FIRMAS

Plasencia debe una propina a Candelaria de 1.160.000 euritos en tasas que no le reclaman desde 2010. Por Belén de Vil

Antonio Plasencia, presidente de los constructores, que lo mismo tiene un ladrillo en una mano que un mango o un plátano en la otra, amo y señor de Promotora Punta Larga, que hasta consiguió que las guaguas pararan a la puerta de su centro comercial en Candelaria (qué les va a contar mi guante que ustedes no sepan), debe nada más y nada menos que 1.160.000 euros en tasas municipales a este municipio, desde hace la friolera de ¡tres años!, según ha denunciado Si Se Puede, que amenaza con llevar el asunto a los tribunales.

La concejal del partido ecosocialista, Mayca Coello, pidió al Ayuntamiento de Candelaria el expediente de Plasencia hace dos meses, pero el alcalde Gumersindo García Trujillo le ha dado largas y no hay manera de que el gran constructor y empresario suelte los euros, por más que el interventor municipal recuerda año tras año la deuda pendiente, que no es poca cosa.

Antonio Plasencia, amo y señor de la construcción en Tenerife

¿Se imaginan disponer de un millón de euros largos para emergencias sociales, alquileres sociales, ayudas económicas básicas? Pues en Candelaria, no solo lo imaginan, sino que lo reclaman los de la oposición, sin que desde el Gobierno local le hayan tosido hasta ahora al gran Plasencia, ni le hayan dicho siquiera “venga, hombre, porfaplis, suelta la pasta, que tienes de sobra y esto ya huele a pufo”. Vamos, que un millón de euros, en un Ayuntamiento con un presupuesto de solo 18 millones, se nota ¿eh?

Y esa es una deuda, como insiste el bic, sólo en tasas municipales. A saber qué más le han perdonado…¿alguna licencia para construir? ¿Está ahorrando para devolver al Ayuntamiento de Santa Cruz el pastonazo que le pagaron por revender una playa que es dominio público? Por donde pasa este hombre deja el solar con un edificio de varias plantas, y eso que se dice amante de la ecología. ¡¡¡Menos mal!!!

Así que SSP se ha plantado y ha decidido que sea un juez/a quien pida el dichoso expediente, por si hubiese una prevaricación por medio (ayyyy, Gumersindo, qué necesidad tener que declarar tú también en los juzgados)

Y es que hay empresarios que se han hecho de oro porque han contado con el apoyo político para ello. Es el caso de Antonio Plasencia, ese que dice que es de clase media (entonces ¿de qué clase será mi guante?), y que junto con otro de clase media, Ignacio González Martín, montaron Inversiones Las Teresitas y compraron el frente de la playa chicha en una operación crediticia que ha quedado en los anales de la Banca, y la economía general, como ejemplo del gran pelotazo o de “pelotazo de libro”.

La foto la he sacado del blog de politicadelalma. Pinchan en ella y llegan directos a unas sustanciosas declaraciones del megaempresario de clase media y amante de la ecología, ejem, ejem, cuando le tocó soltar prenda en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias como imputado en el caso Las Teresitas. A lo mejor, con esto de las tasas tiene tanta suerte como con la magistrada Carla Bellini.

Y hablando de Las Teresitas, ¿es que la instrucción de ese sumario no va a acabar nuuuuuuncaaaa?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario