Sin categorizar

Ningún euro para libros y el disparate SILA. Por Eduardo García Rojas

INTRO

Leo en la prensa dos noticias que afecta –y afea– la errática toma de decisiones que emana de la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Departamento que, debe ser cosa del raquitismo presupuestario, adopta cada día que avanza actitudes más marrulleras y groseras.

Casi parece que esta forma de hacer las cosas es síntoma –no tengo otra palabra con que describirlo– de que sus responsables han perdido el poco juicio que les quedaba.

¿NOVEDADES?, NO GRACIAS

Si es usted usuario de los servicios que facilitan las dos bibliotecas públicas del Estado existentes en Canarias olvídese el próximo año de pedir en préstamo las últimas novedades editoriales porque éstas dejarán de adquirirse por una de esas inteligentes medidas conjuntas que ha adoptado el Ministerio de Cultura y el Gobierno de Canaria para frenar la crisis:  no aportar un euro a esta función vital, prioritaria a estas instituciones. Así lo leo en Canarias 7.

Y así intento reflejarlo en un supuesto de lo que podría suceder en 2013 cuando vayamos a sacar una novedad en préstamo en cualquiera de las dos bibliotecas públicas del Estado de esta región cada día más abandonada de la mano de los dioses.

– Oiga, yo vengo a preguntar si tiene la nueva novela de Alexis Ravelo, La estrategia del pequinés

– ¿Eso es una novedad?

– Pues sí… Acabo de pasar por la librería y la he visto en la mesa de… las novedades.

– Ahhh, así que se trata de una novedad… ¡Pues cómpresela!

– ¿Eh?… Mire usted, caballero, soy socio desde esta biblioteca desde hace quince años y…

– No la tenemos… Y déjame usted en paz que tengo mucho trabajo.

– En fin… –desiste el lector– ¿No tendrá usted entonces la última de Pérez Reverte?

– ¿La última?

– Sí, sí…

– ¿No será la misma que estoy leyendo?- le responde el bibliotecario mostrándole el libro que tiene al lado del teclado del ordenador.

– ¡Esa misma!

– Pues tampoco… Pero le diré, aquí entre usted y yo, que es más de lo mismo.

– ¡Las cosas del Pérez Reverte!

– Sí, no sea idiota y ahórrese los 23 euros…

– Pero es que yo quiero leerla… ¿No podría usted prestármela?

– Este libro no es de la biblioteca sino del imbécil que la compró. Ya ve usted. Que tenga buen día.

Puestas así las cosas, el panorama que se presenta para el usuario y para los trabajadores de las dos bibliotecas públicas del Estado resulta dramático porque gran parte de la existencia de una biblioteca se justifica, precisamente, por la renovación de sus fondos, que vendría a ser algo así como la sangre que circula por nuestras venas.

No entiendo por ello, y por mucho que lo intente, cuál es la razón que explica tamaño disparate. Tamaño tijeretazo. Tamaño recortazo. Es decir, que no se buscara una solución para que de los 100.000 euros que se destinaron en 2012, en una decisión conjunta e histórica, Ministerio de Cultura y Gobierno de Canarias hayan aprobado ahora cero euros de inversión para el catastrófico 2013 que nos espera.

Un buen amigo me comenta con ironía que dentro de nada veremos a la Biblioteca Pública del Estado vendiendo sus fondos en la puta calle… Y tal y como están las cosas, no me resulta un dislate.

PEOR, IMPOSIBLE

La capital grancanaria se prepara para acoger la que tendría que haber sido IV edición del Salón Internacional del Libro Africano, aunque hoy se llama Salón Internacional de las Letras Africanas.

Los tres primeros SILA, como ya hemos ido informando en este mismo blog, se celebraron en Puerto de la Cruz y Santa Cruz de Tenerife con notable presencia de público y de autores africanos consagrados.

El Salón consiguió de hecho, el año pasado, convertirse en un espacio de referencia para el mundo de la industria del libro porque uno de sus espíritus, imitando modelos como la Feria de Guadalajara, en Méjico, además del cultural fue el comercial.

Tras el polémico concurso organizado por la Viceconsejería de Cultura del Ejecutivo autónomo, y del que resultó vencedor el proyecto presentado por la UTE Fundación Farrah y Looking for Development, se ha dinamitado toda esperanza no solo al cambiar su ubicación original, sino por prescindir de su carácter, ya lo hemos dicho, cultural y comercial.

El nuevo Salón Internacional de las Letras Africanas, que solo respeta del SILA original su acrónimo, desarrollará la mayor parte de sus actos en Casa África entre el 11 y el 28 de diciembre aunque a este bloguero le ha resultado imposible todavía acceder a su programación probablemente porque sus conocimientos en informática datan del jurásico.

El periódico El Día, con el titular de El SILA se va a Las Palmas con un programa “improvisado”, recoge declaraciones, entre otros damnificados, de Antonio Vizcaya, presidente de la asociación SILA, creadora del proyecto; el director de Ecopress Comunicaciones, Martín Rivero, quien presentó la iniciativa a concurso que finalmente recayó en la UTE Fundación Farrah y Looking for Development, y el director de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife, Cristóbal de la Rosa. Este último denuncia “una gran precipitación para sacar adelante el SILA 2012 y una ausencia completa de un modelo o una idea bien definida de cómo organizarlo”.

De la Rosa lamenta también en este periódico que si bien “siempre empezábamos a trabajar con los organizadores en el próximo SILA a los 20 días de acabar”, a día de hoy, “todavía no hemos recibido ninguna comunicación oficial del Gobierno sobre esta iniciativa y únicamente se nos envió una carta por parte de una empresa a principios de noviembre informándonos de que era la ganadora del concurso y solicitando nuestra colaboración, pero en genérico, sin proponernos una reunión ni presentarnos un proyecto concreto. Parece que lo que ha pasado es que se ha querido hacer de cualquier manera para no perder la subvención europea, asociada a este proyecto.” (1)

El Cabildo de Tenerife, según de la Rosa, esta profundamente descontento porque “el SILA es una iniciativa privada que ha pasado a ser del Gobierno”.

Y anuncia, en este sentido, que “es gravísimo que se actuara de esta manera sin explicarnos por qué. La Administración pública no está para entorpecer, sino para todo lo contrario”.

Me quedo un momento en silencio porque son demasiadas las ideas que se abren paso por mi cabeza, pero cabría recordar que, contradicciones de la vida, Cristóbal de la Rosa pertenece a la misma familia política –Coalición Canaria– que forma parte de ese Ejecutivo regional al que ahora no sé si critica pero sí que cuestiona…

Debe ser que el próximo 21 de diciembre es el fin del mundo, según el calendario maya.

(1) La cursiva es nuestra.

Saludos, anoche soñé con ella, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario