ECONOMÍA E INDUSTRIA NACIONAL Política Económica

Las pensiones subirán un 1% y las inferiores a 1.000 euros un 2 por ciento

AGENCIAS.-La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado este viernes que el Ejecutivo no podrá asumir en 2013 una actualización de las pensiones del 1,9%, porcentaje correspondiente a la desviación de precios de este año, por lo que ha tomado la decisión de subir las pensiones, con carácter general, un 1% para el próximo año, salvo las inferiores a 1.000 euros mensuales, que se incrementarán un 2%.

La medida forma parte del Real Decreto-ley de medidas de consolidación y garantía del sistema de la Seguridad Social aprobado este viernes por el Consejo de Ministros.

No obstante, el Gobierno no compensará a los pensionistas por la desviación de precios de este año ante la «difícil» situación económica y la prioridad de seguir avanzando en la reducción del déficit público, según han anunciado Sáenz de Santamaría y Báñez.

Tanto la vicepresidenta como la ministra han afirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Ejecutivo «no puede» asumir una compensación a los pensionistas del 1,9%, que es la diferencia que media entre la subida aplicada este año (1%) y el IPC interanual de noviembre, cuyo dato adelantado se ha situado en el 2,9%.

Por este motivo, el Gobierno ha decidido suspender la compensación en el ejercicio 2012 exigida por la ley «porque es el año más duro de la crisis», según ha indicado la ministra, que ha explicado que esta medida se ha incluido en el Real Decreto-ley de medidas de consolidación y garantía del sistema de la Seguridad Social aprobado este viernes por el Gobierno.

La vicepresidenta y la ministra han informado además de que las pensiones subirán, con carácter general, un 1% para el próximo año, tal y como estaba previsto en los Presupuestos Generales del Estado, salvo las inferiores a 1.000 euros mensuales, que se incrementarán un 2%. El coste global de la subida será de 1.513 millones de euros, según Báñez.

Fondo de Reserva

La Seguridad Social utilizará 3.530 millones de la ‘hucha de las pensiones’, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, para pagar las nóminas de los pensionistas de aquí a final de año.

Así lo ha señalado la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha dicho que se necesita recurrir al fondo porque en diciembre el Gobierno tiene que pagar a los pensionistas la mensualidad habitual y la paga extra de Navidad.

Ésta es la segunda vez que el sistema recurre al Fondo de Reserva después de que en el mes de septiembre utilizara algo más de 3.000 millones para afrontar problemas de liquidez. Asimismo, en verano, el Gobierno utilizó 4.600 millones del Fondo de Prevención y Rehabilitación de las Mutuas para hacer frente a la paga extra de verano a la que tiene derecho los pensionistas.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha explicado que el Gobierno, a través de un decreto para garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social, ha modificado la limitación fijada para obtener recursos del Fondo (del 3%) con el objetivo de recurrir al mismo cuando sea necesario.

A partir de ahora, el límite de la disposición de los recursos del fondo será «el equivalente al importe del déficit que pongan de manifiesto las previsiones de liquidación de la intervención general de la Seguridad Social».

En cualquier caso, Báñez ha garantizado que el Gobierno sólo recurrirá al fondo para financiar las pensiones contributivas y siempre que se produzcan situaciones de déficit, como ahora, cuando el Gobierno utilizará el cambio para disponer de 4.000 millones del fondo para pagar las pensiones en diciembre.

Cotizantes

La titular de la cartera de Empleo ha explicado que «la grave crisis» ha supuesto una pérdida de cotizantes de cerca de 3 millones para el sistema, lo que ha «agravado» la situación «heredada» del anterior gobierno.

En este sentido, ha admitido que el sistema de Seguridad Social sufre tensiones de liquidez debido, en parte, a los aplazamientos a empresas, y ha explicado que la situación se va a ver agravada en el último mes del año, cuando el Gobierno tiene que pagar la mensualidad de las pensiones y la extra de Navidad.

Estos dos conceptos, según Báñez, supondrán para el Estado unos 15.000 millones de euros, lo que obliga al Gobierno a recurrir al Fondo de Reserva para hacer frente al pago.

La titular de Empleo ha recordado que el Fondo de Reserva se creó en el año 1997 para garantizar el pago de las pensiones y el funcionamiento del sistema de Seguridad Social, y que el único objetivo de recurrir al mismo es garantizar el pago de las pensiones.

«Hay que mandar ese mensaje de tranquilidad», ha dicho Báñez, tras asegurar que el Gobierno acude al fondo «con responsabilidad» y aseverar que los pensionistas de hoy y de mañana tienen garantizadas sus prestaciones.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario