FIRMAS Marisol Ayala

Con la iglesia hemos topado. Por Marisol Ayala

Un matrimonio extranjero vivía en un piso de su propiedad en una zona céntrica de la ciudad de Las Palmas. Un día, muere el marido y ella cáe en una profunda depresión. Como era muy religiosa intentó buscar consuelo cristiano en su parroquia. Allí conoció, aparte de a su párroco, a una señora muy religiosa también, y que frecuenta la parroquia diariamente. Ésta inició de inmediato una estrecha relación con la viuda, que ya por entonces recibía una sustanciosa pensión de viudedad de Alemania, ya que su fallecido marido era alemán. La señora religiosa frecuenta la casa de la viuda para rezar el rosario juntas. La religiosa se da cuenta, además, que a la casa entran un matrimonio joven con dos niños y que conocen a la viuda desde toda la vida pues ella los vio nacer y crecer y era, para el cabeza de familia, una segunda madre y para los niños como una abuela. La religiosa intenta influir en la viuda para que corte las visitas de esta joven familia.

La calle Mayor de Triana, hace años ….

Éstos notaban que la viuda les empezaba a hablar y tratar de una manera inusual en ella, como que no le gustaba que la visitaran. Ellos, extrañados, no tardaron en comprender que la religiosa estaba influyendo mucho en la viuda y que le aconsejaba a ésta que se alejara de ellos. Éstos fueron un día a visitarla como de costumbre y no pudieron abrir la puerta con sus llaves porque habían cambiado la cerradura de la casa de la viuda. La religiosa fue quien les dijo que no vinieran más a esa casa. El cabeza de familia cogió una profunda depresión y le rogaba a la señora religiosa que ellos sólo querían verla y charlar con la viuda como siempre porque ella era parte de sus vidas y el la consideraba su segunda madre ya que ayudó en su crianza. Le dijeron también a la religiosa que ellos no querían nada de herencia de la viuda, que se quedara tranquila por ese lado. Pero ya era tarde. La religiosa era la que mandaba y decidía en aquella casa.

El matrimonio llegó a averiguar que la viuda le firmó un documento a la religiosa para que controlara su cuenta bancaria. Y para no extenderme mucho resumo cómo está actualmente la situación. La viuda se cayó un día y la religiosa la ingresó en una clínica. El matrimonio va a verla y la religiosa les increpa que allí no tienen que ir más. Pero ellos han continuado con las visitas y la viuda le pide insistentemente al cabeza de familia al que considera como su hijo que la saque de allí, que quiere volver a su casa, pero la religiosa se opone y dice que tiene que seguir ingresada. La viuda insiste reiteradamente que quiere volver a su casa. Cuando el cabeza de familia habla con el médico de la clínica que lleva el caso de la viuda, éste le dice que con el no tiene nada que hablar sino con la religiosa. Se ha averiguado también que este médico es un buen amigo de la religiosa y del párroco. Este caso está actualmente en el juzgado de Las Palmas. Mientras tanto, la religiosa, que es una señora de misa y comunión diaria, vive actualmente con su hija, su nieto y su perro en la casa de la viuda.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario