FIRMAS Salvador García

Cuando los payasos actuaron en el Parque. Por Salvador García Llanos

El fallecimiento, el pasado mes de noviembre, de Emilio Aragón Bermúdez, popularmente Miliki, uno de los payasos de la tele, nos ha hecho recordar la célebre actuación de éstos en el parque San Francisco en los últimos días de octubre de octubre de 1984. Se han cumplido, por tanto, veintiocho años de un rotundo éxito de la convocatoria patrocinada por la entonces denominada Caja General de Ahorros de Canarias.

Ofrecieron dos sesiones, una de ellas no prevista. Pero era tal la demanda que repitieron. Autobuses llegados de numerosas localidades tinerfeñas complicaron la circulación aquella tarde. El aforo del recinto se llenó. Entre cuatro y cinco mil almas infantiles pudieron seguir el espectáculo. Muchos niños se quedaron sin poder entrar. Y no faltaron lágrimas, claro.
La popularidad de los payasos de la tele era extraordinaria. Aquella pregunta, tantas veces repetida, “¿Cómo están ustedes?”, pudo escucharse en directo en el ya viejo recinto de la calle Agustín de Bethencourt. Fofito (hijo de Fofó, Alfonso Aragón Bermúdez) y su hermano Rody se habían incorporado al trío original, compuesto por Gaby, Fofó y Miliki.
“Había una vez un circo” fue el tema más coreado. Los periódicos de la época publicaron, el 31 de octubre de aquel año, referencias de aquel acontecimiento. El Día, en crónica de su corresponsal, señaló: “Sus canciones más populares y conocidas, sus bromas y chistes, sus juegos inundaron el escenario del parque y lograron que los niños se divirtieran con un espectáculo pensado y realizado para ellos. Los payasos Gaby, Miliki, Fofito y Rody demostraron en el Puerto de la Cruz que saben hacer reír a los niños tanto por la tele como en directo”.
Por su parte, Diario de Avisos, bajo el título “Éxito resonante”, con una gran foto que plasmaba el lleno absoluto del parque San Francisco, publicó: “Miles de niños vivieron momentos de gran alegría… Con artistas así, el éxito está más que asegurado”.

Fue, sin duda, una velada extraordinaria que ha sido evocada por unos cuantos portuenses que, siendo niños, disfrutaron de ella, hace nada menos que veintiocho años.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario