FIRMAS Marisol Ayala

El ‘caso Kárate’ visto para sentencia. “Nunca he abusado de nadie”, dijo Torres Baena. Por Marisol Ayala

El principal procesado del “caso Kárate“, Fernando Torres Baena, ha aprovechado hoy el derecho a decir la última palabra antes de que el juicio quedara visto para sentencia para defender que él no ha hecho “nada malo“: “Nunca he abusado de nadie, ni lo hubiera permitido”, proclamó. La Audiencia de Las Palmas ha concluido esta tarde, tras siete meses y medio de juicio, la vista oral del “caso Kárate”, en el que se juzgan los abusos sexuales que medio centenar de testigos dicen haber sufrido siendo menores de edad en la academia que regía Torres Baena, en unos hechos que se prolongaron durante 15 años.

Si al inicio del juicio solo Fernando Torres Baena se prestó a declarar, aunque para responder exclusivamente a las preguntas de su abogado, hoy los cuatro procesados han hecho uso del derecho a la última palabra para defender su inocencia.

Fernando Torres Baena

“Yo no he hecho nada malo“, subrayó el principal procesado, al que el fiscal describe en su escrito de cargos como un “depredador sexual” que se valía de sus dotes de manipulación para organizar con sus alumnos “auténticas orgías sexuales” sin distinguir edad, sexo o número de participantes. En un alegato breve, de menos de diez minutos, el maestro karateca expuso: “Si mi casa era, como se ha dicho, la casa de los horrores, ¿por qué no se tomó ninguna prueba biológica a los sofás o las camas?”.

Al término del juicio, que se prolongó siete meses, los letrados de todas las partes, el fiscal y los jueces se pusieron en pie y se saludaron afectuosos dejando a un lado el largo proceso y los encontronazos profesionales habidos durante el juicio. No solo ha sido un juicio largo sino duro en su contenido, especialmente para quien defendía a las víctimas, el penalista José María Palomino. De la dureza de lo escuchado en los siete habla bien a las clara lo que dijo el psicólogo y criminólogo Vicente Garrido el martes: El caso kárate era «el más impresionante» al que se había enfrentado en sus 25 años de carrera como especialista en delincuencia sexual. El perito, contratado por la acusación, definió a Baena como «el agresor perfecto».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario