FIRMAS Marisol Ayala

Jabicombé: “Hacer reír me ayudó a vencer el cáncer”. Por Marisol Ayala

En realidad se llama Javier Santana Díaz pero en el mundo artístico es conocido como “Jabicombé”. Tiene 45 años. Sus monólogos, sus grotescas versiones de anuncios míticos y cercanos, sus parodias sobre conocidos personajes, series míticas o la misma teletienda han hecho llorar de risa a más de uno. Este chico merece ser más conocido porque en tiempos de tanto desasosiego una carcajada es oro molido. “Jabicombé” ha funcionado por el boca a boca, ni publicidad ni nada. Eso de…“¿conoces a Jabicombé?” ha sido la clave, la vía de su popularidad. Paso a paso.

Este fin de semana 30 y 1 de dicembre en el teatro Guiniguada “Jabicombé” se entrena con un espectáculo de casi una hora de duración en el que desarrollará su tan famosa frase “Las bobas se acabaron“. Entradas agotadas y los amigos deseando verle.

A petición de sus amigos recupero el reportaje que en julio 2011 le hice para el Canarias 7 en el que dejamos al aire la parte más humana de un chico al que quiero mucho; detras del Jabito famoso hay un hombre ocurrente que cuando el cáncer tocó a su puerta se creció como un gigante. Y lo venció.

(Pinchando AQUÍ, pueden ver también el reportaje que le hicieron para la página web www.queteparece.info)

Javi en su ambiente, en su estudio, en su mundo

Javi en su ambiente, en su estudio, en su mundo

En su casa de Schaman, en su coqueto y acogedor estudio donde el ingenio flota, el menudo Javi se transforma, ríe, canta, toca el piano y compone. Se disfraza de Barbra Streisand pone entre sus manos un Oscar de los chinos y da rienda suelta a su locura. En ese mundillo Javi era feliz hasta que un sospechoso bulto en la ingle cambió su vida. Un cáncer en la sangre, Linfoma de Hodgkin, de la familia de la leucemia había tocado en su puerta.

Hace tiempo que le perseguía pero por una cosa o por otra se me escapaba. Las prisas, los compromisos y el “mañana lo llamo” fueron los culpables. Hace unos meses recibí un escueto correo suyo; “He aquí un tipo feliz…los análisis dicen que estoy limpio…”. “¿Limpio?, ¿de qué…?”, pregunté… Sorpresa y alegría. Fue entonces cuando me contó que en el invierno de 2008 le diagnosticaron un Linfoma de Hodgkin, un cáncer hematológico que Javi combatió –y ha superado– con 40 años y una vida familiar que se tambaleaba a su alrededor. Su madre estaba enfermay él la cuidaba.

                    Javi y yo nos hicimos esta foto como recuerdo de una tarde de confidencias

 

Seguimos comunicándonos y cada vez hablábamos más de su enfermedad; comentábamos de qué manera la vida de alguien tan joven, tan lleno de vida y proyectos se puede venir abajo cuando los palos que sostienen el sombrajo no están firmes. Pero este joven triunfador en la red -1.200.000 visitas en Youtube- con sus monólogos en los que el descaro la ingenuidad, y la picardía se dan la mano, estaba librando en su intimidad una lucha encarnizada contra una enfermedad de la que no sabía nada y cuyo primer asalto, es decir, la primera sesión de quimioterapia, le paralizó los riñones. “Pero la memoria es sabia y borra lo más feo, lo más duro de ciertos momentos”, dice evitando pisar el jaboncillo que puede producir un resbalón sentimental.

Hay dos especialistas médicas a las que Javier quiere mencionar expresamente porque ambas han sido su incondicional apoyo; una es Alexia Suárez de la Unidad de Oncohematología del Negrín donde “me trataron como a un príncipe”, al igual que todo el equipo y luego María Dolores Reyes Toledo, mi médica de cabecera, tan cercana y amiga. ¡Dios, qué suerte es vivir en Canarias donde la medicina hace milagros y contamos con medios tan avanzados!. Lo digo y me emociono, fíjate”.

Mi amigo Javi tenía la necesidad de airear y de qué manera la medicina pública de Canarias le trató; de qué manera la unidad de Oncohematología del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín lo sacó adelante, “me salvaron la vida”. Así que una tarde de estas Javi hizo una tarta de manzana “para chuparte los dedos”, dijo para engatusarme y fui a su casa. Entré pues en el santuario donde Javi escenifica monólogos, se disfraza de Barbra Streisand y da vida a personajes cuya transformación merecen ser vistos. Quienes deseen observarlo en acción pueden hacerlo entrando en el blog www.marisolayala.com en la ventana “El humor de Jabicombé”. Desde hace unos meses cuelga los sketchs que más le gustan pero en Youtube están todos. Hablamos de 120 monólogos que ha alcanzado el millón doscientas mil visitas.

“Mira, el cáncer lo he vencido gracias a los monólogos y a mi sobrino Hugo, de dos añitos. Fueron un fármaco contra la enfermedad. Eran mi ilusión. Piensa que estuve un año encerrado en casa para evitar un contagio, viviendo la vida a través de internet, colgando mis cosas, cantando, componiendo, ensayando y cerrando bien la puerta para que el tal Hodgkin no diera un paso más”.
Javi perdió diez kilos y recuerda que sus amigos no le defraudaron durante la enfermedad aunque sabe que en la vida cada cual maneja las situaciones como sabe y puede. “Una de las cosas más duras que recuerdo de la enfermedad es la quimio, su dureza y su efecto devastador y otra, que mi madre murió cuando yo salía adelante. Finalmente murió y no pude despedirla en el tanatorio para evitar el riesgo de una infección. Todo fue muy duro; date cuenta que mi madre tenía un cáncer de pulmón y aunque yo no quería decirle lo que yo tenía, ella sospechaba y ya tuve que contárselo”.

La pobre me decía “mi hijo yo no voy a poder cuidarte…”…¡Ah pero ahí estaba mi hermana, mi sobrina, mi tía…!. ¿sabes una cosa, Marisol?, que me considero un ser con mucha suerte porque si dicen que una de cada cinco personas puede sufrir un cáncer a lo largo de su vida yo estaba en el bombo y podía ser uno de ellos, pues bueno, me tocó y encima he salido adelante, ¿eso no es ser un tipo con suerte?”.

“Jabicombé” tiene los ojos pequeños, su cuerpo tampoco es grande pero posee una vitalidad y unas ganas de hacer cosas que sorprende en alguien tan joven y con una salud bajo vigilancia. “Vamos a ver; yo tengo una ilusión artística que no sé si la vida me la dejará llevar a cabo pero como soñador que soy la tengo ahí, masticándola. ¿Te la cuento…?, bueno, pues se trata de hacer un espectáculo en el teatro Guiniguada de mis amores. Llevar a un escenario todas esas cosas que hago en los videos; no se trata de un espectáculo costoso, que va. Un lujoso sillón, unas luces, buena megafonía y poco más…Estoy segurísimo que le gustaría mucho a la gente pero las cosas están mal, pero si alguien se anima y me echa una mano me embarco mañana mismo”. No tengo la menor duda.

STREISAND Y EL PÁJARO “PIPO

Javier y su piano

 

Las 120 parodias que ha realizado “Jabicombé” tienen como personaje central de la historia a la actriz Barbra Streisand “a la que vi en directo; una locura. Bueno, yo la adoro…”. Barbra y también un pajarito al que Javi llama, Pipo. A veces durante la grabación Javi es incapaz de controlar su propias ocurrencias y no aguanta su risa. Bachiller superior, estudió solfeo y posee estudios universitarios sin titulación, “me harté de las carreras que empecé a estudiar, filología y turismo”. Habla inglés, alemán y francés. Javier es funcionario del Ministerio de Economía y Hacienda, (Zona Especial Canaria).

CARMENSA Y LALA, MUJERES CANARIAS QUE HABLAN CANARIO

En 2006 colgó “Jabicombé” el primer video en Youtube. Se llamaba “Lolina la Pájara, (la pobre)” y desde ese momento hasta hoy ha subido un total de 120 de diferentes temas, monólogos, doblajes de series míticas y material alternativo. Todos o casi todos los ha hecho en su casa; solo ha salido en dos ocasiones para grabar fuera. Los personajes “estrellas” de sus monólogos se llaman “Carmensa” y “Lala”, (Carmensa es de Gran Canaria, y Lala de Tenerife) dos señoras canarias que representan “a nuestras madres, nuestras abuelas, las que han hecho de nosotros lo que hoy somos y de las que nos deberíamos sentir profundamente orgullosos; y de las que no deberíamos perder su forma de hablar, de expresarse; tan entrañable y graciosa

Add Comment

Click here to post a comment