Sin categorizar

Seis cruceros llegarán la próxima al puerto santacrucero

Elblogoferoz.- El tráfico de cruceros no cesa en el puerto santacrucero contando para la próxima semana, comprendida entre el 14 y 20 de enero, con seis escalas y 13.450 visitantes, 10.900 de ellos cruceristas y el resto tripulantes.

La semana arrancará con la presencia en puerto el lunes día 14 del Braemar que, habiendo arribado el domingo 13, partirá a las cinco de la tarde con dirección a Dakar. Llevará a bordo 850 cruceristas y 350 tripulantes.

El martes 15 será el Black Watch la unidad que visite la ciudad con sus 750 cruceristas y 350 tripulantes, siendo el viernes 18 el día de la semana en que arriben mayor número de unidades, tres en total, compartiendo atraque de ocho de la mañana a cuatro de la tarde. Específicamente estas serán el Thomson Majesty y La Belle de L’Adriatique, ambos con operativa puerto base, y el Aidabella que traerá 2.200 cruceristas y 600 tripulantes.

Como en semanas anteriores, desembarcarán de la nave de Thomson 1.200 turistas y embarcarán otros tantos, haciendo lo propio en La Belle, 185 cruceristas en cada movimiento. Sus tripulaciones están formadas por 550 y cuarenta y cinco personas respectivamente.

En lo que a tráfico de cruceros se refiere, la semana acabará el sábado con la visita del AidaSol, en puerto desde primera hora y hasta las diez de la noche, que también con operativa puerto base arribará con 2.200 cruceristas que se quedarán en la Isla iniciando travesía otros tantos. Su tripulación está compuesta por 630 personas.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • A este respecto, y comoquiera que uno de estos lujosos (pero asequibles) hoteles flotantes ya no puede atracar en nuestros puertos, siniestrado hace un año, El Concordia, por la irresponsabilidad de su capitán, insistimos en lo ya dicho para estas, u otras, conductas graves con resultado conocido…
    «Con el único deseo de plasmar hechos probados, ya se ha dicho que la Historia oficial en su largo discurrir aprecia, con excesiva frecuencia, cómo determinadas personas con autoridad, o delegadas, comisionadas, pero, sobre todo, portadoras de determinada responsabilidad (en este o en otros campos), disponen, ordenan, o actúan de forma tajante con criterio “quasi unipersonal”, y en poco tiempo. No hacen previsión de consecuencias, tal vez, producto de la soberbia implícita que conllevan estos cargos…» Fuimos testigos de «errores sin cuento» que es mejor callar…
    ¡Chulerías a alto nivel!!.
    Autor de Revolución Cubana y Prensa. Años decisivos.