FIRMAS

Los ingratos de Paulino. Por José Carlos Alberto Pérez-Andreu

Es posible que la valoración de Paulino Rivero como político y, concretamente, a modo de presidente de Canarias, no pase por su mejor momento. Como la de otros tantos mandatarios. De hecho, hoy, es difícil encontrar un líder político que despierte una admiración al alza entre los ciudadanos a los que representa. Y como todos sabemos, esto no ocurre tan sólo en Canarias, sino que es la tónica habitual de nuestro país y de la mayoría de los Estados que nos circundan. Son tiempos duros para desempeñar tareas ejecutivas sin recursos económicos. Máxime aún, para sociedades amamantadas  por la todopoderosa teta pública, que se ha convertido, desgraciadamente para muchos, en el único bebedero conocido.

Quizás Paulino no pase como el mejor presidente de la historia reciente de Canarias. Por otro lado, nadie lo ha hecho como tal. Lo que sí es incuestionable es su magistral capacidad para llevar a los nacionalistas a gobernar en los terrenos más complicados por los que estos han pasado electoralmente hablando. Muchos de los pitufos que hoy reniegan por algunas esquinas de Paulino, estarían (si no fuese por él) bien en la oposición y/o en el paro. Estos pibes, y no tan pibes, que juegan a dividir Coalición Canaria con la idea de propiciarse un más frondoso devenir, estarían en el gélido banco del olvido si no fuera por la incontestable habilidad negociadora de Rivero.

Pero hoy, en lugar de hacer piña en favor de quien apostó por ellos y los aupó a las poltronas del buen comer y el mejor beber, estos cobardes se sientan a urdir lastimosas tretas con los que fustigan al que fue su líder. Renegando (como San Pedro) no tres, sino mil veces, de Paulino en los más pordioseros tugurios. Mi amigo Alberto Génova me comentó en una ocasión una frase que lejos de ser suya, yo sí que la hice mía: “ninguna buena acción quedará sin su merecido castigo”. Y es que debe ser decepcionante ver como cuando más te dan, algunos de los tuyos menos te quieren

 

@jc_alberto.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario