Sin categorizar

Rivero reclama más autogobierno para Canarias y una reforma de la Constitución

AGENCIAS.- El presidente de Canarias, Paulino Rivero, ha advertido este viernes de que no hay que tener «miedo» a «una eventual reforma de la Constitución que actualice el modelo territorial para hacerlo más justo», en el caso de las Islas, con su «hecho diferencial», al tiempo que ha reivindicado para Canarias «una profundización» de su autogobierno que conlleve «mayores capacidades de gestión y decisión».

«Solo profundizando en nuestro autogobierno, solo incrementando nuestras capacidades políticas y económicas, solo contando con una financiación que atienda y respete el hecho diferencial, se resolverán las tensiones que entorpecen las relaciones con el Estado», ha asegurado durante el acto de conmemoración del Centenario de los Cabildos Insulares en el Senado.

No obstante, ha matizado que con estas demanda no pretenden «alimentar una amenaza» sino ofrecer «una alianza en el proceso de mejora del modelo». «En esa dirección, los gobiernos estatales de turno no deben ver como una amenaza la reclamación, desde Canarias, de una profundización en nuestro autogobierno. Somos parte de la solución, no parte del problema», ha reiterado.

De este modo, Rivero ha manifestado que «es hora de plantear reformas que respondan más eficazmente a las necesidades actuales de los distintos territorios». «O se reforma la Constitución o la Carta Magna será -como así está ocurriendo- un elemento extraño a la realidad cambiante que pretende ordenar», ha advertido, para añadir que «Canarias debe asumir las decisiones en los ámbitos más relevantes, fundamentalmente vinculados a la insularidad y la lejanía», dado su carácter diferencial.

«El autogobierno canario no puede ni debe parecerse a ningún otro. El café para todos no es la receta», ha avisado, al tiempo que ha pedido que, cien años después de la «aceptación» del hecho diferencial canario que supuso la creación de los Cabildos, «el Estado debe poner al día e impulsar con lealtad y valentía» los mecanismos para dicho reconocimiento.

Así, ha defendido que su particularidad «ahora más que nunca exige respuestas distintas para abordar situaciones igualmente diferentes». «Los cabildos simbolizan y expresan la necesidad de articular una realidad diferente con respuestas políticas, administrativas, económicas y fiscales igualmente diferentes», ha remarcado.

«Si así se entendió hace cien años, no hay razón para que no se comprenda y actúe en consecuencia un siglo después», ha señalado, para añadir, en esta línea, que «la aceptación del hecho diferencial que los cabildos simbolizan» debe tener paralelamente un reflejo «ambicioso» en la definición de otras herramientas, tales como el modelo Autonómico y las relaciones entre el Estado y los diferentes territorios.

Por todo ello, Rivero ha recordado que «la revisión del modelo territorial del Estado español» debe ser «sensible» con las «principales singularidades» canarias como son «la insularidad y la lejanía, ésta última –ha matizado– reconocida formalmente por la Unión Europea bajo el paraguas de la ultraperificidad».

Decisiones estratégicas

«La combinación de una mayor autonomía política con la singularidad económica-fiscal debe arrojar como resultado un mejor encaje de Canarias en el Reino de España», ha señalado, para añadir que en este proceso es imprescindible que «la toma de las decisiones estratégicas» recaiga directamente en las instituciones canarias.

Rivero ha hecho así referencia a la necesidad que, a su juicio, sea Canarias la que asuma el control de las aguas archipielágicas y de las costas; la gestión de los puertos, aeropuertos y de las telecomunicaciones; la capacidad para tener relaciones comerciales con Estados de su entorno geopolítico; la capacidad de determinar el modelo energético basado en energía limpias y consiga, por último, un sistema de financiación directamente vinculado al Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

«El REF no ha de ser un régimen complementario a la financiación autonómica común, cuyo sistema actual es objetivamente perjudicial para las islas, precisando de un cambio profundo. Al contrario, debe constituirse y entenderse como un sistema integral, que conjugue instrumentos financieros, económicos y fiscales», ha demandado.

Los presidentes de los siete cabildos insulares, que también han participado en el acto institucional celebrado en el Senado y dirigido por el presidente del Senado, Pío García-Escudero, han reclamado asimismo un mayor reconocimiento del hecho diferencial de Canarias que pase por consolidar el régimen económico y fiscal de los Cabildos.

Hecho diferencial

Así, el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, ha defendido que, cien años después de la aprobación en 1912 de la ley de Cabildos, que supuso la constitución de las corporaciones insulares, «ya va siendo hora»de que se diferencie a estas instituciones, que suponen el eje en la organización del archipiélago.

Por su parte, el presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, ha manifestado que todavía es necesario que se reconozca su «condición de islas», que pasa, ha asegurado, por el «fortalecimiento» de las instituciones insulares y una mejora de la financiación. «Necesitamos blindar la autonomía financiera de los cabildos», ha asegurado. «España es diferente, pero Canarias es doblemente diferente», ha recordado.

En esta misma línea, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, ha asegurado que el fortalecimiento del papel de los cabildos no es»un capricho administrativo» sino una necesidad dadas sus características.»Los cabildos son la base en que se construye el archipiélago, la razón de ser de Canarias sale de cada isla», ha ensalzado.

Asimismo, el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, ha demandado que es necesario adaptar a la realidad el papel que desarrollan los cabildos ya que, si bien han sabido hasta el momento «estar a la altura de las circunstancias», todavía «no tienen capacidad tributaria propia».»Por eso es preciso clarificar la financiación», ha señalado.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, ha reiterado que además de «dar voz» a cada isla, refuerzan «el hecho diferencial» de Canarias, para criticar, a continuación, que el acto hubiera tenido una mayor repercusión de haberse celebrado en el Pleno del Senado. Además, ha defendido que el Cabildo sigue siendo «el órgano más importante de la política canaria». «Estamos lejos, pero por favor no nos alejen más», ha concluido.

Por su parte, la presidenta del Cabildo de La Palma, Guadalupe González, ha advertido que «cuando se pone en duda la continuidad de políticas específicas para Canarias», se está alejando a las Islas de España.»Estamos perdiendo conexiones aéreas y marítimas», ha denunciado, para añadir que «los Cabildos no tendrán futuro si no se reconoce que la igualdad existe cuando se trata igual a los iguales y desigual a los desiguales». «Somos desiguales y debemos de ser tratamos como desiguales», ha remachado.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo Laguna, también ha puesto de manifiesto que todos están de acuerdo «en la relevancia institucional que tienen los cabildos» y que su «suficiencia financiera» debería ser «más reforzada». «Sin duda los cabildos deben ser mejor conocidos y valorados», ha apuntado.

Por último, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha destacado durante la clausura del acto «la labor imprescindible» que desarrollan estas instituciones para «el eficaz autogobierno», al tiempo que ha reconocido que la insularidad «es una particularidad que no puede obviarse». «No se trata de recentralizar ni rebobinar, sino de reforzar lo que tenemos. Los Cabildos tienen mucho que aportar» ha sentenciado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario