones de euros. Pero eso sí, en el PP no sabían nada. Vamos, poco menos que le faltó el canto de un euro al señor Carlos Floriano que soltar alguna humorada del estilo “¿Bárcenas? No, no, yo ceno en un restaurante?”. Hay que echarle papo al asunto, sobre todo porque en el PP son muy de pedir responsabilidades siempre a los socialistas, pero cuando la derecha llega al poder no asume ni media (bueno, en realidad este es el juego de alternancia y demagogia al que nos tienen acostumbrados tanto el PP como el PSOE).

Lo importante del caso es que no perdamos el rastro del dinero y no desviarnos en aspectos secundarios. Nadie en su sano juicio pensaría que Bárcenas montó todo este tinglado solito. Y es que cuando estás dentro de una organización de la fuerza del Partido Popular se te abren muchas puertas. El problema es que luego aproveches ciertos resquicios para intentar forrarte a costa del partido, de los afiliados y de vaya a saber usted quién más. Pero si han querido entalegar a una pobre infeliz por usar una tarjeta de crédito que no era suya y hacer un cargo de 500 euros para comprar pañales y comida para su hija, qué menos que se pongo bajo la lupa judicial a estos pájaros de cuenta.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario