FIRMAS Salvador García

Presente de indicativo popular. Por Salvador García Llanos

En cualquier informativo, en cualquier cadena, a cualquier hora… hay imágenes espeluznantes. Terribles, durísimas, impactantes…, el adjetivo que quieran. Pero las que han ilustrado un reportaje de Gonzo, en El Intermedio (La Sexta), nos aproximan a un mundo irreal, a un dislate, a una situación que, si no fuera por tales imágenes, dirían que es un montaje, uno más de cuantos circulan indiscriminadamente en los medios para llamar la atención, para alardear, para ganar audiencia, aún a costa de engañar.
En Madrid, capital del Reino, profesores y alumnos de la universidad pública se lanzaron a la calle a impartir y desarrollar las clases. En señal de protesta, claro está, por tanto reajuste y por tantas restricciones.
Había que verles, en un día de ese frío que pela: prendas de abrigo, gorros, bufandas, guantes… Una elemental megafonía y alguna pancarta por todo atrezzo. Sentados en el suelo, o de pie, ante la mirada curiosa e incrédula de los viandantes, escuchando el relato del profesor, tomando apuntes o formulando algún comentario. Materias ‘ad hoc’ de sociología, antropología y ciencia política. Las respuestas de los alumnos consultadas sobre su futuro no podían ser más desalentadoras.
Nadie podrá negar la originalidad de la protesta. En otros sitios, bloquean avenidas o queman contenedores, por decir una estampa que se ha hecho habitual. En varios puntos céntricos de la capital madrileña, estudiantes y profesores, desafiando al frío y a las inclemencias, en condiciones absolutamente inapropiadas, no se resignaban y se resistían a la indiferencia. El aumento de las tasas, la supresión o reducción  de becas, la pérdida de opciones… todas esas cosas, tan del presente de indicativo popular y tan del futuro imperfecto social, desnudaban la cuestión de fondo.
Esta es una parte cruda de la realidad española de nuestros días. Imágenes durísimas: aunque suene demagógico, la enseñanza universitaria pública de nuestro país, por los suelos, por las calles y plazas de Madrid. Para qué preguntarse dónde iremos a parar si lo meritorio es la resistencia y que todavía quede ingenio para rechazar de esa manera medidas gubernamentales que el ministro del ramo se empeña en presentarlas de forma graciosa.
Cuando tales imágenes trasciendan, cuando lleguen a la Unión Europea y a la América hermana, creerán que es un montaje o no se las creerán.
Pero no hay coches volcados ni contenedores atravesados ni mobiliario arrancado ni objetos incendiados: eran catedráticos hablando por un micrófono casero y alumnos grabando en sus móviles o escribiendo apuntes en cuadernos humedecidos. A la vista de todo el mundo.
Un diez para la idea. Otro para el reportaje.

Es la España del presente de indicativo popular. A lo que ha llegado esto.

PUBLICIDAD

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario