Sin categorizar

La artista Regina José Galindo pone la ‘piel de gallina’ en TEA

Elblogoferoz.- TEA Tenerife Espacio de las Artes presentó ayer la exposición Piel de gallina. Regina José, una coproducción del centro de arte contemporáneo del Cabildo de Tenerife con Artium-Vitoria y el CAAM. Se trata de la primera exposición en España de Regina José Galindo, una artista cuyas performances son metáforas del sufrimiento y la justicia social. El acto contó con  la presencia de la vicepresidenta del Cabildo, Cristina Valido;la artista Regina José Galindo; la comisaria de la exposición, Blanca de la Torre, y la conservadora de las exposiciones temporales de TEA, Yolanda Peralta.

La apertura al público de esta muestra será hoy[viernes 30], a partir de las 20,00 horas, y en el transcurso de la inauguración Regina José Galindo -ganadora del León de Oro en Venecia en 2005- realizará el estreno mundial de su performance Necromonas. La exposición se podrá ver en TEA hasta el 30 de marzo, de martes a domingo, de 10,00 a 20,00 horas.

Cristina Valido dio la bienvenida a la artista y le agradeció su presencia en TEA con esta exposición, una muestra que Yolanda Peralta incluyó “dentro del arte que mueve conciencia, que tiene compromiso y que no se puede reducir a la denuncia de la violencia de género, sino que aborda la injusticia social desde distintos ámbitos, pero con un gran componente poético”. Por su parte, Blanca de la Torre destacó que la exposición Piel de gallina realiza “un recorrido versátil de la palabra a través del cuerpo”.

Regina José Galindo (Guatemala, 1974) felicitó al equipo de TEA Tenerife Espacio de las Artes por el trabajo que han realizado en esta exposición. “Siempre que presento mis trabajos lo hago con nervios, pero finalmente constituye un alivio ver que mis ideas se pueden transportar a otros pueblos y otras generaciones”. “Las preguntas que me hago yo con mis obras son las mismas que se hacen al otro lado del charco; trato de conseguir una empatía con el público porque los individuos somos los mismos, independientemente del lugar donde nacemos”.

Respecto a Necromonas, la performance que estrenará mañana en TEA en el transcurso de la inauguración, Regina José Galindo solo adelantó en el encuentro con los medios informativos que “más que la imagen visual, buscamos otro tipo de sensaciones sensoriales”.

Piel de gallina. Regina José Galindo es la primera gran exposición en España vídeos y fotografías de sus performances desde 1999, junto con objetos, algunos de ellos con carácter escultórico, como rastros de acciones y fetiches de un duelo constante. Además en los muros pueden leerse algunos de sus poemas.

Sin embargo, en el trabajo de Regina Galindo no existe la pretensión de aleccionar al espectador. Se trata de escenas extremas, y sin embargo cargadas de poesía, que desde una realidad local,la de Guatemala, componen metáforas del sufrimiento y de la injusticia social en un ámbito global. La emoción que despierta en el observador, esa «alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática», esa «piel de gallina», no hace sino potenciar su carga alegórica.

La exposición -comisariada por Blanca de la Torre (León, 1977)- se organiza en cinco espacios diferenciados. En el primero de ellos, la enunciación es el vehículo para expresar los conceptos y la palabra. Comienzacon el vídeo de su primera performance, Lo voy a gritar al viento (1999), en la que, colgada de un edificio público lee sus poemas, y concluye con el de Perra (2005), en el que escribe esta palabra sobre uno de sus muslos como denuncia de los ataques contra mujeres en Guatemala, donde aparecían cuerpos torturados y con inscripciones hechas a cuchillo. El cielo llora tanto que debería ser mujer (1999), El dolor en un pañuelo (1999) y No perdemos nada con nacer (2000) son performances cuyos vídeos se proyectan en este ámbito.

 En la piel del otro

En el segundo espacio Regina Galindo se muestra al espectador como un cuerpo desdoblado, colocado en la piel del otro, del que sufre o está sometido a la injusticia. Aquíse presentan registros de performances como Mientras, ellos siguen libres (2007), en la que, embarazada de ocho meses, la artista permaneció tumbada y atada a una cama como en los relatos de las mujeres indígenas embarazadas violadas durante el conflicto armado de Guatemala en los años 70 y 80, en los que se produjo un auténtico genocidio indígena. En Recorte por la línea (2005), un cotizado cirujano plástico marca sobre el cuerpo de la artista las áreas que deberían ser intervenidas para tener un cuerpo perfecto según los cánones estéticos de la sociedad occidental. Lucha (2002) y Angelina (2001) son performances presentes en esta área de la exposición.

El tercer ámbito de Piel de gallina es el de la melancolía y duelo; en él pueden verse las obras quizás más descarnadas de Regina Galindo, aquellas en las que se explicitan situaciones de tortura que remiten al sufrimiento y la muerte de otros. En Confesión (2007), la artista se somete al conocido como «submarino», una práctica en la que la cabeza de la víctima es sumergida en un líquido para provocar el efecto del ahogamiento. En 150.000 voltios (2007), Galindo recibe una descarga de un dispositivo eléctrico utilizado por la policía guatemalteca para detener sospechosos. Cepo (2007), Peso (2006) y Limpieza social (2006) están también en esta estancia.

Hay en Piel de gallina un espacio central en el que Regina José Galindo construye una ficción sobre la Bienal de Venecia, para la que ha sido seleccionada cuatro veces y en la que, en 2005, ganó el prestigioso León de Oro. Una reproducción del galardón, en el centro del espacio, articula la ubicación de obras contundentes como ¿Quién puede borrar las huellas? (2003), performance en la que Regina Galindo recorre la distancia entre la Corte de Constitucionalidad y el Palacio Nacional de Guatemala descalza y dejando un rastro de huellas de sangre en memoria de las víctimas del conflicto interno y como denuncia de la candidatura presidencial del genocida y golpista Efraín Ríos Montt. O Golpes (2005), en la que, encerrada en un pequeño cubículo la artista se da un golpe por cada una de las mujeres asesinadas en Guatemala entre el 1 de enero y el nueve de junio de 2005. Himenoplastia (2004), Piel (2001) y Saqueo (2010) completan este ámbito, en el que se cuestiona sobre las implicaciones y contradicciones de participar en eventos del tipo de la Bienal de Venecia y el efecto sobre su trayectoria artística

La exposición concluye en dos espacios protagonizados por performances en las que las acciones se transfieren a otros, bien como aquél sobre el que recae directamente la acción, como un personaje más o como un agente sin el que la acción no sucedería. Es el caso de Caparazón (2010), performance en la que la artista se refugia en posición fetal bajo una cúpula transparente blindada mientras una serie de hombres golpean la superficie con palos hasta romperlos. O el de Hermana (2010), en el que una mujer indígena guatemalteca agrede reiteradamente a la artista. Objeto (2010), Punto ciego (2010), Joroba (2010), XX (2007), La conquista (2009) y Marabunta (2012) se encuentran también en este espacio.

Estreno de Necromonas

Regina José Galindo, con motivo de la inauguración en TEA de su exposición Piel de gallina, realizará el estreno mundial de su performance Necromonas.

“El olor del ser humano muerto, para el ser humano vivo, penetra más que cualquier pestilencia, porque es el aviso de la muerte cercana.  Una señal.  El olor se mete por los orificios y nos lleva hacia el hecho irrefutable de una muerte próxima.  La de un individuo, un perro, una rata. Está comprobado que algunos insectos emiten una mezcla de sustancias químicas antes de morir, una especie de «olor a muerte» universal.  Estas sustancias químicas, llamadas «necromonas», están compuestas por una mezcla de ácidos que son emitidas por los cuerpos antes de morir para indicárselo a los demás miembros de su comunidad. Los animales y seres humanos expelemos un olor a muerte que se desprende en forma de gases cuando el cuerpo empieza a entrar en estado de descomposición. En nuestras sociedades, marcadas por tantos hechos de violencia, la muerte cercana se percibe constantemente.  La muerte tiene un olor conocido, familiar.  A nivel subjetivo, algunos dicen que pueden «oler» cuando la muerte viene por allí. No el olor de algo muerto que se está descomponiendo, sino un ambiente extraño, una atmósfera que parece rodear lo que está a punto de morir». Regina José Galindo.

La artista

Regina José Galindo nace en 1974 en la Ciudad de Guatemala, lugar donde reside y trabaja. Su trayectoria artística comienza en el ámbito de la poesía y el dibujo. En 1999 realiza su primera performance: Lo voy a gritar al viento. A partir de este momento empezará a destacar como una de las artistas latinoamericanas más emblemáticas de su generación, con una fuerte presencia en la escena internacional.

Su instrumento de trabajo es el cuerpo, al que lleva a situaciones extremas, lo que ha hecho que su obra sea comparada conla de Marina Abramovico Gina Pane. Empleando un discurso corporal y sin eludir la realidad más descarnada, las propuestas de Galindo están basadas en acciones simbólicas, impactantes y extremas, que colocan al espectador frente a frente con las problemáticas de la sociedad actual buscando suscitar intensos procesos reflexivos.

Ha sido la única artista latinoamericana premiada con un León de Oro, como mejor artista joven, en la Bienal de Venecia (2005). Su trabajo ha sido presentado internacionalmente en numerosas exposiciones y festivales de renombre y su obra forma parte de las colecciones de museos en Italia, Suiza y Estados Unidos, entre otros. Desde1998 harecibido numerosos premios y reconocimientos internacionales.

PUBLICIDAD

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario