FIRMAS

Sahara, la Legión y Fuerteventura (I). Por Miguel Leal Cruz

A la llegada a puertos (y aeropuertos) canarios de población evacuada desde el territorio descolonizado en el que fue Sahara Español (primeros meses de 1976) se ha de sumar  los integrantes del Tercio de la Legión “Juan de Austria”, entre otros agrupaciones militares, tras la inevitable descolonización sahariana, la economía básica de la isla “majorera” (y por extensión Lanzarote) habrá de renovar sus estructuras; será preferentemente en torno a los productos pesqueros y derivados, al igual que en cualquier momento histórico que han sido analizados exhaustivamente.

Estas circunstancias fueron modificadas totalmente a partir de aquella fecha y sobre todo a partir de 1982 con otra masiva invasión: la de turismo y sus consecuencias socioeconómicas, como se ha indicado.

Como es sabido, a raíz de la descolonización de la posesión española, los residentes de esta nacionalidad, entre los que se encontraban muchos canarios de estas islas, retornan definitivamente, muchos a la Península directamente o a través de los puertos o aeropuertos canarios.

Fue con la llamada militarmente “Operación Golondrina” cómo se inicia de forma ordenada la evacuación del territorio ex español. La salida de las tropas se lleva a cabo con toda normalidad a pesar de ciertas precauciones iniciales. Se efectuó igualmente la retirada de unos 10.500 civiles (desde la parte norte del territorio) así como sus propiedades muebles, material y vehículos. Esta operación de abandono del territorio se había iniciado en las posiciones militares del interior, a partir del 28 de octubre con la salida de efectivos desde Mahbes, Echeidía y Hausa y disueltas escalonadamente las agrupaciones militares desplegadas al norte del Sahara. El Batallón de Canarias número 50 con el Regimiento de Ingenieros, con destino en Fuerteventura, lo harían el 20 de noviembre.

Gran parte de la población civil (y militar) han de abandonar sus bienes y actividades inmuebles con grave perjuicio económico sin apenas compensación, pues los Acuerdos de Madrid debieron prever derechos históricos de pesca. Aquí se ha de referenciar a Rivero Alemán, Dr. en Derecho, en un artículo de prensa cuando entre otras cosas apunta “que los diferentes Gobiernos del Estado han propiciado a estas Islas Canarias cierto trato colonial o próximo a él a pesar de la españolidad indudable de los canarios”. Es proverbial el olvido e incomprensión con que se desatienden algunos asuntos que nos afectan directamente; por falta de decisiones en unos casos, o por adopción de medidas apropiadas para el territorio peninsular pero no para esta geografía insular y fronteriza a raíz de la descolonización que nos convierte en zona de alto peligro (hoy parece superado por acuerdos de rango superior para su defensa estratégica…) A la población civil evacuada de Sahara hacia estas islas (preferentemente a las Orientales) y resto del territorio español peninsular, se suma para Fuerteventura las fuerzas del Tercio legionario “Juan de Austria” y tropas nómadas complementarias, éstas repartidas por diversas unidades y en íntima colaboración con población civil y saharaui autóctona.

Más de 20.000 canarios vivían y trabajaban en lugares como El Aaiun, Ausert, Smara y Dajla y Villa Cisneros, que como se conoce sufrieron las consecuencias personales, familiares y económicas de la evacuación.

Dicha fuerza del Ejército de Tierra español, dentro de la llamada Legión Española creada desde 1920 para combatir las insurrecciones en la zona norteafricana del Rif, tuvo trascendental importancia en la protección militar del territorio sahariano hasta su traslado a Fuerteventura en 1976.

En los años 1957-58 participa en la Guerra de Ifni contra ataques de insurgentes enviados a instigación del recién creado reino de Marruecos. Desde principios de 1970 este Cuerpo militar pasará a la protección del territorio sahariano (Sahara Occidental Español). Desde 1975, con la retirada española del territorio descolonizado, su nuevo destino será la dicha isla de Fuerteventura como tropas de guarnición en la isla. En la misma ocasionarán incidencias sociales, pero también económicas, en las que son cuantificables variados aspectos: unos positivos y otros negativos que se analizan objetivamente.

Tras el desalojo de los ricos caladeros saharianos, y ante la demanda de productos del mar, se insiste, seguirá siendo el sector pesquero el más afectado para Fuerteventura (el Archipiélago en suma) Se potenciará aún más en el litoral insular y en cualquiera de sus diversas formas: ribera, plataforma, altura, artesanal o sistematizada, Constituirá para dichos momentos uno de los más importantes factores económicos, tanto a nivel comercial amplio, como para el consumo local y, sobre todo, abastecer La Legión y sus miles de integrantes (con los reclutas de reemplazo) principales demandantes, a más de las cocinas de hoteles o para cubrir demanda del turismo de estancia “in crecendo”.

 


Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario